publicidad
La lucha que lleva a cabo el gobierno federal por combatir a la delincuencia organizada ha arrojado cifras cada vez más altas de sicarios abatidos por el Ejército mexicano.

El Ejército mexicano abate cada vez más criminales

El Ejército mexicano abate cada vez más criminales

La lucha contra la delincuencia organizada ha arrojado cifras cada vez más altas de sicarios abatidos por el Ejército mexicano.

La lucha que lleva a cabo el gobierno federal por combatir a la delincue...
La lucha que lleva a cabo el gobierno federal por combatir a la delincuencia organizada ha arrojado cifras cada vez más altas de sicarios abatidos por el Ejército mexicano.

La cifra ha ido en aumento desde 2007

MÉXICO " La lucha que lleva a cabo el gobierno federal por combatir a la delincuencia organizada ha arrojado cifras cada vez más altas de sicarios abatidos por el Ejército mexicano.

Según publica la versión web del periódico mexicano Reforma, durante el recién concluido 2011, las fuerzas armadas mexicanas abatieron 58 por ciento más presuntos criminales que en 2010.

Los datos son obtenidos por el medio de un reporte de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), dependencia a cargo del Ejército mexicano.

Allí se revela que durante 2010, 734 supuestos miembros del crimen organizado fueron abatidos, mientras que la cifra hasta el 20 de diciembre de 2011 se elevó a 1,246.

publicidad

En 2009, en tanto, el Ejército reportó a 211 caídos; 78 en 2008 y 22 en 2007.

Expertos en temas militares consultados por el medio, aseguran que esto se debe a cada vez hay más ataques de miembros de grupos armados repelidos por el Ejército, que cuenta con mayor adiestramiento para la confrontación que en otros tiempos.

Reforma cita a Javier Oliva, un especialista en este rubro, que considera que el incremento en la cifra de presuntos delincuentes abatidos es proporcional al mayor número de requerimientos de las autoridades para que los soldados realicen funciones de seguridad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad