publicidad

Misteriosos temblores en la falla de San Andreas

Misteriosos temblores en la falla de San Andreas

Los leves y profundos movimientos en la falla de San Andrés están dando a los sismólogos pistas sobre el comportamiento telúrico en California.

Esfuerzos por pronosticar sismos

LOS ÁNGELES, California - Científicos han detectado un incremento en la actividad subterránea de un tramo de la falla de San Andreas, donde se registró en 1857 un terremoto de magnitud 7.8 grados.

Se ignora si esas misteriosas vibraciones podrán informar acerca de futuros sismos. Pero algunos expertos suponen que esos temblores profundos sugieren la posibilidad de un sismo de gran intensidad.

Investigadores en la Universidad de California, en Berkeley, captaron actividad sísmica en la sección central de la falla entre julio de 2001 y febrero de 2009, y registraron más de 2 mil temblores. Algunos de los temblores duraron escasos minutos. Otros, casi media hora.

A diferencia de los terremotos, los temblores se registran a mayor profundidad y los sacudones duran más.

En el curso del estudio, se registraron dos fuertes terremotos, uno de magnitud 6.5 grados en el 2003, y otro de magnitud 6, un año después.

Los episodios de temblores persisten en la actualidad. Aunque la frecuencia de los temblores ha declinado desde el 2004, los científicos siguen preocupados pues se mantienen a un nivel dos veces superior al registrado antes del terremoto de 2003.

El equipo también registró fuertes estruendos subterráneos días antes del temblor de 2004.

Anteriormente estos temblores eran ignorados por los sismólogos porque según el diario Los Ángeles Times, estos se confundían con el ruido producido por el viento o los automóviles. Además, los científicos no contaban con la capacidad para almacenar las enormes cantidades de datos necesarias para detectar los temblores.

publicidad

Pero desde hace una década, sismólogos japoneses se han dado a la tarea de descubrir temblores profundos mediante el análisis de ruido de fondo, reportó el Times. Desde entonces, los científicos han podido detectar temblores en el Noroeste de Estados Unidos y en la Falla de San Andrés.

Los resultados de la investigación fueron divulgados en la edición del viernes de la revista especializada Science. La labor fue financiada por el Instituto de Investigaciones Geológicas y por la Fundación Nacional de la Ciencia.

"El hecho de que los temblores no hayan disminuido significa que el próximo terremoto podría venir más rápido" de lo pensado, dijo Robert Nadeau, sismólogo de Berkeley y jefe de los investigadores.

Nadeau descubrió por primera vez temblores en las profundidades de la falla de San Andreas en el 2005.

Susan Hough, sismóloga del Instituto de Investigaciones Geológicas, dijo que es demasiado temprano para determinar qué significan esos temblores.

"Carecemos de datos suficientes para saber qué hará la falla a largo plazo", dijo Hough, quien no participó en la investigación.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad