publicidad

La Gran Plaza de Fort Worth, el primer centro comercial hispano en Texas

La Gran Plaza de Fort Worth, el primer centro comercial hispano en Texas

Miles de hispanos acuden cada fin de semana a lLa Gran Plaza, que se ha convertido en el imán del comercio, la diversión y el turismo.

La Gran Plaza de Fort Worth, el primer centro comercial hispano en Texas...

Un "mall" hispano

FORT WORTH.- Miles de hispanos acuden cada fin de semana a la Gran Plaza, un centro comercial que se ha convertido en el imán del comercio, la diversión y el turismo en el norte de Texas, una combinación que le da la espalda a la crisis económica que experimenta el país.

Ubicada en la zona sur de Fort Worth, donde el 70 por ciento es de origen hispano, la Gran Plaza alberga además de tiendas, un supermercado latino, salas de cine con películas en español o con subtítulos en ese idioma.

También tiene una arena para conciertos y un Lienzo Charro, una especie de rodeo al estilo mexicano con capacidad para 5 mil personas.

Pero quizás la atracción más particular es una réplica del Zócalo de la Ciudad de México que juega con la nostalgia y seduce a muchos que llegan de ciudades y pueblos alejados como Martina Carrasco, originaria de Zacatecas (México) y residente de Waco (Texas).

publicidad

"Cada domingo después de misa 'me escapo' con mi esposo y mis hijos. Aquí encontramos de todo, desde comida típica hasta un par de botas a nuestro estilo ranchero", comentó Carrasco a Efe, quien trabaja en una fábrica de textiles.

Negocio creciente

El recinto donde está la Gran Plaza era conocido anteriormente como Seminary South y luego como Fort Worth Town Center. En abril del 2004, una empresa con sede en California compró el lugar a un valor mayor de los 40 millones de dólares.

"Cuando nos hicimos cargo, sólo el 30 por ciento de los locales estaba ocupado. Luego de año y medio, el 65 por ciento estaba arrendado. Ahora, cuatro años más tarde, tenemos casi el 90 por ciento de los locales en funcionamiento", explicó a EFE Juan Legaspi, empresario mexicano propietario de la Gran Plaza.

Legaspi acordó con el Ayuntamiento de Fort Worth operar como un negocio de procedencia hispana por lo que tiene que realizar un mínimo de cuatro eventos culturales cada año en coordinación con la Asociación de Artes Latinas de esta ciudad.

Además, trabaja en conjunto con la Cámara de Comercio Hispana de Fort Worth para identificar posibles inquilinos, además de generar puestos de trabajos cuyo personal pertenezca a la escala social más baja.

"Hasta ahora, todo va viento en popa", aseguró el empresario.

Todos los fines de semana se presentan varias agrupaciones artísticas para el deleite de todos como el Mariachi Mexicanisimo, la cantante Carolina Imperial y otras agrupaciones.

publicidad

Miles llegan cada semana

La Gran Plaza atrae a seis mil personas cada domingo gracias a la variedad de artículos hispanos que allí se venden y en particular por la música y la diversión que ofrecen a su clientela.

"Es el único lugar de compras en la zona que ofrece música en vivo y a la gente eso le llama mucho la atención, por eso vienen de todas partes", aseguró Eduardo Pérez, de 39 años, integrante de un grupo de Mariachi.

Para Alma Rosa González, animadora y promotora de espectáculos en La Gran Plaza desde hace más de dos años, el secreto del éxito radica en el entretenimiento que le ha dado notoriedad a este lugar.

"Hasta fuimos escogidos por un canal de televisión para ser el enlace en uno de sus programas que se transmitía en vivo desde Puerto Rico. Fuimos la 'pachanga oficial' ", dice González con orgullo.

González se refiere a Objetivo Fama, un concurso transmitido por la cadena Telefutura y que lanza cantantes hacia el estrellato a través del voto del público. En este caso, fue Cristina Eustace de Dallas quien ganó el concurso.

Entre los comercios resalta una cafetería con internet y cámaras para que los clientes puedan conectarse y ver a sus familiares en sus lugares de origen.

Jorge González, de 20 años, tiene un puesto ambulante y vende "maíz con chile" y "raspados".

publicidad

"No me ha ido nada mal, al contrario. Los sábados vendo casi 500 y los domingos más de 800 dólares", confiesa Jorge González.

Otros como Otoniel Pérez, de 27 años y natural de Michoacán, buscan en la Gran Plaza comprar todo lo necesario para uno de los días mas importantes de su vida: su boda.

"Soy ranchero y quiero tener una boda como se estila en mi pueblo. No hay otro lugar más preciso para escoger mi traje de Mariachi y el resto de mi ropa que aquí", sostiene Pérez, quien vive en Grand Praire, a 40 millas de la Gran Plaza.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad