publicidad
Frustración por el estancamiento de DAPA

No a los parches migratorios de Obama

No a los parches migratorios de Obama

El grupo La Iniciativa Libre muestra su apoyo a una reforma migratoria que afecte a todos los indocumentados y critica las medidas parciales de Obama 

Frustración por el estancamiento de DAPA
Frustración por el estancamiento de DAPA

Por Daniel Garza @danielggarza

Hay muchas personas indocumentadas en los Estados Unidos: 11.2 millones aproximadamente. Si de verdad queremos acelerar la economía de este país necesitamos encontrar una manera mediante la cual las familias trabajadoras puedan contribuir de manera legal y construir un futuro mejor para los suyos. Para esto, hace tiempo que ya deberíamos haber modificado el sistema migratorio que no funciona. Somos muchos los que trabajamos para que ello ocurra, desde distintas posiciones del espectro político.

Lamentablemente existen aquellos que pretenden unificar a la comunidad hispana bajo el pensamiento de izquierda (pese a que elección tras elección la comunidad desmiente este mito en las urnas), y quienes pensamos diferente somos atacados.

publicidad

Recientemente una organización defensora de la administración Obama argumentó que las soluciones temporales y limitadas al problema migratorio "como las órdenes ejecutivas- eran suficientes, asegurando que los latinos deberían darse por satisfechos con respuestas parciales a problemas serios. En la Iniciativa LIBRE estamos convencidos de que esto no es suficiente, y creemos que el presidente Obama debería cumplir con las promesas que hizo en 2008 y tratar de lograr un acuerdo para una reforma migratoria.

La receta es una sola, trabajar con espíritu bipartidista. Aparte de resolver las cosas a medias, la estrategia de obrar de manera unilateral y subversiva distancia más a los miembros del partido opuesto ya que no genera confianza de que se está obrando de buena fe, sino por interés político propio.

Sin embargo, buena parte de la izquierda apoya ciegamente las acciones del presidente Obama, incluidos los decretos migratorios que no resolverían el problema, sin considerar que la comunidad latina merece una solución permanente. LIBRE no se opone al remedio que pudiera aportar las órdenes ejecutivas en temas migratorios, es decir el intento de facilitar un estatus legal para las familias inmigrantes. Lo que nos genera ruido en el sistema es la habilidad del presidente de utilizar estos “remedios” ejecutivos para sobrepasar al Congreso reconociendo que existe una falla en el sistema legal migratorio.

publicidad

La orden ejecutiva más reciente (conocida como DAPA por sus siglas en inglés) sobrepasa la discreción procesal y constitucional con la que estamos de acuerdo, y de manera muy real usurpa el rol de los legisladores al conferir permisos de trabajo "amenazando nuestro sistema democrático de pesos y contrapesos. Dudas que no solo tenemos nosotros. A pesar de los beneficios a corto plazo que obtendrían algunos inmigrantes hispanos, como vemos que esta orden ejecutiva se extralimita, subvierte y socava nuestro sistema como república, no podemos aceptar esta orden ejecutiva, principalmente por el daño que presagia a nuestro proceso legislativo tal precedente ejecutivo.

La primera orden, DACA, ya ha sido implementada y quitarla dejaría a miles de jóvenes nuevamente en un limbo. A pesar de que su implementación complicó aún más las negociaciones por una solución permanente -al igual que ahora las está complicando DAPA-, no se puede dejar a esos jóvenes que buscan un futuro en nuestro país en más riesgo; a menos que llegue una solución real para todos: una reforma migratoria.

Pero no nos hagamos mayores ilusiones. Entendemos que aunque el remedio ideal es muy simple, no deja de ser difícil de lograr a la vez. Si queremos que el Congreso y el presidente trabajen juntos para mejorar la seguridad, asegurarle estatus migratorio a los "dreamers", lidiar con los millones de personas que están aquí sin documentos e implementar un sistema razonable y sostenible para esos que todavía quedan por inmigrar en el futuro, no podemos esperar resolver todos los problemas de nuestro sistema migratorio a través de órdenes ejecutivas.

publicidad

El presidente comenzó prometiendo que resolvería el problema migratorio en su primer año de gestión y hoy parece que cree que con órdenes ejecutivas es suficiente. Y esto es inaceptable.

Pero más allá de cualquier alboroto político o de los conflictos que la orden ejecutiva pudiera traer para nuestro sistema como país, existe un argumento económico por el que nos oponemos. Una reforma migratoria traería un beneficio económico enorme para el país, y en parte por eso es que apoyamos una reforma migratoria que venga desde el Congreso.

Solo una solución permanente al sistema migratorio facilitaría el trabajo legal en los Estados Unidos e incentivaría el progreso individual. Los hispanos han demostrado que tienen una gran capacidad para iniciar negocios propios en cifras que doblan la media nacional de la población en general.

Esto es beneficioso para todos siempre y cuando haya un marco legal en el que los inmigrantes puedan apostar al país, y no un “remedio” que vence en tres años. Existen dudas reales de que la orden del presidente sea un abuso de poder, pero aún si se declarara constitucional, todavía dejaría a muchos hispanos en una situación desfavorable.

El potencial completo de la comunidad, y su habilidad para contribuir en el crecimiento de este país, solo va a poder alcanzarse con una solución permanente y fija. Desafortunadamente, estos parches temporales, como DAPA, lo único que logran es poner en peligro una verdadera reforma. Quizás, lo único que nos quede por pensar es que la Casa Blanca a esta altura no quiere pasar una reforma migratoria, tal como sugirió el Congresista Luis Gutierrez (D- Illinois), un demócrata defensor de la reforma migratoria.

publicidad

En LIBRE creemos que nada más lejos de charadas el hablar de una reforma migratoria a largo plazo, ya que sería la única solución real. El presidente y sus aliados argumentan que la orden ejecutiva mejoraría nuestra economía, pero una reforma real la mejoraría aún más. Todos los argumentos utilizados para apoyar una orden ejecutiva son argumentos que se aplican mejor aún (para más gente y de manera permanente) con una reforma migratoria permanente que llegue desde el Congreso.

Al fin de cuentas, ha sido un error que el presidente haya ignorado estos temas después de haber sido electo, y ha sido un error abandonar la idea de una reforma desde hace meses, convirtiéndose en cómplice de los republicanos en la falla por lograr una reforma. La diferencia es que él hizo una promesa electoral en 2008 y va a terminar sus ocho años de presidencia sin cumplir.

El autor es director ejecutivo de Iniciativa LIBRE

Twitter: @danielggarza

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad