publicidad

Miles esperan el homenaje de Obama a las víctimas de Charleston

Miles esperan el homenaje de Obama a las víctimas de Charleston

El servicio de este viernes promete ser otra desgarradora pero catártica ocasión para que la comunidad pueda despedirse de las nueve víctimas del tiroteo.

El presidente de EEUU, Barack Obama llega a Charleston para rendir un tributo a las nueve víctimas del tiroteo en una iglesia históricamente para afroamericanos, una tragedia que varios activistas han señalado como un signo de "que tan lejos todavía está la nación estadounidense de poner un alto a las tensiones raciales.

Se espera que miles de dolientes se reunan este viernes para escuchar a Obama. Los nueve muertos de la iglesia, entre los que se encuentra el pastor de la iglesia Clementa Pinckney, que también fue senador, perdieron la vida mientras estaban en una sesión de estudio de la Biblia la semana pasada.

Lea: La tensión racial se puso al rojo vivo en Charleston

Dylann Roof, un joven de 21 años, fue arrestado por atacar a balazos a las víctimas. Se encuentra recluído en una cárcel mientras se realiza su proceso penal.

Imágenes de la detención de Dylann Roof Univision

El servicio de este viernes promete ser otra desgarradora pero catártica ocasión para que la comunidad pueda despedirse de las víctimas.

La policía está cerrando varias calles en los alrededores de la arena de la universidad en el centro de Charleston, luegar en donde se harán los actos. Esperan que alrededor de 5 mil personas se reunan alrededor de las 9 de la mañana. El funeral está programado para comenzar dos horas después.

Los dos primeros funerales, el de Ethel Lance y Sharonda Coleman-Singleton, se llevaron a cabo el jueves bajo fuertes medidas de seguridad y entre elogios, duelo e himnos. Nikki Haley, gobernadora de Carolina del Sur, Joe Riley, alcalde de Charleston, Mark Sanford, representante federal y los reverendos Jesse Jackson y Al Sharpton estuvieron presentes.

Honran a pastor asesinado en Charleston Univision

Sharpton señaló que el día de los disparos se dio cuenta de lo "lejos que hemos llegado".

"Un joven de odio, desilusionado, entró a la iglesia lleno de odio... y la reacción fue de amor", dijo Joe Riley en el funeral de Coleman-Singleton, de 45 años.

Una fuerte polémica se ha revivido, tras el tiroteo, sobre la bandera confederada que permanece de pie en el Capitolio de Carolina del Sur. Roof fue tomado con una placa con la bandera confederada, agitando una bandera, y quemando banderas de Estados Unidos.


Durante el funeral de Ethel Lance, la gente se tomó de las manos y las mujeres, vestidas de blanco, se pararon frente al ataúd abierto que fue adornado con flores verdes. Hubo cantos.

Lance había servido como sacristán de la iglesia Emanuel durante los últimos cinco años de su vida. Le encantaba la música gospel, velaba por una familia que creció para incluir a sus cinco hijos, siete nietos y cuatro bisnietos.

publicidad

"Quiero que el legado de mi abuela es ser lo que ella representaba", dijo su nieta, Aja Risher. "Ella va a ser un catalizador de cambio para este país".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad