publicidad

Cayeron cuatro por crimen de familia de marino

Cayeron cuatro por crimen de familia de marino

La fiscalía de Tabasco presentó a cuatro presuntos involucrados en el asesinato de la familia de marino Melquisedet Angulo.

Tres hombres y una mujer

MÉXICO - La masacre de los familiares de un infante de marina fue orquestada por el grupo de sicarios de los "Zetas", en venganza por la muerte del barón de las drogas Arturo Beltrán Leyva, además de estar involucrados policías, informó el miércoles el procurador del estado sureño de Tabasco.

El procurador estatal Rafael González señaló en rueda de prensa que las autoridades detuvieron a tres hombres y una mujer que trabajaban como "halcones" o informantes de los "Zetas", un grupo asociado al Cartel del Golfo, pero que en los últimos años hizo también una alianza con la organización de los Beltrán Leyva.

Los cuatro detenidos no están señalados como partícipes directos de la masacre de la familia del tercer maestre de las fuerzas especiales de la Armada Melquisedet Angulo Córdova.

"Fue una operación concertada por el grupo conocido como los 'Zetas'", dijo González en Villahermosa, a 655 kilómetros al este de la ciudad de México y capital de Tabasco.

Señaló que policías también podrían estar involucrados en los asesinatos, aunque no dio detalles.

Detenidos en hotel

González dijo que los sospechosos detenidos transportaron dinero para pagar a los sicarios que participaron en los asesinatos y quienes aún no son identificados.

publicidad

El procurador habló horas después de que dijera que había dos detenidos y anticipara otros posibles arrestos.

Refirió que los tres hombres y la mujer fueron detenidos la noche del martes en un hotel de Villahermosa.

Familia asesinada

La madre, dos hermanos y una tía de Angulo fueron asesinados los primeros minutos del martes, casi una semana después de la muerte de Arturo Beltrán Leyva, alias el "Jefe de jefes" o "El Barbas" y principal líder del cartel que lleva sus apellidos.

Luego de los funerales del Tercer Maestre, la madrugada del martes un comando armado irrumpió en el hogar del marino, y asesinó a Irma Córdova Pérez  -madre del Angulo Córdova, de 64 años-, su tía Josefa Angulo Flores de 46 años, su hermana Yolidabey y su hermano Benito Angulo Córdova, de 22 y 28 años, respectivamente. Otra hermana del marino, Miraldevi, de 24 años, se debate entre la vida y la muerte en un hospital del estado.

Esposa desaparecida

Angulo había sido enterrado siete horas antes de la matanza en Paraíso, una municipalidad de Tabasco donde radicaba su familia.

Una hermana del marino continúa hospitalizada, luego de resultar herida en el ataque perpetrado por un número aún no determinado de pistoleros.

Panorama Informativo detalló además que se rumora que la esposa y las dos hijas de Angulo Córdova –una de tres años y la otra de nueve meses—se encuentran desaparecidas. Se desconoce si están bajo resguardo de las autoridades para preservar su seguridad, o si han sido secuestradas por el crimen organizado.

publicidad

El infante de marina murió a consecuencia de las heridas recibidas por la detonación de granadas con las que el "Jefe de jefes" y un grupo de siete sicarios intentaron evitar ser detenidos el 16 de diciembre en Cuernavaca, en las afueras de la ciudad de México.

Angulo fue el único marino muerto en la operación, aunque dos compañeros suyos resultaron heridos.

Mantener confidencialidad

Tras conocer sobre el multihomicidio en Tabasco, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) consideró prioritario que las autoridades federales guarden estricta confidencialidad sobre los militares y policíaas que participan en operativos contra el narcotráfico.

En entrevista el presidente de la CDHDF, Luis González Plascencia, advirtió que resulta "significativo y preocupante" el ataque perpetrado contra la familia del Angulo Córdova.

"Una vez que se realiza el homenaje al marino que muere y se da a conocer su nombre, ocurre este homicidio, es un llamado de atención serio a las autoridades federales para que se guarde confidencialidad sobre las personas que participan en estos operativos", exhortó.

El Ombudsman capitalino mencionó la necesidad de que se "operen los dispositivos que sean necesarios para proteger la integridad personal de todas aquellas personas que están participando en estos operativos".

Consideró que "ya se veían venir" este nivel de violencia de

publicidad

parte de la delincuencia organizada, por lo que exhortó al Estado Mexicano a que entienda que "están jugando con reglas distintas y tiene que hacerse cargo de lo que esto conlleva".

Deserción en Morelos

En tanto, autoridades de la ciudad mexicana de Cuernavaca, (centro) donde fue abatido la semana pasada el narcotraficante Arturo Beltrán Leyva, informaron que investigan la posible deserción de 35 policías municipales tras denuncias de que el capo recibía protección de ese cuerpo.

El jefe de la policía municipal, Rogelio Sánchez, dijo a periodistas que se investiga si la ausencia injustificada de 25 de sus hombres el lunes y diez el fin de semana, se relaciona con informes de prensa que aseguran que los militares que dieron muerte al capo encontraron una lista de pagos a policías.

Marco Adame, gobernador del estado de Morelos, cuya capital es Cuernavaca, rechazó que se plantee cualquier relación de su gobierno con el capo.

El funcionario, sin embargo, admitió que pidió a las autoridades federales iniciar una pesquisa para "identificar a miembros de cuerpos de seguridad que quedaron al alcance de las tácticas de coacción o de corrupción" de los delincuentes, según declaró al diario El Universal.

Beltrán Leyva murió en un complejo residencial de Cuernava, una ciudad de 350,000 habitantes a 56 millas al sur de Ciudad de México, tras varias horas de enfrentamientos con militares.

publicidad

Considerado el tercer hombre más buscado de México, comandaba, según Estados Unidos, una organización que movió al menos $5,800 millones en cocaína y heroína en 18 años.

En el estado Sonora desconocidos lanzaron granadas a edificios públicos en ataques que no provocaron víctimas y que las autoridades estatales también atribuyeron a una reacción por la muerte de Beltrán Leyva.

El gobierno del presidente Felipe Calderón señaló el martes que el atentado no lo amedrentará y mantendrá su combate contra el narcotráfico que inició en diciembre del 2006 con el despliegue de más de 45,000 militares.

La lucha contra el narcotráfico ha dejado desde el 2006 más de 15,000 muertos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad