publicidad
.

México ve una Ciudad Juárez más complicada tras últimos crímenes logo-no...

México ve una Ciudad Juárez más complicada tras últimos crímenes

México ve una Ciudad Juárez más complicada tras últimos crímenes

El presidente Felipe Calderón reconoció que la situación de violencia en esta ciudad fronteriza está lejos de ser buena.

México ve una Ciudad Juárez más complicada tras últimos crímenes 4da91e1...

Más y más asesinatos

CIUDAD JUÁREZ - El presidente Felipe Calderón reconoció el martes que la situación de violencia en esta ciudad fronteriza está lejos de ser buena, y se complica con el reciente asesinato de tres personas vinculadas al consulado de Estados Unidos porque le da una "dimensión internacional" al problema.

En su tercera visita a Ciudad Juárez en lo que va del 2010 para escuchar a sus habitantes y analizar una nueva estrategia con la que se busca reconstruir el tejido social de la localidad, el mandatario aseguró que las autoridades están dispuestas a corregir sus desaciertos, pero subrayó que no abandonarán el combate al crimen.

Al inicio de un encuentro con representantes de la sociedad, el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García, dijo que las cifras mostraban que de junio a octubre del 2009 se registró un incremento de los asesinatos atribuidos al crimen organizado, pero que desde entonces se observaba un descenso de un 40 por ciento en dichos delitos, lo cual fue rechazado por algunos de los asistentes.

publicidad

"Los números que acabamos de ver francamente no corresponden mucho a la percepción ciudadana", dijo Arturo Valenzuela, un ciudadano que participó en la reunión.

"No estamos mejor, señor presidente, le pedimos que se vaya con esa idea: no estamos mejor", señaló por su parte Dora Esther Dávila.

Calderón dijo al final del encuentro que coincidía con esas opiniones, y aunque reconoció que quizá las cifras están erradas, también pidió a la gente impedir que esa percepción supere a la realidad.

Suceden 'cosas terribles'

"En el tema de las percepciones y la realidad yo coincido totalmente con ustedes: es absurdo, es pésimo que se tenga la percepción de que las cosas están bien cuando sabemos que están mal, pero también es igualmente malo tener una percepción que sea diferente de la realidad... en el sentido de que la percepción rebase la realidad", dijo el presidente, quien estuvo acompañado de buena parte de su gabinete.

Dávila, que se identificó como representante de una asociación civil, le dijo a Calderón que desde su última visita hace unas semanas "han sucedido cosas terribles, cada vez las sentimos más cercanas en nuestras familias, en nuestras personas".

Una de esas cosas "terribles" ocurrió el sábado, cuando sicarios asesinaron en dos hechos distintos pero casi simultáneos a una empleada del consulado de Estados Unidos en Juárez, a su esposo, y al marido de otra trabajadora de la representación consular.

publicidad

El caso desató la indignación del gobierno del presidente estadounidense Barack Obama, e incluso a petición de las autoridades mexicanas agencias como el FBI asisten en la investigación, que hasta ahora no se ha traducido en la detención de alguno de los responsables.

Las víctimas fueron la empleada del consulado, Lesley A. Enriquez, su esposo Arthur H. Redelfs, así como Jorge Alberto Salcido Ceniceros, marido de otra trabajadora mexicana de la representación estadounidense.

Problema de dimensión internacional

Calderón dijo que la situación en Ciudad Juárez "se complica todavía más a partir de los homicidios del sábado, porque le da una dimensión internacional al problema".

Horas antes el mandatario prometió dar con los asesinos y reiteró un llamado a Estados Unidos para ver el combate al narcotráfico de manera corresponsable.

Más de 100 personas protestaron por la visita de Calderón, en demanda de que el gobierno haga más para detener la violencia. Valiéndose de golpes y empujones, la policía impidió que se acercaran al hotel y el gimnasio donde el mandatario se presentó.

Las visitas del presidente y el lanzamiento de nuevos planes contra la violencia en Juárez fueron detonados por la masacre a finales de enero de 15 personas sin nexos con el crimen organizado y en su mayoría jóvenes, aunque este último viaje de Calderón atrajo aún más la atención con el asesinato de las personas vinculadas al consulado estadounidense.

publicidad

México ha señalado inicialmente como presuntos responsables al grupo de "Los Aztecas" y de "La Línea", pandillas locales vinculadas con el Cartel de Juárez, una localidad al noroeste de la capital mexicana.

Asesinatos 'insólitos'

El embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, calificó de "insólitos" los asesinatos de las tres personas vinculadas al consulado, aunque advirtió que la "indignación" provocada es similar a la que miles de mexicanos han sentido por las pérdidas de sus familiares.

"Es por esto que continuaremos colaborando con el presidente Calderón y su gobierno para romper el poder de las organizaciones narcotraficantes... lo haremos con un nuevo espíritu de responsabilidad compartida", dijo el diplomático durante una visita al consulado, acompañado de la canciller mexicana Patricia Espinosa.

El exilio obligado

Ciudad Juárez, con 1.3 millones de habitantes y donde cada año mueren más de 2,000 personas en crímenes atribuidos al narcotráfico, se ha convertido en un doloroso laboratorio de la lucha antidroga, que ha llevado a miles de sus habitantes a exiliarse, mientras el miedo campea por sus calles.

Localizada a unos metros de la ciudad estadounidense de El Paso, Texas, con calles polvorientas y populosas barriadas, Ciudad Juárez empezó a ser tristemente célebre a mediados de los 1990, cuando se desató una ola de violencia contra las mujeres con más de 300 feminicidios en una década.

publicidad

Considerada como caldo de cultivo para la delincuencia por su situación fronteriza y su crecimiento desordenado al ser destino alternativo para los que no consiguieron cruzar ilegalmente la frontera a Estados Unidos, la urbe es el escenario de una sangrienta guerra entre el cartel de Juárez y el de Sinaloa.

La disputa por las rutas de la droga hacia Estados Unidos, el primer consumidor mundial de cocaína, se recrudeció en los últimos cuatro años, cuando los asesinatos pasaron de unos 300 a más de 2,660 en 2009, mientras que en lo que va de 2010 suman más de 400.

Las masacres sumarias se repiten en plena calle, fiestas o centros de rehabilitación para adictos y no pasa un día sin que aparezcan tirados cadáveres por ajusticiamientos entre pandillas como 'Los Aztecas', asesinos a sueldo del cartel de Juárez, o 'Los Micles', que responden al de Sinaloa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El agresor también se disparó a sí mismo. Se teme por la vida de varios de los heridos.
En uno de sus últimos actos antes de dejar la presidencia, Barack Obama conmutó la condena de prisión de Chelsea Manning, la responsable de la mayor filtración de información clasificada estadounidense.
El presidente venezolano dijo en un programa televisado que usaría sus "facultades presidenciales" para liberar a Leopoldo López si "me entregan a Oscar López Rivera". Este martes, el presidente Barack Obama decidió excarcelar a una de las figuras más polémicas dentro del movimiento independentista de Puerto Rico.
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
publicidad