publicidad

Obispos mexicanos pidieron unidad contra la violencia desatada por el narco

Obispos mexicanos pidieron unidad contra la violencia desatada por el narco

Los obispos católicos de México llamaron el lunes a buscar la unidad nacional para frenar la violencia atribuida al narcotráfico.

Respetar DDHH

MEXICO - Los obispos católicos de México llamaron el lunes a buscar la unidad nacional para frenar la violencia atribuida al narcotráfico y recordaron a la fuerza pública que debe evitar abusos contra inocentes al perseguir el crimen."Así como los delincuentes se han organizado la sociedad debe manejar estrategias que ayuden a pacificar el país", dijo Carlos Aguiar, arzobispo de Tlalnepantla (centro), al presentar la propuesta contenida en un documento de la Conferencia Episcopal suscrito por 150 obispos y tres cardenales.

Aguiar explicó que el documento de 116 páginas "En Cristo Nuestra Paz" contiene la reflexión de los prelados sobre la violencia en aumento y llama a las autoridades, a la fuerza pública, a los políticos y en general al conjunto de la sociedad a unirse en esas estrategias.

El documento también recuerda que "como todas las instituciones del Estado, las Fuerzas Armadas tienen la obligación de respetar los derechos humanos y las garantías constitucionales".

Replantear estrategia

Haciéndose eco del reclamo de organizaciones civiles, los prelados piden reconsiderar la decisión de mantener a las fuerzas armadas involucradas en la lucha contra el crimen organizado, señalando que esa participación "provoca incertidumbre en la población" y debe ser temporal.

Más de 50 mil militares han sido desplegados desde 2006 por orden del presidente Felipe Calderón para perseguir a los carteles, especialmente en los estados del norte de México, fronterizos con Estados Unidos.

publicidad

Según un balance que la Procuraduría General (fiscalía) entregó en diciembre en esos tres años se produjeron 15 mil homicidios atribuidos al narcotráfico.

No obstante los principales diarios mexicanos, que publican regularmente recuentos propios con reportes de autoridades locales, aseguran en forma coincidente que esa cifra sobrepasó los 17 mil muertos al comenzar febrero.

Durante la presentación del documento el obispo de Nuevo Laredo (norte), Gustavo Rodríguez, señaló que para la Iglesia hay tres grandes factores que agravan el drama de la violencia en México: una crisis de la legalidad, un debilitamiento del tejido social y la crisis moral.

En este sentido, en el documento se establece que en los últimos años se ha incrementado en el país la violencia causada por las organizaciones criminales, que es distinta de la intrafamiliar y la que es causada por la delincuencia común.

Pidieron a narcos arrepentirse

Los obispos llamaron igualmente a los delincuentes, en especial a los narcotraficantes, a arrepentirse y a que "se retiren de esta actividad de muerte".

El informe refiere que esta violencia del crimen organizado tiene sus propias características, causas y circunstancias y se caracteriza por la crueldad, la venganza, la exhibición de poder y por la intención de intimidar a quienes son considerados rivales y a toda la sociedad.

La disputa entre los cárteles de la droga por los territorios más favorables no sólo para el cultivo, sino para la producción de drogas sintéticas y para el narcomenudeo, ha propiciado enfrentamientos entre los grupos delincuenciales y ha establecido el perverso oficio de los sicarios, añade.

publicidad

México es junto a Brasil uno de los países con mayor población católica en el mundo, aunque en ambos esa iglesia está sometida a una creciente deserción de fieles y al auge del laicismo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad