publicidad

El mapa del cerebro incluirá la perspectiva de los hispanos

El mapa del cerebro incluirá la perspectiva de los hispanos

Un proyecto para desarrollar un mapa del cerebro del gobierno de Obama incluye a la comunidad hispana.

El proyecto para desarrollar un mapa del cerebro que ha emprendido el Gobierno del presidente Barack Obama deberá incluir investigación sobre la comunidad hispana, aseguró a Efe una de las investigadoras que trabajan en la iniciativa, la doctora Angela Laird, de Florida.

Laird colabora desde hace unos meses con la iniciativa anunciada el año pasado por Obama para elaborar un mapa completo del cerebro humano, y que pretende servir de base para ayudar a curar enfermedades como el Alzheimer o la epilepsia.

"Para alguien como yo, que he dedicado toda mi vida profesional a investigar cómo funciona el cerebro humano, es muy gratificante saber que el presidente Obama ha decidido invertir en algo tan masivo. Me parece algo histórico", aseguró Laird en una entrevista telefónica.

La investigadora trabaja en la Universidad Internacional de Florida (FIU) y centra su investigación en el desarrollo cognitivo de los hispanos, una experiencia que la lleva a afirmar que el eventual mapa del cerebro deberá tener una perspectiva hispana, al menos a la hora de explicar "cómo la cultura influye en el cerebro".

"(El mapa del cerebro) va a tener que tener una perspectiva hispana, dados los cambios demográficos en EE.UU.", afirmó Laird.

"Me parecería impracticable que la gente que tome las decisiones ignore a la población hispana. Va a ser muy importante asegurar que todo el mundo tiene una voz, que todos los intereses se ven representados", añadió.

publicidad

El cerebro humano, compuesto por unos 100.000 millones de neuronas que responden a estímulos eléctricos y por áreas de actividad consciente e inconsciente, tiene un sistema de complejidad tal que los científicos no han podido registrar más que la actividad de unas pocas neuronas a la vez.

Laird considera que la meta inicial que planteó Obama, de completar el mapa para 2023, no podrá mantenerse, dado que los Institutos Nacionales de Salud (NIH) ya han comenzado a elaborar planes para actividades que "se extenderán al menos hasta 2025".

La investigadora ve como todo un "desafío" completar la tarea en ese plazo, pero es optimista, incluso a pesar de que un proyecto europeo que también busca hacer un mapa del cerebro "tiene más fondos y está más avanzado".

"Pero los científicos estadounidenses solemos asumir los retos, así que en este caso enfrentaremos el desafío sin reparos", sostuvo.

La investigación de Laird se centra, en primer lugar, en "estudiar los mecanismos neurológicos que regulan cómo aprenden los estudiantes hispanos", con el objetivo de determinar qué es necesario estimular para lograr que más latinos entren en carreras relacionadas con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés).

"En Estados Unidos necesitamos aumentar nuestra fuerza laboral en las áreas de STEM. Y para eso tenemos que entender qué pedagogías tienen éxito, por qué y en qué sentido; y entender cómo el cerebro procesa ese tipo de aprendizaje", explicó.

publicidad

En segundo lugar, Laird estudia "cómo la cultura influye en el cerebro", en particular "cómo los fuertes lazos emocionales en las familias latinas se relacionan con las decisiones cognitivas que toman a diario".

"En la cultura hispana, las familias tienen un papel muy importante en cómo se toman las decisiones. Estudiar ese grupo de población nos ofrece la oportunidad de entender un poco más sobre la relación entre la familia y las decisiones personales", afirmó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad