publicidad

La capitana de baile: Gabriela

La capitana de baile: Gabriela

Una mochila lleno de sueños llevaron a Gabriela García a descubrir la comedia musical. Ella es capitana de baile de Chicago.

La capitana de baile: Gabriela 02f8262fddf840219e194cc1faf85fb6.jpg

Desde el “Viejo Continente”

NUEVA YORK – Gabriela García le ha bailado a la vida. Desde los cinco años lo hizo sobre unas zapatillas de ballet clásico, las mismas que la llevaron a empacar una mochila llena de sueños para ir a Europa en búsqueda de nuevas oportunidades. Guiada por esa ilusión conoció la comedia musical, la cual años más tarde la traería a Nueva York donde ahora es la capitana de danza de la obra Chicago.

Esa mochila ya cuenta con un montón de recuerdos de sus recorridos por el “Viejo Continente”, donde el “ir con la corriente” le hizo descubrir un universo nuevo entre la actuación, el baile y la comedia, un espacio que sería el inicio para un sinfín de posibilidades en su carrera.

publicidad

Desde la infancia, la artista mexicana no pensaba en otra cosa que no fuera la danza y aunque al momento de decidir si continuar una carrera universitaria o volverse una bailarina profesional, prefirió seguir su instinto y tras el ballet se mudó a San Francisco con una beca para el Pacific North West Ballet donde también fue parte de la compañía.

Pero como todo inmigrante, las pocas posibilidades de conseguir una visa de trabajo la llevaron a explorar otras alternativas. Por sugerencia de los directores de la compañía empacó sus maletas rumbo a Europa.

Su destino en el ""Viejo Continente"" fue Viena donde llegaría a la casa de una tía, su epicentro para ir tras los pasos del ballet clásico; y justamente en medio de su ambiente preferido conoció otros bailarines involucrados en la comedia musical, un mundo que se abría ante sus ojos con la novedad de lo inexplorado.

Una compañera la presentó con una capitana de baile que hacía el montaje coreográfico de West Side Story en Alemania, "y después de audicionar "me tomó como su asistente y capitana de baile para la obra".

Recorrido en Europa

El 1992 comenzaba otro recorrido para Gabriela nacida en La Paz, Baja California, México, quien alternaba sus estudios secundarios con sus clases de danza al mudarse por tres años a Los Ángeles, y en Europa daba sus pasos como profesional.

publicidad

Gaby, Gabrielus, entre otras tantas formas que tiene de llamarle su madre, recorrió varios escenarios en Alemania sin que el idioma fuera un impedimento.

"Cuando aprendí inglés tenía nueve años, pero con el alemán no fue fácil", recuerda la artista quien por respeto a la compañía y al país en el que vivía tomó cursos intensivos y en sus compañeros encontró los mejores tutores.

En los nueve meses posteriores su alma estuvo colocada en la obra. "Sin embargo el gusanito del ballet clásico estaba ahí y por eso aproveché una oportunidad para audicionar en la Companía Contemporánea de Opera de Colonia".

Una experiencia que le encantó por la madurez y la expresión de los bailarines. Luego vendría la obra José el soñador, que le sirvió para escribir los testamentos de su "biblia" como capitana de danza.

"Imáginate, eran 11 personajes de hombres, 11 de mujeres, y como me dieron la posición de swing [comodín] tenía que aprenderme todos los papeles".

¿A dónde te lleva el destino?

Gabriela siempre ha tenido presente que nunca sabe a dónde la lleva el destino. Durante su estadía en Colonia se abrieron las audiciones para el musical Chicago, la cual se convertiría después de una selección definitiva en Viena, en su última obra en Europa.

publicidad

La responsabilidad, la paciencia, el don de gente y la mente para poder absorber muchísima coreografía, le confirmaron a Gabriela que era apta para ser una capitana de danza, una experiencia acumulada con sus años de trabajo en Europa, con la cual llegó a Nueva York, más por el amor que por el trabajo.

Su ex esposo la trajo a la Gran Manzana y como cualquier artista buscó sus oportunidades en decenas de audiciones.

"También tienes que tener experiencia para audicionar y cuando no te aceptan, no hay que tomarlo como algo personal, quizás no tenías los requerimientos para el personaje que están buscando".

"Lo digo porque he estado de los dos lados, audicionando y seleccionando. Lo más importante es sentir que eres tú cuando estás ahí y saber que diste lo mejor".

Chicago, la familia

En Nueva York se comunicó con la "familia" que conoció en Europa "Chicago" y resultó una oportunidad para ser capitana de baile en la compañía de Las Vegas, y luego en México para ser parte del elenco que hizo la obra en español, donde conoció a Bianca Marroquín, quien interpretó el papel de Roxie Hart.

Después volvió por un mes para ser parte del equipo que montó la obra en Alemania, pero su corazón ya estaba anclado a Nueva York, a sus paseos por Bryant Park o cualquier parque con una fuente, a los restaurantes en el Meat Pack Street, o las boutiques en Soho y a la ciudad que le ofrecía todo en un mismo lugar.

publicidad

Un día Gabriela fue llamada para un reemplazo en la compañía de Nueva York, luego para otro, y después para estar como swing, y después como capitana de baile.

Siete años en Nueva York han llenado su mochila de nuevas experiencias, conocimientos, géneros musicales, disciplinas como el yoga y la incursión en televisión y la industria de los " voice over", haciendo comerciales para el mercado hispano.

Gabriela sigue soñando. Su tiempo en el teatro lo alterna con clases, ya sea como alumna o como maestra de baile y al lado de otros colegas lleva lo aprendido a la comunidad, a aquelllos jóvenes "de 15 y 16 años dispuestos a absorber todo el conocimiento que les das".

Con R.evolución Latina promueve las artes escénicas a los más jóvenes, y perpetúa la gran satisfacción de trabajar en aquello que te apasiona.

"Y como latina es un gran orgullo para mí estar llevando mi cultura en una obra, y promover oportunidades que nos permitan desarrollar nuestros propios musicales que pueden tener el mismo nivel que los conocemos en Broadway. Sólo hace falta apoyo".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad