publicidad

Morir en tiempos de crisis. No deje endeudada a la familia

Morir en tiempos de crisis. No deje endeudada a la familia

Un servicio fúnebre tradicional puede complicar la estabilidad financiera familiar. El funeral directo o la cremación son alternativas más viables.

Morir en tiempos de crisis. No deje endeudada a la familia 7d959a2ce0384...

Es como ir de compras...

SAN ANTONIO, Texas - Todos saben que el final llegará algún día, sin embargo muy pocos toman previsiones. En tiempos de crisis, ¿Se ha preguntado alguna vez qué tipo de sepultura prefiriría? Un funeral puede costar tanto como un vehículo o como la inicial de una casa. De acuerdo a los precios del mercado, el tercer gasto más caro, es el último adiós a un ser querido, o el suyo propio.

Aunque suene mal, la muerte es un negocio. Un funeral tradicional en Estados Unidos puede llegar a costar 10 mil dólares, sin incluir los gastos del entierro. Si la vida es costosa, la muerte parece superarla. Expertos en el negocio como Ricardo Sánchez, advierten que un servicio fúnebre, el más lujoso puede alcanzar los 25 mil dólares."Una funeraria está abierta los 365 días del año, los siete días a la semana", comentó Sánchez al justificar los gastos operativos y de funcionamiento en la industria.El ataúd, embalsamar el cuerpo, los servicios básicos de la funeraria, los cargos adicionales por utilizar sus instalaciones, el uso de la limosina, la misa de recordación, el entierro y el terreno en el cementerio suman una fortuna.

publicidad

También hay que pagar por la identificación de la tumba, de la bóveda o el revestimiento de la sepultura.Ricardo Sánchez aconsejó prepararse para ese momento y decidir cuánto quiere gastar.

Todo va en relación con el prestigio de la funeraria, la zona en que está ubicada e incluso el tipo de ataúd que seleccione. Los hay, hasta de bronce con seda en su interior por un costo de 25 mil dólares. El servicio más económico, incluye el ataúd por 9 mil trescientos sesenta dólares en San Antonio, Texas.De acuerdo a la ley federal, no hay obligación y es un derecho adquirir el ataúd en un establecimiento y no, en la funeraria. Esta decisión podría ahorrarle de tres a cinco veces el costo. "Jean Nation", la alianza de consumidores de funerales señalan que la tendencia de las funerarias es elevar los precios.

La misma organización "Jean Nation" hace la siguiente pregunta a los consumidores:¿Cuántas veces Ud ve el ataúd, una vez que la persona es enterrada?¿Entonces?¿Importa la apariencia? ¡Esto no tiene nada que ver con el amor hacia el difunto!.

¿Funeral directo o cremación?

Cerca de 11 mil millones de dólares mueve la industria de la funerarias, sepultando o preparando el entierro de dos millones de personas promedio, al año, en Estados Unidos.

Para no ser una víctima en vida y no caer el círculo vicioso de las deudas, existen opciones.

publicidad

Un servicio fúnebre directo, por ejemplo, ahorra miles de dólares. El difunto es trasladado directamente a la funeraria y después al cementerio.

No es necesario preparar el cuerpo (embalsamar es una opción, no una obligación) y evitar todos los gastos que implica un servicio fúnebre tradicional.

El funeral directo combinado con la cremación es todavía menos costoso. No necesita atáud, tampoco servicios de la funeraria ni la urna.

Los restos pueden permanecer en la caja que proporciona el crematorio. La opción de la cremación descarta también la preparación del cuerpo, siempre que la misma se produzca dentro de las 24 horas después del fallecimiento.

Si decide personalizar la urna, en Estados Unidos es permitido llevar las cenizas a casa. No es indispensable rentar o pagar por un nicho en el cementerio.

"Jean Nation", la alianza de consumidores de funerales rechaza costos tan altos y recalcó que el último adiós "no debe tratarse de un asunto de dinero, se trata de tener un servicio fúnebre digno".

Es muy común sacar cuentas, incluso para dar el último adiós. Tenga a mano una calculadora, mucho más en tiempos de crisis.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad