publicidad
A las 3 de la mañana del 27 de abril, los presos fueron sacados de sus celdas para ser enviados a un Centro Federal de Readaptación Social en el estado de Veracruz.

Ejército mexicano teme ataques a su prisión por parte del narcotráfico

Ejército mexicano teme ataques a su prisión por parte del narcotráfico

El Ejército mexicano trasladó en 2011 a 52 soldados acusados de vínculos con el narcotráfico, ante el riesgo de ser rescatados.

A las 3 de la mañana del 27 de abril, los presos fueron sacados de sus c...
A las 3 de la mañana del 27 de abril, los presos fueron sacados de sus celdas para ser enviados a un Centro Federal de Readaptación Social en el estado de Veracruz.

Soldados vinculados a la delincuencia fueron trasladados a otros penales

Por temor a posibles ataques de carteles del narcotráfico, la Secretaría de la Defensa Nacional ordenó en abril de 2011 el traslado de 52 soldados acusados de vínculos con la delincuencia organizada que estaban recluídos en la prisión del Campo Militar 1-J en la Ciudad de México.

De acuerdo con el periódico Reforma, a las 3 de la mañana del 27 de abril, los presos fueron sacados de sus celdas para ser enviados a un Centro Federal de Readaptación Social en el estado de Veracruz, no obstante que a todos se les seguían juicios en el fuero militar.

En un oficio donde se explica el motivo del traslado, el director General de Justicia Militar, General Jesús López Benítez, señaló que en relación a los detenidos "se presume que colaboraron con organizaciones delictivas vinculadas con actividades de narcotráfico y de la delincuencia organizada, como las organizaciones de La Familia Michoacana y La Línea, lo que conlleva a la posibilidad de intentos de rescate por parte de estas organizaciones, que pondrían en peligro la seguridad de la prisión militar, las instalaciones aledañas y sus ocupantes".

publicidad

"También se tiene como propósito prevenir la evasión (de los reos), en razón de que la prisión militar donde están internos, carece de las condiciones de seguridad que se requieren para enjuiciados cuya conducta materia de reproche implica un elevado índice de peligrosidad", agregó.

Jueces declararon ilegal el traslado

Según documentos judiciales a los que Reforma tuvo acceso, la orden provino del Secretario de la Defensa Nacional, General Guillermo Galván.

Sobre esta medida, algunos acusados promovieron amparos para inconformarse, y por lo menos tres jueces federales declararon ilegal el traslado colectivo.

Los jueces argumentaron que tanto la Sedena como la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) violaron el Reglamento de los Grupos Militares Procesados y Sentenciados, que ordena confinar a estos acusados en prisiones o cuarteles castrenses, dado que no se hicieron estudios sobre el grado de peligrosidad de cada interno.

"El estar recluido en una prisión militar genera la presunción de que cuenta con las condiciones necesarias para albergar a sujetos que están sometidos bajo proceso por autoridades castrenses, y esos establecimientos, por su naturaleza, deben contar con las medidas de seguridad para evitar se fuguen los internos", afirmó el juez Alberto Díaz Díaz, en una sentencia dictada el 31 de octubre de 2011.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad