publicidad

Un jefe policial mexicano en centro del debate sobre combate al narcotráfico

Un jefe policial mexicano en centro del debate sobre combate al narcotráfico

El controvertido secretario de Seguridad de México, Genaro García Luna, volvió a quedar al centro del debate, luego de que el poeta Javier Sicilia, que lideró una marcha contra la violencia, pidiera su renuncia.

Genaro García Luna, centro de debates

MÉXICO - El controvertido secretario de Seguridad Pública de México, Genaro García Luna, volvió a quedar al centro del debate sobre la eficacia de la estrategia de combate al narcotráfico, luego de que el poeta Javier Sicilia, que lideró una marcha contra la violencia, pidiera su renuncia.

No es la primera vez que se pide la dimisión de García Luna de 42 años y nombrado desde 2006 en esa secretaría que controla a la policía federal.

Su nombre ha sido vinculado por denuncias de la prensa y la oposición con casos de corrupción, enriquecimiento ilícito y de soslayar actuaciones ilícitas de subalternos, pero el gobierno defiende su gestión como un estratega eficaz.

Horas después de la multitudinaria marcha, el presidente Felipe Calderón dijo estar dispuesto a dialogar con las organizaciones que la convocaron.

Pero al mismo tiempo, el portavoz oficial en materia de seguridad, Alejandro Poiré, indicó que la renuncia de García Luna no está sobre el tapete.

Poiré le dio espaldarazo

Bajo su dirección, señaló Poiré el lunes, la policía "ha sido parte central, junto con otras fuerzas federales, del debilitamiento de las estructuras de la delincuencia organizada, de esas que generan violencia, secuestro y la extorsión".

Respondió así al pedido que Sicilia formuló al culminar el domingo, con otros familiares de víctimas, la marcha de 90 km entre Cuernavaca y Ciudad de México, con un acto que reunió 85.000 personas en el Zócalo (plaza central) para reclamar a los delincuentes parar los crímenes y al gobierno replantear la estrategia de choque contra los cárteles, que dicen deja 40 mil muertos.

publicidad

El hijo de Sicilia fue torturado y asesinado junto a otras seis personas a fines de marzo cerca a Cuernavaca, y según una de las versiones de autoridades los responsables serían una banda de narcotraficantes con nexos con policías locales.

El poeta explicó que su pedido de renuncia -que no consultó con otros organizadores- fue espontáneo y surgió tras escuchar reiteradamente el nombre de García Luna en boca de familiares de víctimas que subieron a la tarima el domingo, relacionándolo con irregularidades en muertes de civiles ajenos al crimen.

"García Luna no ha podido, y queremos a otros que puedan hacer mejor su chamba (trabajo)" dijo Sicilia a periodistas. "La gente dijo el domingo 'no queremos un estado policíaco', y menos así, con un García Luna" al frente, señaló.

La izquierda también quiere renuncia

El presidente del partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda), Jesús Zambrano, comentó que la renuncia de García Luna sería una muestra significativa de la voluntad del gobierno de cambiar la estrategia antidroga.

"No puede seguir al frente quien ha impulsado una estrategia infructuosa y que tiene además tantos señalamientos en contra como García Luna", subrayó a la AFP.

En 2010 la revista electrónica Indigo denunció que García Luna acumuló en dos años una fortuna de 42.5 millones de pesos (unos $3.6 millones), incluidas viviendas, negocios y residencias campestres, aunque su salario anual es de 320.000 dólares.

publicidad

La periodista Anabel Hernández, autora de esos reportajes para Indigo y del libro "Los Señores del Narco", donde señala nexos de subalternos de García Luna con el cártel de los hermanos Beltrán Leyva, ha denunciado ser blanco de amenazas de muerte.

García Luna también es acusado por la francesa Florence Cassez, condenada a 60 años por secuestro pero cuya defensa alega que su proceso ha violado garantías constitucionales, como responsable de un montaje en su contra.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad