publicidad

Nebraska abolió la pena de muerte

Nebraska abolió la pena de muerte

En una votación histórica, Nebraska abolió la pena máxima con el respaldo de una coalición de conservadores.

Nebraska, estado número 19 en abolir pena de muerte Univision

En una votación histórica, la Legislatura de Nebraska aprobó este miércoles la abolición de la pena de muerte en ese estado con 30 votos a favor y 19 en contra, los suficientes para anular el veto impuesto por el gobernador, Pete Ricketts, contra esa iniciativa.

La votación fue precedida por horas de debate con opositores y defensores citando incluso pasajes de la Biblia, así como mensajes de correo electrónico de los electores para apoyar su posición. El voto hace de Nebraska el primer estado tradicionalmente conservador en abolir esta pena desde Dakota del Norte en 1973.

Los promotores de la iniciativa necesitaban exactamente 30 votos para superar el veto impuesto este martes por Ricketts, cuya campaña de presión logró que dos de los senadores que inicialmente habían apoyado la abolición se retractasen.

"Hoy estamos votando algo que me trasciende a mi, que trasciende a este estado y que trasciende a esta Legislatura", dijo durante su intervención el senador independiente Ernie Chambers, que durante 40 años ha tratado de abolir la pena de muerte desde su asiento en el Capitolio de Lincoln, Nebraska.

Los senadores que apoyaron a Chambers, muchos de ellos pertenecientes a una nueva generación de republicanos, cuestionaron la vigencia de la pena de muerte por motivos religiosos y por las dificultades de Nebraska para aplicarla, dado que ningún preso ha sido ejecutado desde 1997.

publicidad

También cuestionaron la posibilidad de que haya inocentes que sean ejecutados y defendieron la cadena perpetua como alternativa a la pena de muerte.

"Podemos encerrar a esta gente por el resto de sus vidas. Es preferible a la pena de muerte", dijo el senador Al Davis, a lo que su colega Joni Craighead respondió: "La cadena perpetua es un cambio demasiado beneficioso para ellos".

La iniciativa había sido aprobada la semana pasada con 32 votos a favor y 15 en contra, pero el gobernador, que debe promulgar todas las leyes, la vetó provocando su regreso al legislativo.

LEER: Pennsylvania suspende la aplicación de la pena de muerte

La campaña de Ricketts que fracasó

Ricketts, firme partidario de la pena capital, inició una campaña pública de presión para convencer a los senadores, en su mayoría conservadores, de que cambien el sentido de su voto y apoyen la continuidad de las ejecuciones.

"La Legislatura está desconectada de los ciudadanos de Nebraska", había dicho Ricketts, quien trató de animar a los partidarios de la pena de muerte a persuadir con llamadas a los senadores, algunos de los cuales dijeron recibir amenazas contra ellos y sus familias.

De hecho, uno de los senadores que abogaron por la abolición en las anteriores votaciones, Jerry Johnson, ya ha anunciado que ahora se opondrá a ella.

"Tenemos a diez presos en el corredor de la muerte, no son centenares. Usamos la pena de muerte con prudencia y por lo tanto necesitamos conservarla. Insto a todos los senadores a que mantengan mi veto", agregó el gobernador.

publicidad

Finalmente aprobada, la ley no tendría carácter retroactivo, por lo que no afectaría a los 10 presos que actualmente están en el corredor de la muerte.

Nebraska tenía 11 reos esperando su ejecución, pero uno de ellos murió este domingo en la cárcel a los 66 años tras pasar media vida entre rejas. El Estado no ha ejecutado a nadie desde 1997 y solo ordenó recientemente los medicamentos necesarios para la inyección letal.

La pena capital ya ha sido abolida en 18 de los 50 estados y en otra decena rigen moratorias, por lo que no se aplican ejecuciones.

Los últimos en abolirla fueron Maryland (2013), Connecticut (2012), Illinois (2011), Nuevo México (2009) y Nueva York y Nueva Jersey en 2007, todos ellos considerados progresistas o moderados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad