publicidad

Murió la leyenda del blues B.B. King a los 89 años

Murió la leyenda del blues B.B. King a los 89 años

La leyenda del blues B.B. King, conocido por su punteo corto de guitarra y por haber inspirado a generaciones de músicos, murió a los 89 años.

Muere la leyenda del blues B.B. King (1925-2015) Univision

La leyenda del blues B.B. King, conocido por su punteo corto de guitarra y por haber inspirado a generaciones de músicos durante su larga carrera, murió a los 89 años este jueves, según informó su hija.

Patty King confirmó el viernes a la cadena de televisión CNN que su padre había muerto el jueves por la noche.

El legendario guitarrista, que ofreció conciertos hasta el año pasado, informó el 1 de mayo en un comunicado que estaba recibiendo cuidados paliativos en su casa de Las Vegas.

La noticia de la muerte de King provocó un despliegue de homenajes de músicos de todas las generaciones, que consideraban a King como un artista de gran influencia.

BB, anyone could play a thousand notes and never say what you said in one. #RIP #BBKing pic.twitter.com/YvZYH8hyJE " Lenny Kravitz (@LennyKravitz) Mayo 15, 2015

"BB, cualquiera podría interpretar un millar de notas y no llegar a decir nunca lo que tu decías en una sola de ellas. #DEP", escribió en Twitter el guitarrista y cantante Lenny Kravitz.

El cantante canadiense Bryan Adams tuiteó: "DEP BB King, uno de los mejores guitarristas de blues de todos los tiempos, quizá el mejor. Él podía hacer más que nadie con una sola nota".

RIP BB King, one of the best blues guitarists ever, maybe the best. He could do more on one note than anyone. #respect " Bryan Adams (@bryanadams) Mayo 15, 2015


publicidad

Nacido en una familia pobre de Mississipi como Riley B. King, la futura leyenda aprendió a tocar una guitarra que le dio el propietario de unas plantaciones cuando tenía 12 años.

King aprendió a dominar el instrumento y más tarde bautizó su guitarra con el nombre de Lucille.

Actuó en 1968 en la sala de conciertos Fillmore West de San Francisco, un paraíso para los hippies, y un año después fue telonero de los Rolling Stones en 18 conciertos en Estados Unidos.

Interpretaba su tema insignia, "The Thrill is Gone", que reflejaba la angustia a menudo tan característica del blues, con punteos cortos de guitarra.

En 2003, la revista Rolling Stone afirmó que era el tercer guitarrista más importante de la historia después de Jimi Hendrix y Duane Allman y por delante de Eric Clapton.

Su estilo no se centraba en la velocidad o en acordes amplios, sino en notas sostenidas y bien escogidas.

King llegó a ofrecer más de 300 conciertos al año. A pesar de padecer diabetes crónica en las últimas dos décadas, hasta hace muy poco mantuvo un calendario de giras que cansaría a músicos mucho más jóvenes que él.

"Tengo una enfermedad que creo que podría ser contagiosa", dijo King a la AFP en una entrevista en 2007. "Se llama 'necesito más'".

Otra de las razones que llevaba a King a seguir haciendo kilómetros de gira era su esperanza de mantener vivo el blues.

publicidad

"Con la excepción de la radio por satélite, hoy no se escucha blues en la radio", dijo a la AFP. "Así que una de las razones por las que viajo tanto es porque puedo llevar la música a la gente".

Fue un músico influyente y Clapton grabó con él el álbum "Riding with the King", galardonado con un Grammy de los 15 con los que fue premiado King durante toda su carrera.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad