publicidad
Mutilación genital femenina

Mutilación genital femenina

Mutilación genital femenina

Para las mujeres que han sufrido la terrible mutilación de clítoris en el mundo, existe una solución parcial quirúrgica.

Mutilación genital femenina
Mutilación genital femenina

Un informe del Instituto Nacional de Estudios Demográficos de Francia (INED) ha alertado de que en torno a 130 millones de mujeres y niñas en todo el mundo han sufrido ablación de clítoris, una práctica que atenta contra los derechos fundamentales de las féminas pero que no está vinculada exclusivamente a la religión musulmana, como muchos creen, sino a razones étnicas. Y un dato preocupante a tener en cuenta es que se calcula que más de cinco mil niñas son sometidas a ablación cada día, lo cual pone en peligro su vida por la pésimas condiciones de higiene que suelen rodear este brutal procedimiento. La extirpación de clítoris tiene que ver con los ritos iniciáticos de acceso a la edad adulta de algunos pueblos atrasados. La mayoría de esos 130 millones de mujeres sometidas a ablación viven en el Africa subsahariana, pero sorprende comprobar en el informe francés que más de seis millones residían, en el momento en que se les sometió a esta práctica, en algunas ciudades de Europa y de EU.La mujer afectada por esta extirpación, que puede ser parcial o total, sufre problemas el resto de su vida que van desde la falta de estimulación sexual en la zona a dolor durante el coito y desgarros obstétricos en el parto.Antes del monoteísmoEstá demostrado que la ablación se practicaba en África mucho antes de la llegada de las religiones monoteístas lo cual se traduce en hechos paradójicos. En Etiopía las tres cuartas partes de las mujeres han sufrido esta operación cuando los musulmanes no suponen más que un tercio de la población, mientras que en Níger, país enteramente musulmán, sólo un 2 por ciento han sido mutiladas. Al mismo tiempo, en los países del norte de África (Marruecos, Argelia, Túnez y Libia) donde la población es también casi por entero musulmana, la escisión apenas existe. Aparte del continente negro, los principales focos en los que la mutilación femenina es una práctica tradicional son ciertas zonas de Oriente Medio y el sudeste asiático (Yemen, Indonesia y Malasia). Y, como consecuencia de la emigración, la práctica se ha extendido países europeos como España y Francia, donde según las estimaciones del INED hay entre 42 mil y 61 mil mujeres que han padecido la extirpación de su clítoris, así como en comunidades de inmigrantes africanos en EU.

Los organismos internacionales, incluida la Unión Africana, se llevan pronunciando en contra de las mutilaciones sexuales desde la década de los 90 pero la práctica está lejos de erradicarse en zonas remotas del continente africano donde las normas paternalistas y machistas forman parte del entramado social de sus habitantes.El 6 de febrero es la fecha instituida por la ONU como "Día Internacional de la Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina", o también "Día Internacional de la Eliminación de la Mutilación Genital Femenina y otras Prácticas Tradicionales Dañinas para Mujeres y Niños". En vísperas de la última celebración, la Comisión Europea emitió desde Bruselas un comunicado para señalar que "la ablación nunca puede ser justificada en nombre del relativismo cultural o de la tradición". Algunos países europeos, como España, han tomado medidas para ahorrar a hijas de inmigrantes africanos el sufrimiento de la ablación prohibiendo judicialmente a las niñas viajar a los países de origen, sobre todo aprovechando las vacaciones escolares, ante la sospecha de que el traslado tenía que ver con "el rito iniciático". Y el gobierno de Egipto, que en junio pasado prohibió la ablación, ha iniciado una severa campaña de concienciación ciudadana tras la muerte de una niña de trece años, residente en una zona atrasada del sur del país, a consecuencia de una infección provocada por esta práctica.

publicidad

La ablación ha dejado de ser un problema irreversible gracias a la ciencia médica. Prueba de ello son las dos mujeres de origen africano y residentes en España que han recuperado la sensibilidad de sus genitales a los dos meses de ser intervenidas de una reconstrucción del clítoris en el Instituto Dexeus de Barcelona. La intervención fue llevada a cabo por el doctor Pere Barri Soldevila, impulsor del Programa de Reconstrucción Genital post Ablación de ese centro.Las dos pacientes han conseguido un resultado anatómico satisfactorio de los genitales y han recuperado la sensibilidad del clítoris, aunque el Dr. Barri considera que aún es pronto para evaluar su respuesta a la estimulación sexual. Ambas sufrieron la ablación en el primer año de su vida en sus países de origen y, posteriormente, se trasladaron a la nación europea. Actualmente, otras diez mujeres de origen africano se encuentra en lista de espera para que les reconstruyan quirúrgicamente el clítoris en ese centro médico.Una operación sencillaLa operación, que dura solamente una hora, consiste en eliminar el tejido cicatrizado de la zona mutilada, y para ello se localiza el muñón del clítoris restante, con los nervios residuales implicados en la sensibilidad sexual, y se coloca en la parte más exterior posible, que será la definitiva. Después se extirpa la fibrosis que recubre este clítoris que se ha ido quedando engrosado, dejando un tejido lo más nuevo y epitelizado posible.El postoperatorio es bastante rápido, y el alta se produce a las 24 horas, aunque la paciente debe someterse a controles quincenales durante los dos primeros meses, tiempo en el que el clítoris que se ha exteriorizado se va recubriendo de nueva piel. Al cabo de mes y medio el clítoris está totalmente recubierto, aunque bastante sensible al roce con la ropa interior, y hasta los tres meses no se convierte en un clítoris totalmente normal.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad