publicidad
Desde el arresto original, más acusaciones de otras supuestas víctimas como Rajee (vista aquí) han a salido a relucir. Foto cortesía de Rajindra Narinesingh

Mujeres terminan desfiguradas por presuntas inyecciones ilegales en Miami

Mujeres terminan desfiguradas por presuntas inyecciones ilegales en Miami

Otra mujer transexual está acusando a una sospechosa de darle inyecciones cosméticas ilegales que la dejaron desfigurada en Miami.

Desde el arresto original, más acusaciones de otras supuestas víctimas c...
Desde el arresto original, más acusaciones de otras supuestas víctimas como Rajee (vista aquí) han a salido a relucir. Foto cortesía de Rajindra Narinesingh

MIAMI, Florida - Una actriz transexual llamó a dos estaciones de televisión en Miami para alegar que ella también fue víctima de las inyecciones peligrosas  de Oneal Ron Morris, la misma sospechosa que fue arrestada por presuntamente inyectar a sus pacientes con substancias como pegamento industrial para mejoramientos cosméticos.

Rajindra Narinesingh, quien usa el apodo Rajee, alega que Oneal Ron Morris la inyectó en la cara, pompis, pecho y caderas para mejorar su apariencia como mujer, pero no sabía que en vez de ser tratada con substancias como rellenos de grado médico y silicona, eran químicas clasificadas para usos industriales. Ahora Rajee alega que su cara se ha estado deformando progresivamente con cada día que pasa, debido a la reacción a los químicos tóxicos.

publicidad

Morris, que se está cambiando de sexo también, está acusada de usar productos parecidos a Fix-a-Flat, la substancia usada para llenar y sellar llantas de automóviles temporáneamente y  pegamento para usos de construcción entre otros. Ninguna de estas substancias está diseñada para el consumo humano, y en muchos casos son altamente tóxicas o mortales cuando son inyectadas.

Rajee explicó que no tuvo valor para ir a la policía originalmente y presentar una queja formal. Ella nació hombre y dijo que le pagó a Morris para que la inyectara con una substancia desconocida en sus cachetes para hacer sus pómulos más pronunciados.

Las fotos que les envío a Noticias 23 y WFOR en Miami muestran cachetes que aparentan inflados como dos pelotas, algo que ella dice es la deformidad que le han causado las químicas.

“Tuve que hacerme una cirugía para (reversar el daño) y llegar al punto en el que estoy a hora”, le dijo Rajee a la estación CBS4.

Varios acusadores entablaron acusaciones contra Morris y también contra un presunto cómplice. La semana pasada la supuesta primera víctima llamó a la policía, sufriendo de un problema parecido. Esto causó el primer arrestó de Morris. Después de pagar una fianza la volvieron a arrestar en la víspera del Día de Acción de Gracias, cuando una segunda víctima también la acusó.

publicidad

La sospechosa volvió a ser puesta en libertad de la Cárcel de Miami-Dade bajo fianza, y negó todas las alegaciones en una entrevista con el programa Entertainment Tonight.

“Suena raro”, dijo Morris en la entrevista, “¿pero como pudiera America creer que una persona pudiera ponerle cemento en el trasero de un ser humano? Es que sabes, estas alegaciones; Yo no le hice esas cosas a estas personas que están mintiendo y han arruinado mi vida, eso es todo lo que tengo que decir”.

Morris dice que no es doctora, y que no es una impostora, aunque está acusada de practicar medicina sin licencia.

La policía de Miami Gardens teme que Morris es una de muchos estafadores en el Sur de la Florida se aprovechan de las personas que buscan cambiar su apariencia pero no pueden sufragar el costo de procedimientos cosméticos legítimos.

"Es una situación tan desesperada que uno quiere que su exterior corresponda con lo que siente adentro, que está dispuesto a tirar los dados y arriesgarte”, dijo Rajee de su decisión para contratar a Morris.

Ahora cuenta que ha tenido que quitarse nódulos peligrosos causados por el procedimiento.

El cirujano plástico que le está corrigiendo las deformidades a Rajee dice que esto ocurre mucho más de lo que el público piensa, e incluso muchas personas heterosexuales profesionales y educadas también caen víctimas de estafas parecidas.

Los detectives creen que existen otras víctimas que temen dar el frente y presentar acusaciones formales. Ellos les piden a las víctimas que llamen a la policía: 305-474-1420.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad