publicidad
Los Angeles police

Agente de policía de LA irá a prisión tras agredir a mujer que luego murió

Agente de policía de LA irá a prisión tras agredir a mujer que luego murió

Mary O'Callaghan golpeó a una mujer que luego moriría en el hospital.

Los Angeles police
Los Angeles police

Una oficial de policía de Los Ángeles fue sentenciada a tres años de prisión luego de que propinara patadas y empujones a una mujer esposada que más tarde murió.

Mary O’Callaghan, de 48 años, golpeó a Alesia Thomas, de 35 años, acto que quedó captado en la cámara de una patrulla. El video muestra a O'Callaghan golpeando a Thomas y amenazándola.

El altercado comenzó cuando los agentes llegaron a casa de Thomas para investigarla por denuncias de abandono de sus hijos, publicó The Guardian.

Tras los hechos, Alesia Thomas pidió a los oficiales llamar a una ambulancia, pero ellos no lo hicieron sino hasta 30 minutos después. La mujer murió posteriormente en el hospital.

De acuerdo con el forense del condado de Los Ángeles no es posible determinar si el altercado jugó un papel determinante en la muerte y dijo que la intoxicación por cocaína que presentaba sería "el factor primordial".

Los últimos 20 meses de sentencia de O’Callaghan fueron suspendidos, por lo que sólo deberá pasar 16 meses en una cárcel de condado.

Según Robert Rico, abogado de O’Callaghan, la fuerza hecha por su cliente fue "razonable" y "necesaria" ya que Thomas había desobedecido las órdenes del oficial.

Rico agregó que planea presentar una moción para un nuevo juicio ya que él cree que los miembros del jurado fueron influenciados por sus emociones luego de ver el video del altercado.

publicidad

Antes de escuchar su sentencia O’Callaghan se disculpó con la madre de Thomas.

"De madre a madre, siento mucho la pérdida de su hija", dijo O’Callaghan, publicó CBS Los Angeles.

De acuerdo con el abogado, O’Callaghan nunca tuvo una queja durante sus 19 años sirviendo al cuerpo de policía de Los Ángeles.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad