publicidad
¿Qué harías si tu religión te impide un tratamiento que te salvaría la vida?

Medicina versus religión

Medicina versus religión

¿Qué hacer cuando la religión interfiere en las decisiones que tomes sobre la atención de tu salud? Opina

¿Qué harías si tu religión te impide un tratamiento que te salvaría la v...
¿Qué harías si tu religión te impide un tratamiento que te salvaría la vida?

Daniel Hauser, de 13 años, sufre un tipo de cáncer llamado linfoma de Hodgkins, el cual tiene un alto nivel de curación si se le trata con quimioterapia y radiación. Sin embargo sus padres son católicos e interrumpieron el tratamiento debido a que creen además en los métodos de curación natural que profesa el grupo religioso Nemenhah, basados en los conocimientos de indígenas norteamericanos."En mi experiencia como oncólogo he visto que los padres se sienten devastados emocionalmente al ver los efectos de la quimioterapia y entran en conflicto pues no pueden con algo tan fuerte. Creo que esto fue lo que le pasó a la madre de Daniel Hauser, pues hasta donde sé no existen ninguna religión que rehúse la quimioterapia. Yo no había visto un caso similar en mis 30 años de labor", asegura el doctor Francisco Contreras, director del Oasis of Hope Hospital en Tijuana, institución que desde hace 46 años ofrece tratamientos convencionales y alternativos contra el cáncer.Pero los casos donde la religión discrepa con los adelantos médicos no son aislados. Para el doctor Jane Nani, endocrinólogo reproductivo de los Fertility Centers en Illinois, esto es más común de lo que pueda pensarse. "Hemos tenido parejas que se someten a un tratamiento de fertilidad y luego ponen límites en los procedimientos a causa de sus creencias religiosas. Una pareja que se sometió a la fertilización in vitro, donde se obtuvieron muchos ovocitos para fecundar, insistió en que sólo fertilizáramos cuatro", relata Nani.Y añade que a los médicos les corresponde hacer todo lo posible por informar plenamente al paciente sobre los riesgos de su enfermedad, así como sobre los beneficios de los tratamientos. "Cuando esto se logra, el paciente generalmente acepta recibir el tratamiento, incluso cuando inicialmente se negaron o dudaron en aceptarlo por sus creencias religiosas", finaliza.Cuándo respetar su decisiónPara el doctor Francisco Contreras existen casos ligados con la religión en los que rehusarse a un procedimiento médico debe ser totalmente respetable, siempre y cuando el paciente no esté confundido respecto a su religión o al tratamiento médico."Siempre respeto la creencia del paciente cuando tienen bases sólidas, como por ejemplo los Testigos de Jehová, quienes tienen prohibido recibir transfusiones sanguíneas. Yo como cristiano no aceptaría ningún tratamiento que me hiciera comprometer mi creencia en Dios por salvar mi vida o extenderla un poco más, por el contrario, sí estaría dispuesto a morir a cambio de no comprometer mi compromiso con Dios", asegura el oncólogo.Por su parte, el radio oncólogo William H. Dunn, y fundador de la clínica Lighten for Life en Michigan, opina que cuando alguien no acepta un tratamiento por razones de religión, muchas veces lo miran como fanático, "pero la religión es algo que penetra profundamente en la vida de mucha gente y los mandatos de algunas religiones pueden parecer un tanto ilógicos o innecesarios; por eso es que los médicos deben ofrecer todas las opciones posibles a los pacientes que necesitan alternativas urgentes"."Existen casos en los que el paciente tiene quien decida por ellos, y hay muchas cuestiones socio-legales que tiene que ser contestadas, como si la ley precede sobre las creencias religiosas", añade Dunn.¿Qué harías si tu religión te impide un tratamiento que te salvaría la vida? Opina

Pero, ¿qué hacer si tú o algún familiar llega a encontrarse en un dilema respecto a su salud y sus creencias religiosas? A continuación algunos consejos de los expertos:Investiga, medita y decide. Para el ministro Willie Elliot, profesor de la University of Northern Kentucky, Ohio, antes de tomar una decisión se deben de seguir los siguientes pasos: "Examinar la fuente de tu creencia, preguntarse cuándo se escribió y si es aplicable al mundo moderno de hoy; luego consultar a algún clérigo para asegurarse de que han comprendido bien la enseñanza y también consultar a alguien con una posición opuesta, así como con un médico. Una vez obtenida esta información, hay que meditar bien la decisión y discutirla con la familia". Para Elliot estos pasos de toma de consciencia generan una sensación de alivio y tranquilidad tanto en el paciente como en el médico, no importando qué deciden.Eres responsable de tu cuerpo. El oncólogo Francisco Contreras opina que "Dios hace lo imposible pero cada uno tiene que hacerse responsable de cuidar su cuerpo, yendo al médico y aceptando lo que la ciencia ofrece para tener una mejor salud".Hablar claro con el médico. El radio oncólogo William H. Dunn subraya que antes de tomar una decisión es importante pedir al médico les describa todos los tratamientos posibles, los pros y contras de cada uno, así como desde el principio hacerle saber al médico cuáles son nuestros impedimentos religiosos.Balancea riesgos contra beneficios. "Cuando los riesgos del tratamiento son mucho menores que los beneficios que el paciente va a recibir, estoy haciendo lo correcto como médico. Tenemos que valorar bien los beneficios pues todos los tratamientos tienen riesgos, pero en muchos casos estos son mínimos", recomienda el doctor Contreras.Por último el doctor Kent Holforf, endocrinólogo certificado y fundador de The Holtorf Medical Group, en California, recomienda que antes de rechazar un tratamiento estén seguros de tomar una decisión bien informada y que todas las opciones fueron discutidas con su doctor, pues existen muchas opciones efectivas que muchas veces no se discuten con los especialistas.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad