publicidad
La narcoviolencia en México dejó 15,273 muertos en 2010, según cifras del gobierno federal.

Más de 15 mil muertos en 2010 dejó la narcoviolencia

Más de 15 mil muertos en 2010 dejó la narcoviolencia

Más de 15 mil muertos en 2010 dejó la narcoviolencia

La narcoviolencia en México dejó 15,273 muertos en 2010, según cifras de...
La narcoviolencia en México dejó 15,273 muertos en 2010, según cifras del gobierno federal.

Cifra más alta desde 2006

MEXICO - El gobierno mexicano reveló que los homicidios relacionados con el crimen organizado ascendieron en 2010 a 15,273, la cifra más alta desde que en diciembre de 2006 se inició una ofensiva militar contra el narcotráfico, aunque aseguró que la tendencia ha empezado a disminuir.

La cifra fue entregada por el portavoz oficial del gobierno en temas de seguridad, Alejandro Poiré, durante un nuevo "diálogo por la seguridad", una serie de encuentros con diferentes sectores sociales convocados desde el año pasado por el gobierno para debatir las críticas a su estrategia de seguridad.

"En 2010 se registró la mayor cantidad de homicidios, 15,273, aunque se debe resaltar que la tendencia se estabilizó en el tercer trimestre y desde entonces se registró un leve descenso", dijo el portavoz.

publicidad

Los estados más violentos

Poiré subrayó que la mitad de estos homicidios relacionados con el narcotráfico se concentraron en 2010 en tres estados del país: Chihuahua (norte, 30%), Tamaulipas (noreste, 12%) y Sinaloa (oeste, 8%).

Los dos primeros son estados fronterizos con Estados Unidos utilizados por los narcotraficantes para introducir drogas ilícitas en Texas y Nuevo México.

En tanto, en Sinaloa, un estado con costas sobre el Pacífico, opera un cártel del mismo nombre liderado por Joaquín "El Chapo" Guzmán, prófugo desde 2001 y considerado el capo más buscado por Estados Unidos y México.

En total, los crímenes relacionados con el narcotráfico se concentraron el año pasado en 73 de los 2,430 municipios del país, según el gobierno.

La cifra de homicidios en 2010 corresponde casi a la mitad de las ocurridas en México desde que el presidente Felipe Calderón inició en diciembre de 2006 una ofensiva contra los cárteles, con la participación de unos 50,000 militares.

En diciembre, la Procuraduría General (fiscalía) había dado un balance de 30,200 muertos desde el comienzo de la ofensiva contra el narcotráfico en 2006, de ellos 12,500 entre enero y noviembre de 2010.

Los datos los ofreció Poiré al presentar  una nueva base de datos oficial elaborada por expertos que mostrará a partir de ahora "información desagregada mensual, a nivel estatal y municipal" sobre la violencia que asuela el país.

publicidad

"Es un mecanismo para fortalecer la lucha de México por la seguridad" y profundizar en el entendimiento del "fenómeno", indicó el funcionario, quien señaló que la información precisa y veraz "favorece toma de decisiones" en materia de seguridad.

Aunque sus datos "no sustituyen a la estadística oficial de homicidios totales y dolosos", consideró que es "una fuente de información para su análisis estadístico y científico" a disposición del ciudadano y en cuyo funcionamiento participan todas las instancias del Gobierno federal.

Para el también portavoz en materia de Seguridad del Gobierno "no se trata de un conteo cualquiera sino de pérdidas humanas, lamentables por sí mismas".

Ello con México inmerso en una ola de violencia derivada fundamentalmente de los enfrentamientos entre organizaciones criminales que hay en el país, especialmente de las más poderosas, que han hecho fortuna desde hace años especialmente con el tráfico de drogas hacia Estados Unidos.

El presidente Felipe Calderón, tras asumir el poder el 1 de diciembre de 2006, lanzó una ofensiva contra las organizaciones criminales que ha permitido hasta ahora neutralizar a 19 de los 37 líderes más buscados de las organizaciones criminales, lo que Poiré consideró un notable logro.

"Esta cifra representa un daño severo e irreparable a las estructuras de operación de todas las organizaciones criminales" comentó.

publicidad

Enfrentamientos entre bandas rivales

Según Poiré, el aumento de los crímenes se debió a una mayor confrontación entre organizaciones mafiosas, que además del narcotráfico han incrementado su participación en otros delitos como extorsión, secuestro y trata de personas.

"Hay evidencia de que este fenómeno se explica por los conflictos entre los distintos grupos criminales que pasaron del trasiego de drogas e incursionaron cada vez más en actividades de extorsión, trata de personas y piratería", dijo.

Según las cifras oficiales, casi 9 de cada 10 homicidios registrados corresponden a ajustes de cuentas entre organizaciones mafiosas o enfrentamientos internos.

"El 89% de los casos registrados en esta base de datos corresponde a ejecuciones, definidas como homicidios violentos cometidos presumiblemente para amedrentar a sus rivales o disciplinar a sus socios", señaló.

Estrategia criticada

Las otras muertes -cuyo número no fue especificado- corresponderían a militares, policías y autoridades asesinadas por los delincuentes y en menor número a civiles víctimas del fuego cruzado o confundidos por las fuerzas armadas con criminales.

Grupos de derechos humanos y los partidos de oposición han criticado la estrategia de Calderón de involucrar al Ejército y la Marina de guerra en la lucha antidrogas, por exacerbar la violencia y provocar un aumento de las violaciones de los derechos humanos.

publicidad

Esta semana un grupo de caricaturistas de prensa inició una campaña para que los mexicanos coloquen el lema "No más sangre" en sus casas, vehículos y empresas, como señal de descontento.

Durante el evento, Calderón reiteró su llamado a la unidad para enfrentar el crimen y señaló que la responsabilidad por el incremento de los homicidios no puede atribuirse al gobierno.

"Quienes los cometen son los asesinos no la autoridad que está obligada a someter a esos criminales y a enfrentar a esos asesinos", se defendió.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad