publicidad

Europa llega a un acuerdo sobre el clima

Europa llega a un acuerdo sobre el clima

Europa deberá reducir los gases de efecto invernadero un 40%, es la primera región que propone un objetivo antes de la conferencia de la ONU de 2015.

Hollande aceptaron las condiciones. Para conseguir la reducción del 40%, la contribución de cada uno de los 28 estados miembros será distinta en función de su economía y el sector energético. Así, miembros más recientes del este soportarán menos cargas que los viejos miembros del oeste.

Entre estos últimos, el euroescéptico David Cameron consiguió imponer sus exigencias de que por lo menos una parte de los objetivos no sean legalmente vinculantes. Cada país debería decidir qué tipo de energía quiere utilizar y cómo hacerlo para proteger el clima. Países como Suecia, que buscaban lo contrario, tuvieron que otorgar callando, dejando abierto tanto el compromiso político como la aplicación del derecho comunitario. Además, se llegó a un acuerdo para ampliar las redes energéticas entre los distintos países.

publicidad

Al inicio de la cumbre, Hollande afirmó que Europa debería ser un ejemplo para otras regiones en materia de medioambiente y con el acuerdo alcanzado, el presidente francés tiene la vista puesta en la Conferencia del Clima de Naciones Unidas de París de 2015, donde se aprobará el nuevo tratado sobre el clima que sustituirá al Protocolo de Kioto. “Con este acuerdo, estaríamos a la cabeza del movimiento”, se alegró el presidente de la Comisión Jose Manuel Barroso.

Entre ecologistas y la industria

Por parte del Parlamento Europeo, se esperaba que los jefes de Estado y Gobierno llegasen a un acuerdo vinculante. Rebeca Harms, directora del eurogrupo de los Verdes, aclaró que distanciarse tanto de los objetivos como de su vinculación legal significa cambiar el rumbo. “Las metas son tan bajas que se olvidará incluso el objetivo de los 2 grados”, afirmó Harms.

Por el contrario, las asociaciones industriales europeas y sectores de alto consumo energético, como el del acero, temen que los ambiciosos objetivos terminen dañando la competencia. En defensa de los intereses de la economía, Manfred Weber, director del eurogrupo democristiano, afirmó: “Necesitamos un debate intenso en Europa para combinar estos objetivos medioambientales con los objetivos de crecimiento”. Tras siete años de crisis, algunos jefes de Gobierno prefieren situar al crecimiento antes que el clima, mientras los colectivos ecologistas aducen que serán las inversiones en tecnologías y energías verdes las que tendrán mejores perspectivas laborales y de exportación en el mercado mundial.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad