publicidad

Dia de la Hispanidad 2007

Dia de la Hispanidad 2007

Sea a Europa, recorriendo México o incluso viajando en el tiempo. ¡Deja que las telenovelas te lleven a vivir tu Hispanidad!

Dia de la Hispanidad 2007 b2a53cebdec247c38c5fec8d87fbcbc0.jpg

El llamado de la gran ciudad

En este Mes de la Hispanidad cada uno mira, evoca y añora su terruño como el más lindo del continente. La telenovela y sus heroínas nos acercan a la tierra lejana, recrean lo conocido  y nos permiten conocer America Latina y el mundo, gratis y sin pasajes ni equipaje. La telenovela moderna aprovecha el motivo del viaje para permitir a la audiencia hacer turismo desde su sillón. Bajo la guía de sus heroínas viajeras vamos a Europa, recorremos América Latina y hasta transitamos por el tiempo y la historia americana.

La protagonista de telenovela, como el héroe de leyenda, está siempre embarcada en una búsqueda heroica. La Gaviota, de Destilando Amor, recorre México y Europa en busca y huyendo del amor. En Trópico , y en pos de un concurso de belleza, Scarlett Ortiz nos muestra las bellezas de la República Dominicana. Aparte de la búsqueda heroica, existen razones históricas para explicar el caso de la heroína viajera. En nuestros países latinoamericanos las fuentes de trabajo están localizadas en las grandes ciudades principalmente las capitales. Por lo tanto hay una inmigración constante del campo o ciudades de gente de ambos sexos que busca mejores oportunidades.

publicidad

En la telenovela la heroína campesina que viaja a la ciudad es ya un arquetipo. Simplemente María, Luz María, Verónica Castro en Los Ricos También Lloran, la indiecita huichol María Isabel y Lucero, en Lazos de Amor y Los Parientes Pobres, son ejemplos de esa búsqueda por una vida mejor que ingenuamente se cree existe en la mítica "ciudad grande".

A veces la búsqueda es más compleja ya que la heroína viaja desde otro país para comenzar una nueva vida en otro continente. Ese fue el caso de Muchacha Italiana Viene a Casarse o de Victoria, su refrito, donde las Hermanas Ruffo dejaban Allentown, PA, para conocer el México de sus padres.  Las telenovelas también muestran a las heroínas emprendiendo ese viaje que miles de mujeres emprenden diariamente en nuestro continente, el que las lleva a cruzar "p'al otro lado" en busca del "Sueño Americano". Alpha Costa en Morelia, Angélica Vale en Amigas y Rivales y Camila Sodi en Inocente de Ti vivieron ese viaje siniestro que las llevó a  la Unión Americana.

Motivos más amables permiten que las "viajeras" visiten lugares atractivos y pintorescos llevándonos con ellas. En El Privilegio de Amar, el casting nos permitió conocer Praga. En Mundo De Fieras, Sara Maldonado y Sebastián Rulli se conocían en la romántica Venecia y La Fea Mas Bella y su Don Fernando fueron al Mundial en Alemania. Gaviota , de Destilando Amor , en su peregrinación por encontrar al padre de su hijo, nos trasladó a París y a Londres. En Piel de Otoño, acompañamos a Laura Flores en su búsqueda por una nieta perdida en la Madre Patria.

publicidad

México lindo y querido

Donde más hemos viajado desde nuestro sillón ha sido a México, gracias a las heroínas de las telenovelas de Televisa. Descubrimos la ruta de los traileros desde California a Tijuana con  Dos Mujeres, Un Camino; vivimos un Huracán en Guaymas, Sonora gracias a Angélica Rivera y el desaparecido Eduardo Palomo. Asistimos a la boda de La Fea Más Bella en la catedral de Monterrey y recorrimos Tampico junto a Thalía en Luz y Sombra. También tuvimos el honor de acompañar a Laura Flores en la primera telenovela filmada en Coahuila, Fue en 1999 y se llamó Siempre Te Amaré

Incluso para quienes nunca han visto Veracruz, esa provincia mexicana es terreno conocido. El telenovelero ha cosechado caña junto a Daniela Castro en Cañaveral De Pasiones, recorrido el viejo puerto de la mano de  Aracely Arámbula, en Las Vías Del Amor, e internado en la sierra veracruzana en compañía de  Ludwika Paleta en Duelo De Pasiones .

Las junglas del sur de México también nos han enseñado sus secretos. Fuimos a Tabasco junto a Victoria Ruffo en Abrázame Muy Fuerte, pero descubrimos los misterios ancestrales del chocolate tabasqueño en Heridas De Amor,  gracias a Miranda San Llorente (Jacqueline Bracamontes). Aunque formamos parte del séquito de Rubí en su luna de miel en Cancún, fue La Potra Zaina en su Apuesta Por Un Amor quien nos mostró que Yucatán es más que playas.

publicidad

A Acapulco lo conocemos ya de memoria gracias a Código Postal. María Isabel nos reveló los secretos de la etnia huichol en su habitat de Tepic, y en Contra Viento y Marea supimos al lado de Marlene Favela lo bello y peligroso que es el puerto de Manzanillo. La tierra del tequila no tiene secretos para nosotros. Comenzamos a visitarla gracias a Kate del Castillo y Guy Ecker en La Mentira. Hoy, La Gaviota, de Destilando Amor, nos ha revelado todos los secretos de Jalisco y principalmente Tequila.

Pero quien ha sido una verdadera guía de turismo telenovelero es Yadira Carrillo, ya que las huidas de sus protagonistas, sirven para mostrar diferentes parajes de la Republica Mexicana. En Amarte Es Mi Pecado, Leonora se movía constantemente entre Michoacán y el D.F. En Barreras De Amor, su personaje de María Teresa abandonaba su Aguascalientes nativa, para buscar fortuna en el D.F. María Teresa iba a Canadá a visitar a su hija adoptiva en un internado; a Oaxaca a visitar a su hija perdida en un convento y de regreso a su mundo hidrotibio a limpiar su nombre.

En La Otra, Carlota niña iba al entierro de su padre en Guadalajara; luego la veíamos jovencita en Querétaro, ya de solterona rumiaba sus amarguras en Jalapa. Su noviazgo con el falso Adrián (Sergio Sendel) la llevaba a México, a ser abandonada ante un altar y luego al manicomio. Un crucero por Centro América la reunía con su amor del pasado. Finalmente, y tras fingir por segunda vez su muerte, partía a una hacienda en Morelos, a usurpar el lugar de su rival Cordelia Portugal y vivir por fin su sueño de amor.

publicidad

Viajando por la historia americana

Inclusive, las telenovelas son máquinas del tiempo que nos llevan de viaje por otras eras y nos permite hacer turismo por toda América Latina a la vez que aprendemos historia. Hasta hubo una telenovela infantil con el tema de la máquina del tiempo. Antes de que Belinda fuese una famosa cantante y Christopher Uckermann rompiera corazones como el Rebelde Diego, ambos vivieron las Aventuras En El Tiempo.

Las telenovelas brasileñas de Ruy Barbosa,   Os Imigrantes, Terra Nostra y Terra Esperanza nos hacían ver el Brasil de la primera mitad del Siglo XX, a través de los ojos de emigrantes italianos. En la telenovela chilena Pampa Ilusión, utilizaban el viaje de la heroína para recrear las salitreras de antaño, incluso utilizando el pueblo-museo de Humberstone. En las telenovelas peruanas Luz María e Isabella, las heroínas abandonaban la sierra peruana para llegar a una Lima de tiempos antiguos.

En La Comadre, que Univision presentara los domingos de 1983, el gran José Ignacio Cabrujas utilizaba los viajes de la heroína para recrear eras de dictadura en Venezuela. Aurora (Doris Wells) abandonaba su natal pueblo andino de Mérida para vivir el auge del petróleo en Maracaibo junto a su primer marido, del cual huía a una Caracas plagada de conflictos políticos. Recientemente, por Telefutura, en la telenovela Amantes,  vivimos las desventuras de Chantal Baudeaux en los llanos y las prisiones del litoral venezolano durante la segunda década del Siglo XX.

publicidad

El desaparecido Ernesto Alonso, entre sus muchos legados a la telenovela, aportó una nueva visión histórica del pasado mexicano. Como era muy puntilloso en lo que se refiere al detalles realistas,  fue un pionero en filmar en locación. Así galopamos con Pancho Villa en La Tormenta y vivimos la masacre de los Indios Yaquis en La Constitución. Crecimos con Don Porfirio en la Oaxaca de a mediados del siglo XIX, en El Vuelo del Águila,  y recorrimos El Bajío durante la Rebelión Cristera con Senda de Gloria

Christian Bach nos mostró el esplendor de la Puebla de la Belle Epoque en Bodas de Odio y con Leticia Calderón recorrimos un Michoacán Colonial en vísperas de la Insurgencia, en La Antorcha Encendida. Siempre bajo la guía del Señor Telenovela, Leticia nos mostró el Campeche pre-Revolución en Yo Compro Esa Mujer. Otros productores de telenovelas también han utilizado este recurso de hacer turismo en el pasado. Lucy Orozco nos hizo experimentar el racismo en la California del Far West donde vivió y sufrió Ramona (Kate del Castillo).

 Juan Osorio nos hizo ver lo increíble, ¡Daniela Romo con el cabello corto paseando por una Mérida de la Era del Jazz en Si Dios Me Quita La Vida! Y nos sobrecogimos al ver a Lucero en las mazmorras de la Inquisición en Alborada. Esta fue  una producción de Carla Estrada,  maestra de los viajes de época sea el México Colonial en Alborada, un país indefinido a mediados del siglo XIX en Amor Real y ya pronto nos llevará al Caribe de los piratas junto con su Pasión. La telenovela entretiene, enseña y hasta nos permite trasladarnos a espacios mágicos sin gastar un peso.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad