publicidad
Hispanos no denuncian violencia doméstica. Muchos pueden pedir protección, colaborar con las autoridades y recibir una visa U para permanecer en Estados Unidos.

Niegan en Carolina del Norte visas U a hispanas víctimas de violencia doméstica

Niegan en Carolina del Norte visas U a hispanas víctimas de violencia doméstica

Expertos denuncian "discriminación" por parte de la fiscalía. Cada año EEUU activa 10 mil de estos visados.

Hispanos no denuncian violencia doméstica. Muchos pueden pedir protecció...
Hispanos no denuncian violencia doméstica. Muchos pueden pedir protección, colaborar con las autoridades y recibir una visa U para permanecer en Estados Unidos.

Un fiscal en un condado de Carolina del Norte niega certificaciones para la concesión de visas a inmigrantes hispanas víctimas de diversos crímenes cuando el victimario también es hispano, una circunstancia que algunos expertos califican de "discriminación".

Según informó hoy el periódico "The Charlotte Observer", el fiscal Locke Bell, del condado Gaston, al norte del estado, rechaza las solicitudes de comprobación de que un inmigrante latino ha sido víctima de casos de violencia doméstica, violación, tráfico humano u otro crimen cuando el acusado pertenece también a esta comunidad.

"La ley nunca fue creada con la intención de proteger latinos de los latinos. Fue diseñada para protegerlos de las áreas con alta concentración de crímenes", declaró Bell al medio.

publicidad

La práctica del fiscal se dio a conocer luego que rechazara la solicitud de una inmigrante hondureña víctima de violencia doméstica por parte de su pareja de origen mexicano al considerar que "un asalto de un latino contra un latino no es justificación según el estatuto de la ley".

En octubre del año 2000, el Congreso aprobó el Acta de Protección contra la Violencia y Tráfico Humano (VTVPA) con el propósito de ayudar a las agencias del deber a investigar los casos que involucran a víctimas inmigrantes.

Los indocumentados que han sido víctimas de crímenes pueden solicitar la visa U ante el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), pero primero deben obtener la certificación por parte de las agencias del deber.

De acuerdo a la normativa vigente, las agencias del orden público tienen la "discreción" de otorgar o negar la certificación de las víctimas de crímenes, que es uno de los principales requisitos para obtener las visas U.

El Gobierno federal otorga cada año 10,000 visas U de un promedio de 26,000 solicitudes a nivel nacional.

Para la profesora de leyes Deborah Weissman, de la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill (UNC-CH), las acciones de Bell "violan las leyes federales" y es un "claro caso de discriminación en base a la raza".

"Es una declaración sorprendente de este fiscal sin base legal que desgraciadamente no es raro, aunque tenemos muchas agencias del deber que hacen su trabajo y certifican estos casos" afirmó hoy a Efe Weissman.

publicidad

Un estudio reciente de la Clínica de Inmigración y Derechos Humanos de UNC-CH reveló que el criterio que utilizan los policías, fiscales y otras dependencias del deber para otorgar las certificaciones de la visa U son "contradictorios".

La visa U de no inmigrante fue creada por el Congreso en octubre de 2000 y entró el vigor en 2007. Beneficia a extranjeros víctimas de crímenes y que quieran colaborar con las autoridades estadounidenses en el esclarecimiento de estos hechos delictivos.

La lista de crímenes involucra violaciones de leyes criminales federales, estatales o locales. Y van desde asesinatos, violaciones, tortura, explotación sexual y chantaje, hasta manipulación de un testigo, obstrucción de la justicia y detención ilegal/injustificada.

Después de tres años el beneficiario puede pedir la residencia legal permanente (green card o tarjeta verde).

Con esta visa se benefician inmigrantes indocumentados quienes pueden permanecer y trabajar en Estados Unidos con un permiso temporal de tres años. Luego de esa fecha tienen derecho a solicitar la residencia permanente.

Uno de los primeros beneficiados con esta visa fue el inmigrante salvadoreño José Suárez, un residente del área de la Bahía de San Francisco que fue víctima de robo en 2007.

Suárez fue severamente golpeado durante un asalto en San Mateo, California. Su testimonio permitió a las autoridades capturar al agresor quien fue juzgado y sentenciado. El inmigrante recibió la protección por colaborar con las autoridades y, a cambio, pudo legalizar su permanencia en Estados Unidos.

publicidad

Mujeres inmigrantes víctimas de violencia doméstica y defensores de los inmigrantes indican que la visa U es una esperanza para las víctimas de delitos y abusos.

(Con información de Efe.)

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad