publicidad
.

El precio de las casas cayó 17.7% en un año, en todo el país, según Stan...

El precio de las casas cayó 17.7% en un año, en todo el país, según Standard & Poor's.

El precio de las casas cayó 17.7% en un año, en todo el país, según Standard & Poor's.

El precio de las casas en mayores ciudades de Estados Unidos bajó 17.7% comparado con agosto de 2007, según Standard & Poor's

New York, menos afectada

Nueva York - El precio de la vivienda en las diez mayores ciudades de Estados Unidos bajó 1.1% en agosto con respecto a julio. Pero, si se compara con agosto de 2007, la baja fue de 17.7%, lo que supone un nuevo récord de caída anual, según el índice Case-Shiller difundido hoy por Standard & Poor's.Cuando los datos afectan a las veinte principales ciudades del país, las viviendas también se abarataron el 1% en agosto con respecto al mes anterior y 16.6% si se compara con agosto del año pasado, lo que también marca un nuevo récord para este índice.

El presidente del comité de índices de Standard & Poor's, David Blitzer, señaló a través de un comunicado de prensa que "la bajada del precio de la vivienda continúa" en Estados Unidos y destacó que, "por quinto mes consecutivo, todas las regiones (analizadas) sufrieron caídas anuales".

Phoenix (Arizona) y Las Vegas (Nevada) son las dos ciudades estadounidenses más afectadas por la caída de precios de la vivienda con un descenso anual del 30.7% y 30.6%, respectivamente, seguidas de Miami (Florida), con una baja anual del 28.1%.

El mercado californiano, uno de los protagonistas del boom inmobiliario en Estados Unidos, también está sufriendo: San Francisco (-27.3%), Los Ángeles (-26.7%), San Diego (-25.8%).

La ciudad de Nueva York se ha visto, de momento, menos afectada por el descenso del precio de la vivienda que otras grandes ciudades estadounidenses, con una baja anual del 6.9%, mientras que en Washington la caída fue del 15.4%.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad