publicidad
.

Esta hamburguesa cuesta 300,000 dólares, pero puede ser clave para el cl...

Mark Post con una hamburguesa hecha en el laboratorio. Crédito: David Parry/PA Wire.

Esta hamburguesa cuesta 300,000 dólares, pero puede ser clave para el clima

Esta hamburguesa cuesta 300,000 dólares, pero puede ser clave para el clima

Hoy en día ya se puede fabricar carne en el laboratorio, cultivando células extraídas de la vaca. Su mayor problema es el precio.

Mark Post con una hamburguesa hecha en el laboratorio. Crédito: David Pa...
Mark Post con una hamburguesa hecha en el laboratorio. Crédito: David Parry/PA Wire.

Por Joyce Pieretti: @sci_joyce

¿Comerías carne fabricada en un laboratorio? No descartes la idea tan rápidamente. Ahora mismo el sabor deja todavía mucho que desear y resultaría ruinoso para el bolsillo, pero algún día podría ser igual de suculenta e incluso más económica que la carne obtenida del ganado.

Mark J. Post y su equipo fabrican hamburguesas en el laboratorio usando placas  de Petri, los platillos empleados para cultivar células. Recientemente, este investigador presentó los avances y beneficios potenciales de su investigación sobre la carne cultivada en un congreso organizado por el Instituto de Tecnología Alimentaria ( IFT) en Chicago, en Illinois. La carne de res producida en laboratorio tiene el mismo aspecto y textura que una hamburguesa común. Técnicamente, también es carne. De hecho, Post espera introducir su producto en el mercado para llegar a sustituir la carne de ganado.

publicidad

¿Cuál es la motivación para generar hamburguesas en el laboratorio? “Preocupación por la seguridad alimentaria y por el impacto sobre el medio ambiente ocasionado por la producción de carne,” nos explica este investigador de la Universidad de Masstricht, en Holanda. Se estima que el crecimiento acelerado de la población mundial alcanzará 9,000 millones de personas en 2050. Y, según algunos estudios, esto obligará a aumentar la producción de alimentos en un 70-100%.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) calcula que actualmente se usa ya un 30% de la superficie del planeta para alimentar al ganado. Además, la digestión de las vacas genera abundante metano, uno de los gases que contribuyen al calentamiento global. Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la agricultura es responsable del 14% de las emisiones de efecto invernadero.

¿De qué forma puede la carne cultivada solucionar los problemas del crecimiento demográfico y la industria de la carne? Resulta que con poco se puede hacer mucho.

Teóricamente, con tan solo extraer una pequeña muestra de células musculares de una vaca viva, el equipo de Post podría cultivar hasta 20,000 toneladas de carne. “Pensamos que esta puede ser una manera de usar muchos menos recursos para producir aún más carne que la que se está produciendo ahora mismo. Esto será una solución para la seguridad alimentaria”, declara el investigador.

publicidad

El principal problema ahora mismo es el coste. La producción de una hamburguesa hecha con carne cultivada cuesta actualmente 300,000 dólares. Sin embargo, Post considera que se podrá bajar a 33 dólares por libra.  Aunque estima que todavía faltan de 10 a 20 años para mejorar la eficiencia de la producción y poder vender la carne comercialmente, este investigador está convencido que el público en general lo aceptará como una opción viable.  En su opinión, siendo transparentes en cómo se diseña y se produce la carne cultivada, se irán reduciendo las dudas que entiende pueden tener al principio los consumidores.

El grupo de investigadores liderado por Post espera, no solo cultivar hamburguesas de res, sino también bistecs con hueso y grasa. Esto es un reto aún mayor ya que requiere cultivar tejidos más gruesos. Pero, como asegura el investigador, “está en nuestros planes”. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad