publicidad

Narcoviolencia en la frontera

Narcoviolencia en la frontera

Las autoridades mexicanas hallaron los cadáveres de 18 personas asesinadas, al parecer con el tiro de gracia propio del crimen organizado.

Mensajes para el "ingeniero"

TIJUANA, México - Las autoridades mexicanas hallaron el lunes los cadáveres de 18 personas asesinadas, al parecer con el tiro de gracia propio del crimen organizado, en la ciudad de Tijuana, en Baja California.

Según fuentes oficiales, primero fueron descubiertos cuatro cuerpos en un predio cerca del centro de la ciudad; después 12, uno de ellos de una mujer, cerca de una escuela primaria.

Los cuerpos fueron encontrados una hora antes del inicio de clases, reportó The Associated Press.

Prisna Pérez, vocera de la policía tijuanense, dijo que las víctimas fueron a halladas amarradas y con señales de tortura.

Pérez dijo que otros dos cuerpos aparecieron tarde el domingo cerca de una fábrica, con lo que el total de víctimas recientes en la ciudad fronteriza ascendió a 18.

Las autoridades aun no han podido determinar si hay relación entre la dos matanzas, que se presume que fueron perpetradas la pasada madrugada y presentan rasgos comunes.

A uno de los cadáveres del primer grupo le habían colgado en la espalda un letrero con la leyenda: "no soy traidor, pero no me gusta andar con cobardes", mientras que junto a los cuerpos del segundo grupo se halló una cartulina con la leyenda: "esto les va a pasar a todos los que anden con el ingeniero", reportó la agencia EFE.

El "ingeniero" es como denominan los grupos delictivos de la zona a Fernando Arellano Félix, señalado como el actual líder del cártel de drogas de Tijuana, por lo que se cree que esas muertes pudieron deberse a un ajuste de cuentas al igual que las cuatro anteriores.

publicidad

José Manuel Yépiz, el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California, al que pertenece Tijuana, indicó a la prensa que las personas asesinadas tenían todas entre 25 y 35 años.

Amordazados y maniatados

Según las primeras informaciones, los cadáveres estaban amordazados y maniatados, desnudos o sin parte de su ropa, sus cabezas cubiertas con una bolsa de plástico y con un disparo de sus verdugos. A algunos les habían cortado la lengua.

En las últimas 12 horas en Tijuana y las poblaciones vecinas de Playas de Rosarito y Tecate han sido asesinadas de manera violenta 21 personas, entre ellas las 18 mencionadas.

Entre el jueves y el viernes pasado, media docena de ataques a tiros de supuestos sicarios del narcotráfico le costaron la vida a dos policías municipales de Tijuana y a un subjefe policial de Rosarito, y dejaron cinco heridos.

Hace once días una cárcel de Tijuana fue escenario de un motín resuelto con una veintena de muertes por disparos de bala y golpes, a raíz de una serie de enfrentamientos con los guardias del presidio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad