publicidad
.

No apto para cardíacos logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3.svg

No apto para cardíacos

No apto para cardíacos

Sudar y adelgazar a través del calor es conveniente según y cómo. Renueva y depura pero es desaconsejable con dolencias cardiacas.

Originaria de los países orientales, en especial de Japón, ha de tomarse con una cierta preparación y cuidados.

Antes del tratamiento, y si se hace después de un entrenamiento deportivo, se debe descansar entre quince y veinte minutos, y comer algo ligero, una fruta o galleta para no sufrir una bajada de glucosa.

En los momentos previos a entrar en el recinto del sauna es aconsejable una ducha caliente que equilibre nuestra temperatura corporal y la circulación sanguínea.

Si se puede, es mejor tumbarse en los bancos intermedios, ya que los inferiores sobrecargan el corazón, mientras en los superiores el calor es muy elevado.

La temperatura correcta del habitáculo oscila entre ochenta y cien grados, para que el calor corporal no exceda de los cuarenta. Hay que empezar con sesiones de cinco minutos hasta subir progresivamente hasta doce, y es peligroso exceder de quince minutos. La tasa de adelgazamiento aconsejable es de un kilo (un poco más de 2 libras) o kilo y medio de masa corporal.

Después, hay que permanecer en reposo un par de minutos para enfriar las vías respiratorias y tomar una ducha con agua tibia, nunca fría, pues puede producir un colapso. La frecuencia ideal para tomar sauna es de una o dos veces semanales. Lo contrario puede ser lesivo y, desde luego, está totalmente desaconsejada en personas con dolencias cardíacas, tensión arterial baja y problemas de glucosa en la sangre.

publicidad

Si se adoptan estas precauciones, el sauna puede ser muy beneficiosa para la salud y un excelente depurativo de toxinas para el organismo. Mejora la circulación y triplica el ritmo de bombeo de sangre hacia la superficie de la piel, con lo que es buena para el cutis y la hidratación.

Potencia el termostato corporal y alivia determinados dolores. Un cuerpo caliente es menos sensible a las molestias musculares en general, porque se liberan endorfinas, las llamadas "hormonas del bienestar".

Fomenta el sueño y la relajación, al bajar la tensión arterial, por lo que a veces se duerme como un bebé después de una sesión. Fortalece el sistema cardiovascular y, según un reciente estudio japonés, las personas con fallos cardiacos leves pueden mejorar su flujo sanguíneo.

No obstante, si se padece algo del corazón, es preciso consultar y estar bajo la vigilancia del especialista para evitar riesgos.

Una investigación holandesa, país donde el sauna es muy popular, reveló que influye muy positivamente en el asma y enfermedades respiratorias. Pacientes con dolencias pulmonares y neumológicas mejoraron sensiblemente la obstrucción de sus vías respiratorias.

También es bueno para la artritis reumatoide, pues reduce el dolor y ejerce un efecto positivo sobre el sistema locomotor. En casos de depresión o enfermedades psíquicas, es necesario consultar al especialista para controlar los efectos sobre el paciente y no producir sorpresas desagradables.

publicidad

Así pues, sudar y perder peso progresivamente mediante el sauna, hoy muy popular en todos los spas y centros de estética, puede ser conveniente siempre y cuando se adopten precauciones, una cierta preparación y vigilancia de los expertos. Como en casi todos los aspectos de la vida, la moderación es buena y los excesos se pagan.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El secretario de prensa Sean Spicer dijo que el presidente se enfocará en construir el muro primero y en deportar a los inmigrantes que presentan un peligro para la nación.
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
publicidad