publicidad
Freddy Mac y Fannie Mae no están incluídos en los números

Medidas: 50--68--92

Medidas: 50--68--92

En el 2000, la deuda nacional de EEUU era el 50% del PIB; cuando Obama asumió el poder era el 68% y hoy es el 92%

Freddy Mac y Fannie Mae no están incluídos en los números
Freddy Mac y Fannie Mae no están incluídos en los números

En el 2000, la deuda nacional de EE.UU. equivalía al 50% del Producto Interno Bruto (lo que produce la nación en un año).Cuando Obama asumió el poder la deuda era del 68%.Hoy la deuda es del 92% y en aumento ahora que pasó la Reforma del Seguro Médico.

Ah, y esta deuda no incluye Freddie Mac y Fannie Mae, las dos

hipotecarias quasi-gubernamentales ni los déficits del Medicare ni del

Seguro Social, entre otros muchos renglones que se esconden del

contador.

Los que no se quieran preocupar por tener en la Casa Blanca a Gastón

Obama o por tener congresistas que gastan y gastan como si el dinero

fuese de ellos, pues no se encuentran entre la gran mayoría del

electorado que sí lo está, y que va a tomar cartas en el asunto en las

publicidad

próximas elecciones.

Estados Unidos es un país o bendecido o con suerte, dependiendo de cómo

se le quiera ver. En medio de todo esto, mientras que Arizona está en

bancarrota la Eurozona lo está también, así que los inversionistas

siguen comprando bonos del Tesoro de EE.UU. que relativamente es de los

pocos lugares donde se puede meter un dinero ocioso que no tiene otro

sitio donde refugiarse.

En vista de que nadie quiere aumentar los impuestos, entre otras cosas

por ser un suicidio político y porque estamos en recesión, lo que se

hace es pedir dinero prestado para gastar. Hay otro punto de vista, los

que no quieren subir los impuestos porque lo que quieren es que se

reduzcan los gastos, de forma que el gobierno sea más chico y la gente

se quede con más de su dinero.

No hay consenso en la capital, cada día con menos y menos capital. Así

que el pueblo, retomando la frase de Lincoln de un gobierno del pueblo,

publicidad

por el pueblo y para el pueblo, va a reemplazar masivamente al

Congreso, no quedando títere con cabeza.

El resultado será que un Congreso en manos de la oposición comenzará a

desmantelar los excesos, y vendrán grandes recortes que logren que no

se gaste en boberías y que cada dólar de gasto equivalga a un dólar

bien gastado.

Gastón Obama tendrá que enterarse de que el dinero no es suyo y que

tiene que comenzar una cuenta regresiva comenzando en 92 que regrese el

porcentaje por lo menos a los 50 que había en el 2000. No habrá cuenta

regresiva en Cabo Cañaveral porque ya no vamos a la Luna ni a Martes,

aunque la cuenta regresiva en Cuba si anda en marcha inexorable.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad