publicidad
Belkis participó de una de las competencias en La Habana.

Amiga Skate Yoga inspira a jóvenes cubanas

Amiga Skate Yoga inspira a jóvenes cubanas

La fundación Amiga Skate Yoga, junto con René Lecour, viajarán a Cuba para llevar patinetas y equipos a grupos de jóvenes que aman el skateboarding.

Belkis participó de una de las competencias en La Habana.
Belkis participó de una de las competencias en La Habana.

MIAMI, Florida - Anna Robbins lleva montando patineta más de 20 años. En un inusual, pero creciente movimiento entre féminas en Miami, usted podría ver a Anna patinando por alguna calle de la ciudad junto a su hija de 9 años, Ruby.

Fue durante sus años universitarios, en Santa Bárbara, California, cuando Robbins descubrió lo útil y divertido de una patineta. Desde entonces, su tabla la acompaña a todo lugar que va.

Su pasión por el patinaje la llevó a conocer al fundador de la organización Amigo Skate Cuba, René Lecour, quien lleva desde el 2010 viajando a Cuba para apoyar a los jóvenes de la isla en su pasión por el skateboarding.


"Yo conocí a René a través de nuestro amigo en común y artista callejero local, Abstrk. Durante el [Art] Basel 2013 nosotros produjimos juntos un evento de música y arte de una semana y Abstrk sintió que yo podría ayudar a René y a Amigo Skate Cuba con un festival que estaban planeando en La Habana", relató Robbins.

Anna, quien tiene una compañía de producción de eventos, conocía sobre los esfuerzos que realizaba Lecour con los jóvenes en Cuba pues seguía las cuentas sociales de la organización.

Lamentablemnte, la intención de llevar músicos a La Habana no pudo ser posible. Pero Anna no dio un paso atrás ante esto y le dejó saber a René que ella aún quería ser parte del viaje. Esta le mencionó por primera vez que ella también hacía skateboarding y estaba tratando de formar un movimiento de skate para chicas.

publicidad

René no dudo y la invitó inmediatamente a formar parte del viaje que daría a Cuba en enero.

Ante el interés de Robbins sobre el estatus de las féminas que practican el deporte del patinaje en Cuba, Lecour le dijo que "no habían muchas y que él había querido hacer más por las chicas".

"Mi intuición me dijo que Amiga Skate era la movida y René me dio todo su apoyo", dijo Robbins, quien tiene un grado en antropología cultural y es una de las fundadoras del restaurante COYO Taco en Wynwood.

Pero patinar no es lo único que acompaña la organización que creó Anna. Su iniciativa tiene un ingrediente especial que la ha ayudado a ella con el estrés que provoca ser una mujer inmersa en el empresarismo, un mundo dominado por los hombres.

Haciendo 'yogini' en las calles de La Habana, justo al lado del mural de...
Haciendo 'yogini' en las calles de La Habana, justo al lado del mural de un artista local.


"El estrés de ser una mujer empresaria en un mundo de hombres me llevó a la yoga hace casi dos años atrás", relató Anna. "Aunque es una combinación no tradicional, me di cuenta cómo la yoga y el patinaje se complementaban uno al otro".

Es por esto que la fundación de esta empresaria californiana se llama Amiga Skate Yoga. Una fusión interesante que llevará junto con el equipo de René a La Habana el próximo 10 de marzo.

Yana Guseva, la instructora de yoga durante la misión de marzo de la org...
Yana Guseva, la instructora de yoga durante la misión de marzo de la organización Amiga Skate Yoga.

"Una de mis maestras de yoga, quien se ha convertido en una de mis mejores amigas, nos estará acompañando en este viaje. Ella también patina."


Ariadna, la primera integrante en Cuba de Amiga Skate Yoga

Cuando Anna Robbins viajó en enero junto con René Lecour a Cuba, se dio cuenta que hay muy pocas chicas que patinan. Ella atribuyó este hecho, especialmente, a la falta de acceso a tablas y a los estereotipos que rodean al deporte del skateboarding.

"Es imposible comprar una patineta en la Isla. La mayoría de las tablas son llevadas desde Estados Unidos y Canadá", detalló Anna.

Según explica, estas patinetas son dadas a los mejores patinadores varones, quienes luego las distribuyen según un orden jerárquico a los skaters más prometedores, por lo que las niñas quedan rezagadas en última opción. Y como la cantidad de patinetas que se pueden llevar son limitadas, muy rara vez sobra alguna para las chicas.

publicidad

"A pesar de que tienen deseos de patinar, desafortunadamente estas quedan reducidas a las 'novias de los patinadores', y a menudo se mantienen en las esquinas animando a sus novios patinadores".

Anna explicó que parte de su misión con Amiga Skate Yoga es mostrar que el skating también puede ser una forma de ejercicio, transportación, además de una gran forma para de empoderar a las chicas y que estas creen una especie de lazo o vínculo entre ellas.

Estando en La Habana, Anna pudo ver a niñas de varias edades interesadas en el deporte. Jovencitas desde los 12 años, hasta jóvenes adultas de 28 estuvieron allí. Incluso un grupo de niñas entre los 5 y 11 años monstraron interés en aprender a patinar.

Pero una chica en especial, no solo vitorea a su novio skateboarder. Ella aprovecha la mínima oportunidad para subirse sobre una tabla y mostrarle a todos sus habilidades.

Anna Robbins (derecha) y Ariadna (izquierda) en las calles de La Habana....
Anna Robbins (derecha) y Ariadna (izquierda) en las calles de La Habana. Esta foto fue tomada una hora después de conocerse.


Ariadna viajó 10 horas en autobús desde Camagüey hasta La Habana, junto con su esposo y un grupo de patinadores, para encontrarse con René Lecour y los miembros de su organización, Amigo Skate Cuba. Allí se encontraba Anna quien conoció a esta chica especial y con la que comenzó oficialmente en La Habana el movimiento Amiga Skate Yoga.

"Cuando la conocí y le pregunté si ella patinaba, su rostro se iluminó de inmediato como afirmación, seguido por la aclaración de que ella solo podía patinar cuando uno de los chicos tomaba un descanso y tenía la oportunidad de tomar una patineta prestada", recordó Anna.

Ary, como cariñosamente Anna le llama, no tiene su propia patineta. La joven entusiasta aprovecha cualquier oportunidad para tomar una tabla prestada, montarse en ella y disfrutar del deporte que le apasiona por el tiempo que pueda.

publicidad

Las diez horas que Ary viajó en autobús de Camagüey a La Habana las hizo para apoyar a su esposo; no tenía expectativas ni buscaba conseguir nada para ella.

Ariadna (izquierda) junto con su novio (centro) y un amigo de ambos (der...
Ariadna (izquierda) junto con su novio (centro) y un amigo de ambos (derecha).


Una vez el grupo de jóvenes se encontró con Lecour y su equipo, estos recibieron tablas nuevas, así que por suerte, Ary quedó con una de las patinetas viejas que alguno de los chicos descartó.

Pero su 'buena suerte' duró muy poco, pues la patineta nueva que recibió su esposo necesitaba una pieza importante.

Anna contó que "antes de que [Ariadna] pudiera dar su primera vuelta, su esposo notó que la nueva patineta que recibió le faltaba una pieza que no lo dejería participar de una competencia que estábamos organizando".

"Sin pensarlo dos veces, Ary sacrificó la pieza de su patineta usada dejándola inutilizable".

En este punto, Ariadna volvió al mismo lugar en el que estaba cuando había llegado: sin patineta.

publicidad

Este gesto de desprendimiento de Ariadna, su actitud positiva y su alegría de haber podido resolver el problema de su esposo conmovió a Anna.

"Sus acciones me llevaron a regalarle una de las patinetas que llevé a La Habana para uso personal, la que ha estado montando desde entonces".

Las primeras patinetas que Amiga Skate Yoga regaló en Cuba.
Las primeras patinetas que Amiga Skate Yoga regaló en Cuba.

Fue en ese momento en que Anna le dijo a Ariadna que le encantaría que ella fuera embajadora de Amiga Skate Yoga en Cuba. Así, la joven cubana regresó a Camagüey con una misión que cumplir: encontrar más chicas que quisieran aprender a patinar.

Antes de lo esperado, Ary había conseguido hablar con varias jovencitas de su barrio quienes se mostraron interesadas en la iniciativa.

Lamentablemente, estas chicas no podrán llegar hasta La Habana el próxomo 10 de marzo, pero Ariadna se encaragrá de hacerles llegar las patinetas que Anna y su organización llevará de Miami a Cuba.

El futuro de Amiga Skate Yoga

Anna Robbins tiene muchos planes con Amiga Skate Yoga. Al igual que hizo René Lecour con su organización, esta planea llevar sus esfuerzos a Haití y a Jamaica, país con el que tiene un lazo especial.


"Mi hija es mitad jamaiquina y es patinadora, así que me encantaría llevar el movimiento a Jamaica también", dijo Robbins.

Según contó a univision23.com, Amiga Skate Yoga podría llegar a otros países fuera de Cuba, Haití y Jamaica, pero no quiso dar detalles de qué países serían ni para cuándo debido a que es "muy pronto para anunciarlo".

Por el momento, Anna y René Lecour estarán en La Habana del 10 al 17 de marzo, tiempo en el que ofrecerán talleres de patinaje y yoga en una escuela primaria. Además, llevarán a cabo competencias de patinaje, donde los participantes podrán mostrar sus 'trucos' y habilidades con la tabla.

Anna Robbins junto con cinco niñas cubanas que desan aprender a montar p...
Anna Robbins junto con cinco niñas cubanas que desan aprender a montar patineta. (Jessica, 10 años; Sailan, 11; Julie, 10; Laura, 9 y Desire, 10)


Como parte de las actividades durante esa semana, se realizará la premier del primer video de patinaje cubano.

Anna y su equipo de trabajo realizarán actividades individuales con el nuevo grupo de 'Amigas' que conoció durante su viaje en enero a La Habana. Las chicas participarán de adiestramientos dirigidos al patinaje, yoga y metas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad