publicidad
.

Ruinas del narcotráfico logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3.svg

Ruinas del narcotráfico

Ruinas del narcotráfico

María Fernanda López se adentró en las ruinas del narcotráfico. Llegó a varias de las mansiones que dejaron los grandes capos de la droga en Cali, Colombia.

Ruinas del narcotráfico - Parte 1 /Univision

MIAMI, Florida - Gran parte de la historia de Colombia en la década de los años 80 y 90 se circunscribe alrededor del narcotráfico.  Este nuevo 'estilo de vida' influenció las esferas políticas, sociales y económicas del país.

El surgimiento de los carteles de drogas, liderados por uno o más capos, creó en Colombia una bonanza económica 'falsa', con la que un gran número de personas lograron hacer mucho dinero de manera rápida.  

Con esta economía artificial, ciudades como Cali se desarrollaron rápidamente.  Allí se construyeron estructuras modernas, creció el comercio, se expandieron los medios de comunicación y hasta el deporte se vio influenciado por el dinero del narcotráfico.

Fueron casi 30 años de excentricidades, pero qué queda hoy de tanto lujo... Solo las ruinas del narcotráfico.

Más de 1,200 propiedades lujosas que pertenecieron a los capos del cartel de Cali, liderado por los hermanos y narcotraficantes, Gilberto Rodríguez Orejuela y Miguel Rodríguez Orejuela, fueron abandonadas en 1996 debido a su desbandada o captura por parte de las autoridades.  Estas lujosas residencias estaban valoradas en unos $15 mil millones de dólares.

Ruinas del narcotráfico - Parte 2 /Univision


Pero hoy día, estas estructuras se encuentran en el abandono.  Rodeadas de ganado, escremento, insectos y totalmente vandalizadas por parte de personas que buscaron las famosas caletas de dinero que solían escoder narcotraficantes alrededor de sus propiedades.

La maleza se ha adueñado de lo que un día fueron grandes mansiones.  Las paredes que sostuvieron piezas de arte millonario yacen en el suelo, inexistentes.  La opulencia de las grandes fincas se volvieron escombros.

"De allí no quedó solo fracaso y ruinas", dijo el politólogo colombiano, Libardo Orejuela Díaz.

Pero para Aura Rocío Restrepo todas estas ruinas guardan parte de la historia de su vida, la que hoy recuerda como un tiempo oscuro al que no quisiera nunca regresar.

publicidad

Restrepo, una exreina de belleza, fue la esposa del gran capo de la droga y fundador del Cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela, quien actualmente cumple sentencia en Memphis, Tennessee.

"Lo último que me quedó a mí grabado fue cuando me lanzaron al lado, con fusiles en la espalda", recordó la exesposa de Gilberto, quien tras su captura cumplió cuatro años y medio de prisión.

Restrepo vivió con el fundador del Cartel de Cali durante ocho años y era su esposa cuando este fue capturado en 1995.

Pero no solo las propiedades de Rodríguez Orejuela quedaron destruidas tras su captura. Cientos de estructuras gigantescas yacen abandonadas alrededor de Cali y para el politólogo, Orejuela Díaz este abandono ha sido por falta de aprovechamiento por parte del gobierno colombiano.

"El interés no es, como ha debido ser, socializar ese tipo de propiedades y utilizarlas para cosas que le servirían a la vastedad de la población", señaló Orejuela Díaz.  "Por ejemplo, colegios, escuelas, hospitales, incluso penitenciarías".

Sin embargo, algunos de los ciudadanos que se han apoderado de parte de lo que quedaron de estas propiedades las han utilizado para convertirlos en sus lugares de trabajo, como lo hizo una mujer quien convirtió el garaje de una de estas mansiones en su lugar de venta de flores.

Luego de la muerte de El Patrón de la droga en Colombia, Pablo Escobar, en 1993, el Cartel de Medellín se desintegró, por lo que el 80 porciento de la distrubución de la cocaína a nivel mundial quedó en manos del Cartel de Cali.  

publicidad

Fueron miles de millones de dólares los que pasaron por las manos de estos narcotraficantes y sicarios.  Parte de ese dinero se convirtió en ruinas y muchos otros millones siguen sin saber en dónde pararon.  

Quizás sigan en caletas escondidas, cuyo paradero solo conocen quienes cumplen cárcel, o tal vez ese secreto se lo llevaron a la tumba aquellos que terminaron muertos a manos de sicarios o las autoridades.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad