publicidad

Un millón de beneficiados

Un millón de beneficiados

El gobierno anunció un acuerdo con los bancos para ayudar a un millón de personas con problemas hipotecarios.

Rescate de un millón de deudores

WASHINGTON - Un programa para deudores hipotecarios ofrecido por el gobierno estadounidense y las mayores firmas financieras podría ayudar a más de un millón de propietarios a evitar el foreclosure en los próximos dos años, anunció la Casa Blanca este jueves.

El plan fue formalmente anunciado por el presidente George W. Bush incluirá refinanciaciones o congelamiento de tasas de interés o de las cuotas de los tomadores de préstamos hipotecarios de riesgo ( subprime), otorgados a deudores con débil capacidad de pago.

"Este plan traerá más alivio, a más propietarios, más rápido", dijo el presidente Bush en su alocución y agregó que si bien no es la solución perfecta, muchos propietarios merecen la ayuda del gobierno y el sector privado para mantener vivo el 'sueño americano'.

El plan, acordado por el Departamento del Tesoro con los mayores bancos e inversores, puede ayudar a propietarios en dificultades a refinanciar sus préstamos a tasa variable, para evitar el incremento de sus cuotas o a congelar las actuales tasas de interés por cinco años.

Sin embargo, "no todos se beneficiarán de la congelación de tasas de interés -dijo Bush- otros se beneficiarán con la refinanciación o la transferencia de sus préstamos a préstamos garantizados por la FHA".

publicidad

Bush recomendó a los propietarios que se aseguren de recibir información sobre los préstamos de manera clara y precisa. "Aquellos que se encuentren en problemas con su hipoteca pueden llamar al 1-800-995-HOPE", dijo el mandatario.

La Alianza HOPE se formó con la participación del gobierno y el sector empresario que aceptó el desafío de diseñar un plan de rescate para propietarios con dificultades para afrontar los pagos de sus hipotecas.

Asesores del congreso indicaron ayer a la agencia Associated Press que la moratoria de cinco años representa un acuerdo entre los deseos de los reguladores bancarios para instalar un marco de más tiempo, de hasta siete años, y el sector de las hipotecas, que argumentaban que esta moratoria sólo debería durar uno o dos años.

El presidente George W. Bush aseguró que la economía ha demostrado ser lo suficientemente fuerte y flexible como para afrontar esta tormenta. Luego detalló las iniciativas del gobierno para responder a la crisis pero que no han encontrado apoyo de los senadores.

El gobierno promovió la modernización de la FHA (Federal Housing Administration), propuso la modificación del código de impuestos, el destino de fondos para sostener una asesoría de asuntos hipotecarios y la reforma de las regulaciones a las prestadoras de hipotecas Freddie Mac y Fannie Mae.

"Pero, el Senado no ha actuado", dijo el presidente.

publicidad

Algunos requisitos que se pedirán

El plan de congelación de tasas, anunciado por Bush, aplicará a los clientes que tienen préstamos desde el comienzo del 2005 hasta el 30 de julio del presente año, con tasas que deberán aumentar entre el 1 de enero del 2008 y el 31 de julio del 2010.

Otros requisitos son:

  • Tener actualmente un trabajo

  • Tener capacidad de pago

  • La casa debe ser la vivienda primaria del prestatario.

  • Tener un buen historial de pago

El Departamento del Tesoro también anunció que habrá una conferencia técnica para explicar más detalladamente la propuesta.

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, quien encabezó los esfuerzos para elaborar un plan, enfatizó el lunes que el programa sólo estaría disponible para las casas ocupadas por los propietarios, para garantizar que no beneficie a los especuladores de bienes raíces.

El plan surgió de las conversaciones que sostuvieron Paulson, otros reguladores bancarios y los bancos, así como los inversionistas en empresas hipotecarias y grupos de consumidores, que buscan frenar una gran cantidad de suspensiones de pagos.

Estas suspensiones se calculan hasta en unos dos millones de hipotecas, que se vieron afectadas porque tenían bajas tasas de interés introductorias y que repentinamente subieron.

En muchos casos, las tasas más altas elevaron los pagos mensuales hasta en un 30 por ciento, lo que hizo muy difícil que mucha gente pudiera cumplir con esas obligaciones y se mantuviera al corriente en los pagos de sus préstamos.

publicidad

El plan fue diseñado para los dueños de casas que han pagado a tiempo con tasas de introducción más bajas, pero que no pueden pagar una tasa de interés más alta, según informó Associated Press.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad