publicidad
.

La ballena franca regresa al sur para reproducirse logo-noticias.6bcb521...

La ballena franca regresa al sur para reproducirse

La ballena franca regresa al sur para reproducirse

Cada año, la ballena franca regresa a las costas argentinas más australes buscando un lugar tranquilo para reproducirse.

La ballena franca regresa al sur para reproducirse 51051f69ed754fcb8bcb3...

En peligro de extinción

Los vecinos de la argentina Puerto Madryn (Argentina) no salen de su asombro. Delante de sus ojos se paseó hace unos días una gigantesca ballena franca austral. Estas costas argentinas, entre mayo y diciembre, se convierten en el hogar de más de un millar de ballenas en busca de sus aguas tranquilas para reproducirse.

Ubicada a 1.375 kilómetros al sur de Buenos Aires, Puerto Madryn, en la provincia de Chubut, en la Patagonia argentina, es, desde hace siglos, cobijo para la ballena franca.

Fundada en 1865 por una colonia de galeses, Puerto Madryn creció al abrigo de la línea de ferrocarril, pero la caída de la actividad llegó a poner en peligro su existencia hasta que, en la década de 1970, la creación de una planta productora de aluminio se convirtió en la principal industria de la región y duplicó la población de la ciudad.

publicidad

Paralelamente, Madryn comenzó a explotar su riqueza natural como atractivo turístico. En sus costas habitan lobos y leones marinos, delfines, decenas de especies de aves y ballenas. Además, es la base para visitar la cercana Península de Valdés, situada a 77 kilómetros, un auténtico paraíso natural, y para llegar a Punta Tombo, la mayor reserva del mundo de pingüinos magallánicos.

Las aguas de la Península de Valdés -con un litoral sobre el Atlántico de 110 kilómetros de mar abierto y 150 kilómetros dentro de los golfos- y sus accidentes geográficos convierten la zona en un lugar seguro para la reproducción de la ballena franca y para la vida de pingüinos, lobos y elefantes marinos.

Víctima de una captura indiscriminada durante siglos que mermó su población hasta poner la especie en riesgo de extinción, la ballena franca austral busca cada año el resguardo de las costas de la Patagonia para reproducirse.

Desde la década de 1970, cuando comenzaron a aplicarse técnicas de seguimiento de los animales, se han identificado en la Patagonia más de 1.300 ejemplares de una población mundial estimada en 3.000 individuos.

Pese a la preocupación de los expertos por el futuro de la especie, las medidas puestas en marcha para preservarla empiezan a dar sus frutos y los científicas estiman que la ballena franca austral crece a una tasa media anual del 7 por ciento.

publicidad

Cómo les afecta el cambio climático

Las hembras, más grandes que los machos, pueden llegar a medir 16 metros y a pesar 50 toneladas, lo que no les impide realizar impresionantes cabriolas en el aire.

Pero las ballenas no son el único atractivo de la Península. En sus costas habitan delfines -durante la primavera y el verano austral (entre septiembre y enero)-, toninas, leones y elefantes marinos, con una población de 45.000 ejemplares.

Precisamente las crías de leones y elefantes marinos son el principal reclamo para las orcas que cada año llegan a las playas de Valdés.

Estos delfines gigantes, que pueden vivir 60 años, de hasta 10 metros de largo y 8.000 kilos de peso, se acercan a las playas sin ser detectadas y coordinan los ataques a sus presas.

Tampoco las crías de pingüino de Punta Tombo, la mayor reserva de pingüino magallánico del mundo -ubicada a unos 180 kilómetros de Puerto Madryn-, escapan a los ataques de la orca.

Esta reserva natural llega a albergar a medio millón de ejemplares entre septiembre y abril de cada año y puede recorrerse a pie, atravesando los caminos abiertos para los visitantes y sorteando a los miles de pingüinos que corretean entre los nidos y la playa.

Precisamente el pingüino magallánico es una de las especies que más acusa el cambio climático y las acciones del hombre sobre la naturaleza.

Los científicos han advertido mermas en la población de la colonia de Punta Tombo y nuevos hábitos en los animales.

publicidad

En la última década, la colonia se ha reducido a un ritmo del 20 por ciento y se ha detectado que los pingüinos se alejan hasta unos 40 kilómetros de sus emplazamientos habituales para buscar comida, explica a Efe-Reportajes el investigador Pablo García Borboroglu, del Centro Nacional Patagónico-Conicet.

Las causas aún no pueden determinarse pero, según García, se atribuyen al calentamiento global que provoca alteraciones graves, como ocurrió el pasado año, cuando los pingüinos dejaron la Patagonia en dirección a Uruguay y terminaron cerca del Ecuador en una "emigración extrema" que provocó la muerte de miles de individuos.

La muerte de las crías desemboca, a su vez, en transformaciones en las colonias, ya que el pingüino magallánico, que puede vivir hasta treinta años, es monógamo pero tiene una "tasa de divorcio" que se desata cuando las parejas no consiguen sacar adelante a los pichones.

Aunque no sólo los pingüinos acusan el cambio. El desarrollo de los centros urbanos y el aumento de los desechos pesqueros han multiplicado la población de gaviotas y sus ataques a la ballena franca austral.

Todavía no se puede medir el impacto de este comportamiento, admite el especialista Guillermo Caille, de la Fundación Patagonia Natural, que atribuye el adelantamiento de la temporada de ballenas en la región a un intento de los animales por recuperar las áreas de reproducción históricas perdidas por la cacería indiscriminada del siglo XIX y buena parte del XX.

publicidad

"Lo mismo ocurre con los lobos marinos, cazados hasta finales del siglo XIX, que ahora están en aumento y crecen sostenidamente", agrega.

Para Caille, los efectos decisivos del cambio climático se dejarán sentir en la región a medio plazo y lo más preocupante será el aumento del nivel del mar y el calentamiento del agua, que ahora está al menos un grado por encima de la media histórica.

Los especialistas llaman a una reflexión y recuerdan que el comportamiento humano juega un papel decisivo en los cambios de los hábitos de los animales.

"Si logramos combinar el interés de la comunidad con la defensa de los animales, todos ganamos", advierte Pablo García.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En uno de sus últimos actos antes de dejar la presidencia, Barack Obama conmutó la condena de prisión de Chelsea Manning, la responsable de la mayor filtración de información clasificada estadounidense.
El presidente venezolano dijo en un programa televisado que usaría sus "facultades presidenciales" para liberar a Leopoldo López si "me entregan a Oscar López Rivera". Este martes, el presidente Barack Obama decidió excarcelar a una de las figuras más polémicas dentro del movimiento independentista de Puerto Rico.
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
publicidad