publicidad
Robert Rodríguez ha dirigido "Desperado", "Sin City", "Spy Kids" y la más reciente "Shorts".

Robert Rodríguez, cineasta fronterizo

Robert Rodríguez, cineasta fronterizo

Robert Rodríguez uno de los mejores cineastas habla con orgullo de sus raíces latinas: "es como tener dos almas".

Robert Rodríguez ha dirigido "Desperado", "Sin City", "Spy Kids" y la má...
Robert Rodríguez ha dirigido "Desperado", "Sin City", "Spy Kids" y la más reciente "Shorts".

¿Te sientes mexicano de corazón?¿Mexicano como opuesto a americano? Yo crecí como mexicoamericano, que de alguna manera te hace pertenecer a ninguna de las dos partes, de una buena manera. En Estados Unidos me dicen "director mexicano" y en México me dicen "pocho" (risas). Yo nací acá y la mayoría de mis películas ocurren en la frontera; así tengo un pie en cada lado. Puedo hacer una película muy americana o muy latina, tengo lo mejor de dos mundos, casi dos almas. Tener esta herencia mixta es grandioso, porque puedo hacer cualquier cosa. Me da mucha más libertad, me gusta.¿Cómo compatibilizas tu independencia como cineasta con tu trabajo en Hollywood?Es fácil para los dos. Ellos han venido a mi estudio a pedirme que haga una película, para que la mantenga lejos de ellos, porque son demasiado controladores. "Nos salen muy caras y nos gusta como las haces aquí", dicen, así que la utilidad es mayor. Les gusta que el presupuesto no suba de manera exorbitante. Al contrario, están contentos porque acá el presupuesto siempre baja.¿Cuáles son tus expectativas como padre, aparte de como cineasta?Para mí es trabajo. Cuando tengo que hablarles de sexo, por ejemplo, es mi trabajo como padre. Ellos saben que su trabajo es ir a la escuela, aprender, portarse bien. El resto del tiempo es diversión. Así que mis expectativas son que sean buenos ciudadanos. Me gustaría que fueran embajadores en Australia durante un mes, solos o con otros chicos. De lo que se trata es de prepararlos para que crezcan y ese es mi trabajo como padre, ellos lo saben. Lo hacemos de una manera que nos respetamos y entendemos mutuamente. Realmente son buenos en la escuela, les va bien, están muy motivados. Y salen con ideas como la que originó esta película, Shorts. Me da la misma satisfacción que sea un dibujo o una película.¿Alguna vez tu gente del estudio te dice "no podemos hacer esto"?No creo que lo hayan dicho nunca de esa manera. Tal vez algo así como "no podemos hacerlo con este dinero", y yo haya cambiado la idea. Pero así y todo, algo se les ocurre. Son tan buenos en lo que hacen, que una vez olvidé decirles que tenían que construir un dispositivo para que los chicos en Spy Kids se metieran en un videojuego y sólo se los dije una hora antes, sabiendo que algo inventarían y así fue, perfecto. Si les hubiera dado mucho tiempo, no habría sido tan bueno. Cuando no hay mucho tiempo ni dinero, salen las cosas más simples, que pueden ser las mejores. La creatividad vence a las limitaciones y en una película lo mejor que puedes hacer es desafiar tu creatividad. Por eso hice Shorts, por la idea de tener una piedra a la cual pedirle cualquier deseo, desde tener un teléfono en la cabeza hasta poder pedir un millón de deseos más, y tienes que figurarte todos los deseos entre esos dos. Es un desafío, a partir de sólo una roca. Hay tantas ideas, que no pudimos ponerlas todas en la película.

Tus hijos hablan español. ¿Es algo que ellos eligieron o tú?En

publicidad

la casa, Elizabeth siempre les ha hablado en español y yo en inglés.

Sabíamos que el inglés lo aprenderían en la escuela. Yo nunca hablé

mucho español, porque en mi casa era como el lenguaje secreto de mis

padres. Raúl Juliá dijo una vez que hablar dos idiomas es tener dos

almas y eso es fabuloso. No siempre se puede traducir todo, pero sí

queremos que tengan dos almas.¿Te gustaría hacer más películas en español?Sí,

bueno Once Upon a Time in Mexico es la mitad en español, con subtítulos

a cada rato, que casi califica como una película en español. Creo que

me salió bien hacerla así.¿Qué opinas de las películas basadas

en libros o temas en español pero hechas en inglés, como El amor en los

tiempos del cólera, Frida o The Lost City? ¿No habría sido mejor

hacerlas en español?Tengo sentimientos encontrados al respecto. He

pensado hacer películas en ambos idiomas, pero ha resultado ser más

problemático, porque no todos hablan los dos y uno quiere la misma

calidad de producción. Parece muy simple hacer una toma en español

publicidad

cuando se hace la toma en inglés, pero no es tan fácil, porque uno

quiere la mejor interpretación y a veces se requieren muchas tomas y el

tiempo del rodaje se duplica. Yo quería hacer eso en Desperado, porque

todos hablan español, pero si se hacían cinco o seis tomas para lograr

una buena en inglés, para el español íbamos a hacer una sola y no iba a

quedar bien.¿Hay alguna tradición que te inculcaron tus padres o abuelos y todavía conserves?Una

de las razones por las que estoy siempre ocupado y nunca me espantan

los desafíos es un dicho de mi madre. Si le das algo a alguien que no

está haciendo nada, no lo va a hacer. Mi padre también es así, de

manera que es una tradición familiar.Este sueño hecho realidad que es tu estudio, ¿crees que habría sido posible si hubieras nacido o vivido en México?Sí,

porque hice El Mariachi en mi apartamento y en español. Hice la

película con mi amigo Carlos Acuña, el actor, que vive al otro lado de

la frontera. Si él hubiera dirigido la película, habría ocurrido lo

mismo.¿Qué opinas de las películas mexicanas de los últimos años?Muchas

buenas películas y buenos directores. En Hollywood hay un gran respeto

publicidad

por los cineastas mexicanos. Son buenos tipos, con buena vibra. Cuarón,

Iñárritu, Del Toro... siento un gran respeto por ellos, son fantásticos

y dejaron una excelente impresión.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad