publicidad
El doloroso destino de Rosy Esparza

Mexicanos logran acuerdo con el parque 'Six Flags Over Texas' por muerte de familiar

Mexicanos logran acuerdo con el parque 'Six Flags Over Texas' por muerte de familiar

Rosa Esparza murió en julio del 2013, al caer de la montaña rusa del parque recreativo en Arlington.

El doloroso destino de Rosy Esparza
El doloroso destino de Rosy Esparza

No hay detalles del convenio

DALLAS - La familia de una inmigrante mexicana que murió en julio de 2013, al caer de la montaña rusa del parque recreativo “Six Flags Over Texas”, en Arlington, llegó a un acuerdo con dos empresas que demandó.

La familia mexicana acordó desistirse de las demandas que había interpuesto contra Six Flags Over Texas y la empresa Gerstlauer Amusement Rides, fabricante del juego.

En un comunicado conjunto, ambas compañías informaron que todas las partes habían llegado a un acuerdo en el incidente que provocó la muerte de Rosa Esparza el 19 de julio de 2013, pero no se dieron a conocer los detalles del convenio.

La familia de Esparza interpuso en septiembre de 2013 una demanda legal contra Six Flags Over Texas, exigiendo el pago de más de un millón de dólares como indemnización por la muerte de su pariente y otra similar en contra de Gerstlauer Amusement Rides.

publicidad

La demanda contra Six Flags estaba programada para ser decidida en juicio en enero próximo en una corte estatal de Fort Worth, Texas.

“Nuestras más profundas condolencias, pensamientos y oraciones van a estar siempre con la familia Esparza”, dijo en el comunicado Steve Martindale, presidente de Six Flags.

“Estamos agradecidos de que todas las partes pudieran llegar a un arreglo”, indicó.

Esparza, de 52 años, falleció después de salir disparada de su asiento en la montaña rusa y caer desde más de 30 metros de altura.

La familia argumentó en las demandas que Six Flags y el fabricante de la montaña rusa deberían haber sido consciente de ese peligro, en las montañas rusas que no tienen cinturones de seguridad o arneses.

El juego conocido como “The Texas Giant” solo contaba en el momento del incidente con una barra de seguridad, para proteger a quienes montaban en sus vagones.

Tras el incidente, la montaña rusa fue cerrada por cerca de dos meses para realizar modificaciones a la misma para incrementar la seguridad de quienes suben a ese juego.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad