publicidad
Angela Vogel con el certificado de matrimonio durante la ceremonia de su union con "Corporate Person". 

Mujer de Seattle contrae matrimonio ¡con una corporación!

Mujer de Seattle contrae matrimonio ¡con una corporación!

Angela Vogel le dio el nombre de “Corporate Person" a una pequeña empresa y tramitó un certificado de matrimonio con "Corporate Person" como su marido  

Angela Vogel con el certificado de matrimonio durante la ceremonia de su...
Angela Vogel con el certificado de matrimonio durante la ceremonia de su union con "Corporate Person". 

SAN FRANCISCO, California - Una mujer de Seattle logró casarse con una corporación la semana pasada. Tras realizar el papeleo necesario hace menos de dos meses, Angela Vogel creó una empresa con el nombre de “Corporate Person" y con eso logró tramitar un certificado de matrimonio en el que “Corporate Person” aparecía como el marido en la unión.  

Un grupo de 40 personas atestiguaron el extraño acontecimiento que se realizó en un parque de Seattle. Vogel usó una estatua del parque para posar como su marido durante la ceremonia.  

Vogel es una activista de Seattle que intenta crear conciencia sobre un antiguo fallo de la Corte Suprema ( Santa Clara vs. Southern Pacific Railroad, 1886) en el que sin ningún tipo de argumento, los magistrados decidieron que las corporaciones gozaban de las mismas protecciones constitucionales que las personas naturales. En otras palabras, alguien puede presentar una demanda contra una "persona corporativa" como si fuese una persona de verdad, pero bajo las mismas protecciones y derechos garantizados por la Enmienda 14.

publicidad

El tema ha cobrado relevancia durante el actual ciclo electoral tras el caso  Citizens United vs. Federal Electoral Comission, cuando en el 2010 el Supremo falló que los límites anteriormente impuestos a las corporaciones en cuanto a los gastos que podían realizar en campañas políticas eran inconstitucionales bajo la Enmienda 1, que entre otras cosas garantiza la libertad de expresión.

Pero a final de cuentas, el matrimonio de Vogel duró menos que el de Kim Kardashian porque al día a siguiente fue anulado por el Condado de King. Resulta que el novio no tenía la edad suficiente para contraer matrimonio sin un representante legal. El señor “Corporate Person” tenía apenas un mes y medio de edad.

No obstante, Vogel logró hacer su punto y apuntar hacia lo que ella y muchos perciben como la irracionalidad de conferirle a las corporaciones muchos de los derechos que la ley le garantiza a las personas naturales. Tampoco se trata de la primera vez que Seattle ha evidenciado matrimonios absurdos; según la revista Time, otra mujer de esa ciudad llevó a cabo una ceremonia para casarse con un edificio histórico como parte de otra protesta.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad