publicidad
.

No esperes al síntoma logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3.svg

No esperes al síntoma

No esperes al síntoma

Mantener una buena salud, no es tan difícil si sigues los consejos de los expertos de hacer revisiones médicas periódicas.

El temor a no acudir al especialista hasta que no suena la alarma en el organismo es perjudicial. Tres etapas se consideran adecuadas a lo largo de nuestro ciclo vital para acudir a estas revisiones.

En primer lugar, durante la infancia. El pediatra ha de vigilar el desarrollo del niño, observar sus características somáticas y psíquicas desde su nacimiento. Aunque el bebé haya nacido sano, es preciso revisar sus huesos, corazón, aparato respiratorio, desarrollo dental, que en ocasiones suele ser muy doloroso, así como los factores neurológicos, movimientos y del lenguaje. Los padres son responsables en esta etapa infantil de sus cuidados y visitas médicos.

publicidad

La adolescencia y pubertad son años delicados. Es el salto de niños a hombres, y de niñas a mujeres, por lo que la vigilancia médica es particularmente necesaria. El cuerpo y la mente sufren toda una transformación, en especial, los genitales.

Es la etapa más vulnerable, puesto que se produce un salto cualitativo en el desarrollo y se marcan las pautas de la personalidad futura. Durante la llamada "edad del pavo", chicos y chicas atraviesan por procesos muy variados, a veces conflictivos, que es aconsejable vigila de cerca. Es también el momento peligroso de adicciones al tabaco, alcohol o drogas, que será necesario observar muy de cerca.

La visita al ginecólogo, con la aparición de la menstruación femenina, la incipiente planificación anticonceptiva, el despertar al sexo, los riesgos de anorexias, depresiones o adicciones, el equilibrio psíquico en el entorno familiar, universitario o laboral, planean con fuerza sobre esta etapa de la vida.

Es momento de programar muy bien las revisiones médicas, para un control adecuado del desarrollo de la personalidad. Terapeutas, pedagogos y facultativos médicos coinciden en que es el periodo de la vida más delicado y el que graba para el futuro los pormenores de las características en el cuerpo y la mente de hombres y mujeres.

Ya en la madurez, y después en la vejez, las visitas al médico se imponen por la parición de patologías frecuentes en estas edades.

publicidad

Es el momento de la diabetes, hipertensión colesterol, dolencias cardiacas y otro tipo de patologías, propias de esta etapa.

Un buen diagnóstico a tiempo es absolutamente necesario para prevenir los cánceres de mama, útero u ovarios en la mujer, los de próstata en el varón, y otros tipos de tumores. El cáncer puede combatirse si se detecta a tiempo.

El corazón, nuestro gran órgano vital, puede mantenerse sano, con prevención de infartos o arritmias si se vigila a tiempo.

De igual modo, el colesterol y la hipertensión, grandes males de nuestros días, se combaten mucho mejor detectados por adelantado, con una buena terapia, dieta sana, ejercicio y la medicación adecuada.

El gran científico Gregorio Marañón solía decir que "No hay enfermedades, sino enfermos". Ello refleja perfectamente la importancia de la prevención, las revisiones médicas habituales y periódicas como garantía de una buena salud y calidad de vida.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
La pequeña activista le pidió a los asistentes de la Marcha de las Mujeres que sigan haciendo una cadena de amor para proteger a sus familias.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad