publicidad

Presidente Calderón: Narcotráfico se estaba 'adueñando' de México

Presidente Calderón: Narcotráfico se estaba 'adueñando' de México

Felipe Calderón reconoció que la guerra contra el narcotráfico ha arrojado resultados insatisfactorios.

'Lo vamos a derrotar'

MÉXICO - El presidente de México Felipe Calderón afirmó en una entrevista difundida por la televisión mexicana el miércoles que las pandillas de los cárteles mexicanos se estaban "adueñando" de México antes de que comenzara su ofensiva en su contra y reconoció que la guerra contra el narcotráfico ha arrojado resultados insatisfactorios.

Los comentarios de Calderón fueron grabados antes de que declarara el miércoles que la reducción de la pobreza se convertiría en la prioridad de su gobierno.

Sin embargo, en la entrevista grabada previamente con la cadena de televisión privada Televisa y trasmitida el miércoles por la noche, Calderón aclaró que no estaba abandonando la lucha contra el narcotráfico.

"Aquí la disyuntiva no puede ser entre combatir el crimen organizado como lo estamos haciendo o dejarlo a ver como se apodera de México, como se estaba apoderando de México antes de que nosotros actuáramos", dijo Calderón.

El mandatario afirmó que su Gobierno va "avanzando en una estrategia muy sólida", de una "guerra" de la que recordó que desde el inicio de su mandato, en diciembre de 2006, advirtió que iba a llevar tiempo, recursos económicos y vida humanas.

Calderón ha basado su estrategia de combate al crimen organizado en mandar a estados con alta violencia del narcotráfico a 45,000 militares y 20,000 agentes federales, una medida criticada por organizaciones civiles mexicanas e internacionales.

publicidad

Resultados no satisfactorios

"Aquí la única alternativa es combatirlo y derrotarlo, y lo vamos a derrotar (...) estamos enfrentándolo con todo", agregó.

Sin embargo, Calderón reconoció que los resultados de esta lucha no han sido los esperados.

"Hay zonas del país donde vamos claramente imponiendo la ley del estado mexicano, como es en Tijuana, por ejemplo y (en) Michoacán ... Hay otros que no, por ejemplo, en Ciudad Juárez donde los grupos criminales siguen combatiéndose uno a otro con una saña inaudita", indicó el presidente mexicano.

Ciudad Juárez es la urbe más violenta del país, donde los grupos de la delincuencia organizada se han cobrado desde 2008 a la fecha casi 4,000 vidas, y donde el Gobierno mantiene a unos 8,000 soldados.

No es 'un presidente más'

Calderón afirmó que la violencia no se va acabar por decreto, "eso va a seguir, pero sí tenemos que recuperar la capacidad del Estado de hacerle frente y dominarla".

En los tres años del Gobierno de Calderón la violencia atribuida al crimen organizado se ha cobrado la vida de 15,000 personas, de las cuales 6,500 en lo que va de este año, según recuentos periodísticos.

"No pienso pasar por la Presidencia como un presidente más, estoy absolutamente decido a transformar el rostro del país en el tema de seguridad y por esos hemos hecho en seguridad lo que nadie había hecho: combatir de frente y con todo al crimen organizado", afirmó el mandatario.

publicidad

Consultado sobre cuáles han sido las decisiones más difíciles que ha tomado en estos tres años, Calderón mencionó la extradición de varios capos del narcotráfico, entre ellos Osiel Cárdenas, del cártel del Golfo, al arrancar su mandato.

En el terreno económico dijo que la decisión más difícil ha sido el paquete fiscal para 2010, en el que propuso aumentos a varios impuestos y que el Congreso aprobó en octubre pasado con algunas modificaciones.

Sobre los impuestos

Esta medida "implica un esfuerzo y sacrificio para todos, para empresas y contribuyentes. Fue una decisión muy difícil porque no había otra alternativa; la alternativa era que el país se fuera de las manos en términos económicos, y eso no lo vamos a permitir"

En otro momento de la entrevista, Calderón acepto que los aumentos a los impuestos provocan en la población desánimo. "Desde luego lo reconozco y lo lamento", dijo al asegurar que su Gobierno y el Congreso tomaron esa medida porque el petróleo se está acabando.

Los ingresos del Gobierno mexicano dependen sustancialmente, desde hace décadas, de los recursos generados por el petróleo.

"Es hora de hacer lo que debimos hacer hace mucho tiempo, no depender casi del ingreso del petróleo", dijo Calderón al señalar que se compromete a seguir explorando y produciendo hidrocarburos.

publicidad

También apuntó que la decisión de elevar impuestos implica costos políticos, pero señaló que está dispuesto a pagarlos a cambio de evitar que el país se vaya al caos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad