publicidad

Acuerdo de mínimos en la Cumbre del Clima de Copenhague

Acuerdo de mínimos en la Cumbre del Clima de Copenhague

Los dirigentes mundiales alcanzaron un acuerdo "significativo", aunque insuficiente para luchar contra el calentamiento.

Límite de 2ºC

COPENHAGUE, Dinamarca - El compromiso político alcanzado por los jefes de Estado en la cumbre sobre el clima de Copenhague es "significativo" pero "insuficiente" y no será legalmente vinculante, consideró el presidente estadounidense Barack Obama, quien debía dejar la reunión antes del voto final.

Según un diplomático europeo, los países industrializados decidieron aplazar hasta enero de 2010 la adopción de sus compromisos de reducción de emisiones de gases con efecto invernadero.

¿Sirven estas cumbres para algo? Contesta la encuesta.El presidente estadounidense, Barack Obama, alcanzó un acuerdo tras reunirse con los dirigentes de los países emergentes China, India, Brasil y Sudáfrica, y luego de conversar con los países europeos, informó un alto funcionario, que pidió el anonimato.

El documento tenía que ser presentado a los demás dirigentes presentes en Copenhague, y varios ya han mostrado su rechazo al acuerdo.

"Se alcanzó un acuerdo", declaró la fuente. "Es insuficiente para luchar contra la amenaza del cambio climático, pero es un primer paso importante", añadió.

Según la misma fuente, los países desarrollados e importantes naciones en desarrollo acordaron este viernes limitar el calentamiento global en 2°C.

Pero la cumbre ha defraudado a casi todos. Hace dos años se acordó que en Copenhague se firmaría un tratado que sustituyera al de Kioto; el pasado noviembre en Barcelona se vio que ese tratado sería imposible y que bastaría con un acuerdo político; hoy, en una recta final desesperada, parecía que a los líderes les valía con cualqueir cosa para salvar su imagen.

publicidad

Los compromisos de reducción, en enero

El funcionario estadounidense añadió que los dirigentes también se pusieron de acuerdo para elaborar un mecanismo a fin que los países ricos otorguen financiación a las naciones en desarrollo para frenar sus propias emisiones de CO2 y para hacer frente al impacto del calentamiento.En este sentido, el proyecto de declaración precisa: "El compromiso colectivo de los países industrializados es el de aportar recursos nuevos y adicionales" (a la ayuda al desarrollo) por una suma total de $30 mil millones, de los que Estados Unidos otorgaría $3,600 millones.La Unión Europea (UE) ya había prometido destinar una partida de $10,600 millones para los años 2010, 2011 y 2012 y Japón anunció en Copenhague $11 mil millones para los tres años.

Según funtes diplomáticas, los países industrializados decidieron aplazar hasta enero de 2010 la adopción de sus compromisos de reducción de emisiones de gases con efecto invernadero para 2020.La Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático reunió desde el 7 de diciembre a los delegados de 193 países, con el objetivo de alcanzar un acuerdo de lucha contra el calentamiento global que entre en vigor en 2013, tras la expiración de los compromisos del Protocolo de Kioto.Alcanzado en 1997, el Protocolo de Kioto ha sido ratificado por 189 países. Estados Unidos es el único país industrializado que no lo ha hecho y sigue rechazándolo porque no impone obligaciones de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a potencias emergentes como China, India y Brasil.

publicidad

"El peor de la historia"

El acuerdo obtenido por algunos jefes de Estado el viernes por la noche es "el peor de la historia", estimó el sábado el delegado de Sudán, Lumumba Stanislas Dia-Ping, cuyo país preside el grupo G77, que reúne a 130 países en vías de desarrollo.

"De momento, no hay acuerdo", sino sólo un proyecto de declaración que aún debe ser aprobado por el pleno de los 193 países que participan en la conferencia, insistió, subrayando que China todavía "no se ha pronunciado oficialmente".

"Si un único país dice 'no', no habrá acuerdo y numerosos países dijeron que lo rechazarían", agregó.

Nadie totalmente satisfecho

El pacto aporta un mecanismo para supervisar y verificar los recortes de emisiones en los países en desarrollo pero fija unos objetivos menos ambiciosos de lo que esperaban inicialmente EU y los países europeos, según las fuentes.

Ninguno de los países está completamente satisfecho con lo logrado pero el acuerdo representa, insistió el alto funcionario, un "paso histórico" que servirá de base para pactos más sustanciales en el futuro.

Horas ante el presidente Barack Obama instaba a los países a llegar a un acuerdo, en un discurso en el que afirmaba que había venido "no a hablar, sino a actuar".

publicidad

Pero las negociaciones avanzaban lentas y algunos líderes, como el presidente venezolano Hugo Chávez, abandonaron la conferencia antes de su conclusión ante la falta de progresos.

"No queremos un acuerdo mediocre" sobre el clima, afirmaba el viernes el presidente francés Nicolas Sarkozy, al término de una reunión del conjunto de países de la Unión Europea (UE).

"Un desastre para los pobres"

El compromiso político alcanzado por los jefes de Estado el viernes por la noche en la cumbre sobre el clima de Copenhague es "un desastre para los países más pobres", consideró la Organización No Gubernamental (ONG) Amigos de la Tierra.

"Estamos asqueados de la incapacidad de los países ricos a comprometerse en las reducciones de emisiones que saben que son necesarias, en particular Estados Unidos, que es históricamente el principal emisor mundial de gases de efecto invernadero", afirmó el presidente de la ONG, Nnimmo Bassey, en un comunicado.

El ataque de Chávez

Obama reconoció que será "muy complicado" y "llevará un tiempo" cerrar un tratado que sea legalmente vinculante, algo que requerirá "más confianza" entre las partes.

El acuerdo, precisó, no será legalmente vinculante pero sí hará que los países fijen sus objetivos de recorte de emisiones de gases contaminantes.

publicidad

El presidente estadounidense apuntó que en Copenhague las conversaciones se vieron perjudicadas por un "punto muerto fundamental en las diferentes perspectivas".

Acerca de por qué no ofreció propuestas más ambiciosas para tratar de romper ese punto muerto, Obama indicó que su Gobierno no quiere hacer promesas que no pueda cumplir y no puede "de la noche a la mañana" alcanzar la independencia energética.

Encuentros clave EU-ChinaObama llevó a cabo una intensa serie de reuniones a lo largo de su estancia en Copenhague de 12 horas, que comenzaron con un encuentro multilateral con más de veinte países e incluyeron dos encuentros con el primer ministro chino, Wen Jiabao, cuyo país mantenía las principales diferencias con Washington en la cumbre.

Inicialmente su estancia estaba previsto que fuera de sólo nueve horas, aunque optó por prolongarlas para intentar llegar a un acuerdo.

Tras sus declaraciones, el presidente estadounidense tenía previsto regresar a Washington sin esperar a la votación del acuerdo, para evitar la tormenta de nieve que se cierne sobre la capital estadounidense.

En su discurso de esta mañana ante los líderes reunidos en Copenhague, Obama había instado a los participantes a lograr un acuerdo, al recordar que "se nos agota el tiempo" y "debe haber movimiento por parte de todos".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad