publicidad

"No eramos esclavas sexuales".

"No eramos esclavas sexuales".

Mujeres cayeron en redada realizada en dos tabernas en Long Island. Tres personas con cargo criminales.

"No eramos esclavas sexuales". 34a45438b1e645b3ad8a96082ebdb1a5.jpg

Taberbas de perdición

LONG ISLAND, Nueva York – Un grupo de mujeres detenidas en una redada de la agencia  Inmigración y Aduanas (ICE) en dos sitios nocturnos en Long Island, y quienes al parecer ejercían la prostitución, dijeron no ser esclavas sexuales, como se denunció el día de su aprehensión.

Tres personas fueron arrestadas el 10 de agosto por supuestamente obligar a decenas de hispanas indocumentadas a prostituirse en tabernas.

Antonio Rivera de 34 años y residente de Patchogue, su hermana Jazmín Rivera de 31 años y residente de Medford, y John Whaley de 29 años y residente de Bellport, recibieron cargos de conspiración por tráfico sexual, trabajo forzado y por esconder inmigrantes.

Los dueños de estos sitios eran los hemanos Rivera y Whaley los administraba. Antonio fue convicto en 1998 por violar a una menor de 13 años.

publicidad

Al parecer las mujeres fueron traídas al país con la promesa de conseguir trabajos legales para cumplir su "sueño americano".

Sin embargo, al momento de su llegada, se convertían en víctimas de una trata de blancas.

De los 23 arrestados, solo  tres recibieron cargos, las demás se esperan que sean dejadas en libertad.

Virginia Valverde de Noticias Univision 41 habló con dos las mujeres y negaron ser esclavas sexuales y mucho menos trabajar en la prostitución.

Ellas dijeron a la periodista que su ocupación era ser bartenders en los lugares noctunos Sonidos de la Frontera en Lake Ronkonkoma, y La Hija del Mariachi en Farmingville, donde se dieron las redadas.

Agregaron también que algunas veces bailaban porque querían hacerlo. "Allí nos encontrábamos con amigos que no veíamos hace mucho tiempo. Si no había mucha gente salía a bailar", dijo una de las entrevistadas.

Por ahora las investigaciones continúan y si se comprueban los cargos para los Rivera y Whaley, podrían ser condenados a 15 años en prisión.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad