publicidad
Soldados rusos marchan en frente de la Torre Spasskaya.

Rusia y Bielorrusia inician una semana de juegos de guerra que preocupan a la OTAN

Rusia y Bielorrusia inician una semana de juegos de guerra que preocupan a la OTAN

El despliegue de tropas, armamento pesado, aviones y barcos de guerra es visto por el gobierno de Ucrania como el preludio de una invasión, luego de que Vladimir Putin ordenara en 2014 la invasión de la Península de Crimea.

Soldados rusos marchan en frente de la Torre Spasskaya.
Soldados rusos marchan en frente de la Torre Spasskaya.

En medio del nerviosismo dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), este jueves Rusia y Bielorrusia iniciaron una semana de ejercicios militares conjuntos, la primera operación de envergadura en esa zona desde que Rusia invadió la Península de Crimea en 2014 en la vecina Ucrania.

En la operación, denominada Zapad-2017, participan más de 12,000 efectivos y el propio presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, advirtió que ese despliegue podría ser el preludio de una invasión rusa a todo el territorio del país.

Estos juegos de guerra también podrían terminar de destruir el endeble alto al fuego firmado en febrero de 2015 entre paramilitares prorrusos y el gobierno de Ucrania. En efecto, la OTAN acusa a Rusia de proveer armamento pesado y refuerzos.

En los ejercicios militares conjuntos estarán involucradas unidades armadas, barcos de guerra y aviones.

En todo caso, el gobierno ruso ha dicho que estos ejercicios militares son defensivos y no apuntan hacia otro país, en clara referencia a Ucrania.

Relacionado
EEUU y Estonia realizan ejercicios militares conjuntos.
Tropas de la OTAN llegan a Estonia en medio de tensiones con Rusia


Los juegos de guerra que ya se llevaron a cabo en 2009 y 2013, vienen a confirmar el creciente poderío ruso en la región, antes parte de la Unión Soviética, y que se ha evidenciado con más fuerza en Siria y Ucrania en los últimos años.

Además, observadores creen que esta situación puede servir como una especie de caballo de Troya, es decir, que al finalizar los juegos de guerra, Rusia dejará equipo militar y efectivos en la región para hacer contrapeso a la presencia de fuerzas de la OTAN en Europa del Este, lo que ya es visto como una nueva Guerra Fría.

Sin embargo, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskon, dijo en una rueda de prensa que rechazan "las quejas de que estos ejercicios no son transparentes" y acusó a Occidente de histeria.

publicidad

La Alianza Atlántica también ha realizado ejercicios militares en los países del Mar Báltico donde ya hay estacionados cuatro batallones que suman 4,530 efectivos y que incluyen soldados de EEUU, no sólo en las naciones bálticas, sino también en Polonia.

Estos ejercicios militares conjuntos se llevan a cabo también en el pequeño enclave ruso de Kaliningrado en el Báltico, lo que hizo sonar la alarma en Polonia. Su ministro de Defensa, Antoni Macierewicz, dijo que los juegos de guerra son "una amenaza a nosotros, no importa lo que diga Rusia".

En fotos: Los encuentros de Vladimir Putin con presidentes de EEUU
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad