publicidad

Niño texano que sería expulsado si no se cortaba el pelo, finalmente se hizo trencitas

Niño texano que sería expulsado si no se cortaba el pelo, finalmente se hizo trencitas

Tras el ultimátum de que sería expulsado si no se o cortaba, los padres decidieron hacerle un par de trenzas, estilo French Braid.

Lo aceptaron con "trenzas"

BALCH SPRINGS, Texas - Finalmente, Taylor Pugh, el alumno de jardín de niños que se había convertido en el centro de la polémica en todo el norte de Texas al habérsele negado la entrada a su salón de clases por traer el pelo largo, regresó a su escuela con "trenzas" estilo French Braid y fue admitido.

Las llamadas French Braid, finalmente fueron hechas por los padres del pequeño quienes consideraron la oferta del Distrito Escolar Independiente de Mesquite de hacerle este peiniado para ser reincorporado a su salón de clases.

Si hoy no llegaba con este peinado o con el pelo corto, sería expulsado.

La polémica inició desde noviembre del 2009, cuando los padres fueron advertidos de que el niño no podría seguir asistiendo a clase normal en su escuela primaria Floyd en Balch Springs, una ciudad localizada a media hora al sureste de Dallas.

Desde entoces, tuvo un profesor privado en una oficina apartado de los demás niños.

Hace dos semanas, Los padres de Taylor Pugh de 4 años de edad asistieron a una reunión con autoridades del Distrito Escolar Independiente de Mesquite (MISD por sus siglas en inglés) quienes le dieron la opción a los padres que debían cortarle el pelo a su hijo, de lo contrario no podría seguir asistiendo a clases.

Los padres, Delton y Elizabeth Pugh han manifestado que tal parece que las autoridades del MISD les interesa más las apariencias que la educación.

publicidad

Ante ello, las autoridades del MISD acordaron que podían hacerle trenzas estilo French Braid, pero que el nuevo peinado o corte de pelo; el que decidan, debe dejar ver el cuello y las orejas del niño, tal y como lo establece el código de conducta y vestimenta de este distrito escolar.

Un día después de esta reunión, Taylor Pugh llegó a su escuela con una liga amarrando su pelo, "una cola de caballo". No se le permitió la entrada y fue enviado a su casa.

Ahora las autoridades le dieron un ultimátum a los padres de familia. Si no se presenta el este marte 19 de enero con un corte de pelo acorde con el código escolar, sería expulsado del plantel educativo.

Finalmente, el niño ahora está en su salón de clases con sus compañeros, pero lo padres seguirán peleando por el derecho de enviar a su hijo a la escuela con su pelo suelto y largo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad