publicidad

Policías al acecho en Nuevo León

Policías al acecho en Nuevo León

Unos 25 policías y ex agentes han sido asesinados en el estado de Nuevo León en poco más de un mes y medio.

Crímenes del narco

MONTERREY, México - Unos 25 policías y ex agentes han sido asesinados en el norteño estado mexicano de Nuevo León en poco más de un mes y medio y otros catorce permanecen desaparecidos, según cifras oficiales dadas a conocer por la Policía ministerial de esa región.

Según las fuentes, los asesinatos comenzaron la madrugada del primero de marzo, cuando varias bandas relacionadas con el narcotráfico atacaron simultáneamente con granadas de fragmentación seis comisarías en la zona metropolitana de la capital estatal, Monterrey.

Entre marzo y abril fueron asesinados varios jefes policiales, entre ellos el titular de la comisaría de la localidad de Agualeguas, degollado junto con su hermano y abandonado en su patrulla.

Los crímenes contra los policías se registraron casi a diario durante la semana pasada. Se trató de ataques de sicarios provistos de armas largas. Uno de los uniformados fue asesinado junto a su familia.

Además, se han reportado 14 efectivos desaparecidos. Las autoridades de Nuevo León anunciaron que la violencia continuará, debido a que existe una guerra entre los cárteles del narcotráfico.

Durante este periodo violento han aparecido pancartas en Monterrey en las que se habla de una alianza de varios grupos criminales contra el cártel de Los Zetas, recientemente escindido del cártel del Golfo.

publicidad

Junto a la última víctima policial, asesinada esta madrugada con un tiro de gracia, los asesinos dejaron ofrendas florales y la amenaza escrita de seguir matando policías que, según ellos, trabajan para Los Zetas.

El mensaje, firmado por los cárteles del Golfo, la Familia Michoacana y Sinaloa, contiene los nombres de una veintena de agentes y comandantes de corporaciones policíacas que, según los criminales, trabajan para Los Zetas.

Este grupo criminal, formado por ex militares de elite que desertaron del Ejército, actuó durante años de manera sanguinaria como brazo armado de los narcotraficantes del Golfo, hasta que hace poco se estableció por su cuenta y entró en guerra con sus antiguos jefes.

La infiltración del crimen organizado en las fuerzas policiales estatales y municipales es algo común, de acuerdo a los analistas, y a lo largo de los últimos años se han hecho varios operativos federales masivos para detectar colaboradores del narcotráfico en la policía.

La colusión de agentes y delincuentes que se da en estos cuerpos fue también uno de los factores que llevaron al presidente Felipe Calderón a emplear soldados y policías federales en la lucha antidroga abierta por el Gobierno en diciembre de 2006.

En los últimos años, la contienda entre cárteles que se disputan el territorio ha dejado a menudo muertes de policías estatales y municipales, a los que en algunos casos se presumía asociados a los grupos criminales.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad