publicidad
Kingston Frazier, el niño de seis años asesinado.

Adolescentes matan a un niño de un tiro en la cabeza tras robar el auto donde lo dejó su madre

Adolescentes matan a un niño de un tiro en la cabeza tras robar el auto donde lo dejó su madre

Tres jóvenes de 17 años fueron arrestados acusados de asesinar a Kingston Frazier, un menor de seis años, cuya madre lo dejó en el auto un momento para comprar en una tienda en Mississippi.

Kingston Frazier, el niño de seis años asesinado.
Kingston Frazier, el niño de seis años asesinado.

Tres adolescentes fueron arrestados el jueves por la noche acusados de haber matado a Kingston Frazier, un menor de seis años que fue encontrado muerto con un disparo en la cabeza en Jackson, Mississippi.

Ebony Archie, la madre del menor, lo había dejado en el auto encendido mientras realizaba una compra rápida en una tienda hacia la 1:15 am hora local del jueves. Tenía que comprar una medicina y el niño pidió quedarse esperando en el auto.

Cuando se encontraba en el interior del negocio y habían pasado solo entre 10 y 15 minutos, un Honda Civic se colocó al lado del vehículo de Archie, una persona salió y robó el vehículo donde estaba el niño.

Hacia las 2:30, la madre, que tiene otro hijo, pudo informar de lo sucedido a un oficial que se había estacionado en la tienda, aunque olvidó mencionar que Kingston se encontraba en el interior del auto, según el relato de Heath Hall, portavoz de la oficina del alguacil del condado de Madison.

No fue hasta las 4:30 que las autoridades lanzaron una alerta por un niño desaparecido, según reportó The Clarion-Ledger.

Desde entonces, las autoridades buscaron a un niño de seis años, de tan solo tres pies y nueve pulgadas de alto y unas 40 libras. La descripción de la alerta indicaba que vestía una camiseta blanca, pantalones caqui y zapatillas negras.

Fin de la alerta para buscarlo

Cuando habían pasado apenas unas horas, las autoridades cancelaron la alerta. Hacia las 9:30 am encontraron al niño con un disparo por detrás en la cabeza. El cuerpo se encontraba en la parte trasera del auto robado, que había sido abandonado tras un almacén en una calle poco frecuentada a unas 12 millas de donde la madre se había parqueado para comprar.

publicidad

"Es un niño de seis años el que se ha ido", dijo su primo Kolby Irby a los periodistas en la zona donde fue encontrado Kingston. Las autoridades no especificaron aún si los ladrones sabían que el niño se encontraba en el carro cuando decidieron robarlo ni por qué acabaron con su vida, en lugar de dejarlo en algún lugar cuando huían.

Los acusados fueron localizados al final del día. Las autoridades los identificaron como Dwan Wakefield, D’Allen Washington y Byron McBride, y serán acusados de asesinato, un delito que puede suponerles la pena de muerte.

Dwan Wakefield (i), D’Allen Washington (c), y Byron McBride.
Dwan Wakefield (i), D’Allen Washington (c), y Byron McBride.

"Todo lo que tenían que haber hecho es dejar que el niño en un lado de la carretera, en una tienda, una iglesia, en cualquier lugar, pero prefirieron matarlo", dijo Hall.

"Es difícil saber que la gente por ahí es malvada, que pueden matar a un niño", dijo Velma Eddington, la tía abuela del niño, al The Clarion-Ledger.

La familia creyó que seguía vivo

Según el diario, la familia -incluida la madre- creyó erróneamente que el niño había sido encontrado con vida. Cuando la alerta por la desaparición fue desactivada, la policía no indicó si habían encontrado a Kingston con vida o muerto. Según el periódico, el padre puso en su página de Facebook que su hijo seguía vivo. Aproximadamente 30 minutos después, la policía llamó a la familia y poco después les confirmaron que habían hallado su cadáver.

Miembros de la familia transportan a Ebony Archie, la madre del niño mue...
Miembros de la familia transportan a Ebony Archie, la madre del niño muerto, tras conocer la noticia.

Al descubrir la verdad, Ebony Archie y el resto de los familiares comenzaron a llorar y a gritar. Una fotografía mostraba cómo tuvo que ser transportada tras conocer la noticia.

"Ese bebé no le había hecho nada. Ese bebé no había hecho nada. Podrían haber dejado al niño en ese asiento trasero, dormido. No tenían que matarlo. Esas personas son malas. El demonio", añadió Eddington.

Cinco casos de menores desaparecidos que conmocionaron a sus comunidades
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad