publicidad

Méxodo: Violencia, narcos y guerra contra los mexicanos que se vienen a Texas

Méxodo: Violencia, narcos y guerra contra los mexicanos que se vienen a Texas

Cuando Felipe Calderón asumió prometió que se convertiría en el presidente de los empleos en México, cinco años después el país está sumido en una guerra contra el narcotráfico que está ocasionando un nuevo fenómeno migratorio.

Por Antonio Guillén Tello

ACTUALIZACI"N -  El video de arriba es el más reciente de la serie "Méxodo, huyendo de la violencia", que cuenta con más de 13 historias que saldrán al aire una por una a partir del 9 de noviembre en los noticieros de Univision en Texas.

SAN ANTONIO, Texas - Cuando Felipe Calderón asumió prometió que se convertiría en el presidente de los empleos en México, cinco años después el país está sumido en una guerra contra el narcotráfico que está ocasionando un nuevo fenómeno migratorio en las principales ciudades de Texas.

Los nuevos inmigrantes mexicanos ya no vienen de los campos ni pueblos cuyos ingresos principales son las remesas que envían sus familiares en el exterior.

El nuevo éxodo mexicano cuenta con una nueva cara: la del empresario y egresado universitario que prefiere huir de la violencia en su país antes de ser secuestrado por los carteles del narcotráfico.

Son mexicanos cuyo poder económico podría ser la envidia del estadounidense común y que en San Antonio están comprando viviendas como si fueran autos.

Cerca de 50 mil casas del medio millón que hay en San Antonio han sido compradas recientemente por mexicanos, dijo el alcalde Julián Castro a The Washington Post. “Han sido parte del crecimiento de la ciudad", agregó el alcalde al periódico de la capital del país.

publicidad

El nuevo inmigrante prefiere administrar sus negocios en México desde Texas, o mudarlos completamente hacia Texas antes de convertirse en otro de los 50 mil muertos que ha reclamado la guerra contra el narcotráfico en los últimos cinco años.

La matanza de Casino Royale

Escuchar a miles de mexicanos entonando el himno nacional resulta una experiencia emotiva.

La estrofa, “Piensa, ¡oh patria querida! que el cielo, un soldado en cada hijo te dio”, se mete entre el alma y la piel, y los mexicanos se sienten más mexicanos que nunca.

Pero la voz unida de estos mexicanos que vi cuando viajé a Monterrey a cubrir la matanza de Casino Royale, estaba también unida por el dolor, la rabia y la frustración de ver cómo la violencia de los cárteles de la droga se come poco a poco esa patria que tanto quieren.

"Yo no quiero que mis hijos vivan en este México", me dijo una mujer casi con lágrimas en los ojos mientras acudía a la explanada de los Héroes, ubicada en el centro de Monterrey, para protestar contra la incapacidad percibida del gobierno para solucionar el grave problema que aqueja actualmente a México.

Esa tragedia cobró la vida de 52 personas que murieron calcinadas dentro del Casino Royale en Monterrey.

Liitle México y Sonterrey

Para muchos esta violencia sin sentido es lo que está obligando a miles de mexicanos a buscar refugio al otro lado de la frontera.

publicidad

Los que pueden, prefieren abandonar México buscando protección al norte de su país.

Por su cercanía, la mayoría de los nuevos mexicanos inmigrantes llega a San Antonio y otras ciudades de Texas con planes para quedarse.

En muchos casos, el nuevo inmigrante mexicano que está huyendo de la violencia llega a Texas con la doble ciudadanía o con visa de inversionistas, abren negocios y transforman vecindarios como en el caso de Houston, donde ya existe un "Little México".

En el barrio de Sonterra, al norte de San Antonio, es mejor conocido como “Sonterrey” por la enorme afluencia de personas de Monterrey que se han radicado ahí.

San Antonio no sólo es una ciudad ubicada aproximadamente a cinco horas de viaje en auto desde Monterrey, sino una comunidad donde seis de cada 10 habitantes son hispanos, según datos del último censo nacional.

Esto ayuda a que el nuevo inmigrante mexicano se adapte rápidamente a un sistema y cultura distintos, aunque no del todo desconocido ya que en su mayoría han visitado frecuentemente Estados Unidos en vacaciones, viajes de compras y de negocios.

San Antonio es la ciudad con mayor proporción de hispanos en todos los Estados Unidos, incluso más que Los Ángeles, Nueva York y Houston.

Añorando a México

Si alguien disfruta México con todos sus problemas son los mexicanos.

Es común escuchar, "si me la paso bien aquí, ¡está padre! Pero no es lo mismo, extraño México".

publicidad

Es tal vez parte de un sentimiento masoquista que reside dentro de todos los que estamos fuera del país que nos vio nacer y crecer, que nos hace buscar la comida más parecida a la que comíamos allá.

Las autoridades de Estados Unidos advierten que mientras México viva la situación de violencia extrema, seguirán llegando más mexicanos.

Irónicamente, la inmigración de mexicanos menos pudientes ha disminuido por la crisis económica de Estados Unidos.

Mientras tanto, habrá que acostumbrarse a ver en Estados Unidos celebraciones más emotivas del 16 de septiembre, día de la Independencia de México.

No es lo mismo estar aquí de vacaciones que obligados por las circunstancias. Los mexicanos en el exilio forzado cantarán con más ganas “El Rey" (de José Alfredo Jiménez) abrazados, tal vez llorando con un tequila en la mano, o un “México lindo y querido, si muero lejos de ti, que digan que estoy dormido y que me traigan aquí”.

(Antonio Guillén es reportero de Univision 41 en San Antonio, Texas)

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad