publicidad

Murió joven colombiano en Irak

Murió joven colombiano en Irak

El colombiano Carlos Gil Orozco, un infante de marina de 23 años, murió esta semana en Irak cuando el tanque en que viajaba pisó una mina.

"El era un poco problemático, sacaba malas notas y no quería hacer sus tareas", afirmó su hermana, Myriam Johanna Gil Orozco. "Pero él quería ser un Marine. Por eso estudió muy duro, especialmente algebra. A veces estudiaba toda la noche".

Después de reprobar el examen de admisión en dos ocasiones, finalmente lo pasó.

No obstante, a sólo dos años de su servicio militar, el cabo Gil Orozco, de 23 años, murió el lunes en Irak durante operaciones de combate en la provincia de Anbar, informó el Departamento de Defensa el miércoles.

Su familia le dijo al diario San José Mercury News que el tanque en que viajaba se volcó luego de colisionar con un dispositivo explosivo. En en incidente también pereció el marine Jon T. Hicks Jr., de 20 años y natural de Atco, Nueva Jersey.

Ambos Infantes de Marina estaban asignados al Segundo Batallón, Noveno Regimiento de Infantería, Segunda División de la II Fuerza Expedicionaria, con sede en Camp Lejeune, Carolina del Norte.

Los padres Gil Orozco se mudaron desde Colombia cuando el joven tenía ocho años de edad, esperando que en Estados Unidos éste recibiera una mejor educación. Ellos se frustraron con éste cuando vieron que no le iba bien en la escuela y pensaron que los Marines sería una buena alternativa para él.

"Mi papa en realidad estaba contento", dijo Myriam Gil Orozco. "El prefería ver a su hijo convertirse en un Infante de Marina en vez de verlo formar parte de una pandilla o haciendo drogas en la calle".

publicidad

El joven militar estaba casado y tenía dos hijos; dejó a un hijo de tres meses de nacido el cuál sólo había conocido a través de fotos enviadas por internet. Estaba pautado a regresar a casa el 2 de noviembre y tenía planes de convertirse en un oficial de policía.

La familia quedó destruida el lunes cuando un grupo de Infantes de Marina llegó a la casa para informar sobre la muerte de Gil Orozco y tuvieron problemas controlando sus emociones, relató la hermana.

"Mi papa trató de golpear a los Marines", comentó. "El comenzó a golpear su cabeza contra la pared tan fuerte que una vena de la frente se le rompió".

"Yo he llorado tanto que ya no me quedan más lágrimas", añadió.

Además de su hermana y su bebé recién nacido, a Gil Orozco le sobreviven sus padres, Carlos Gabriel Gil y Myriam Orozco; su esposa, Esmarelda Gil; y un hijo de cinco años de edad, Carlos Alexander Gil Ibarrola.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad