publicidad

Mató a su novia y al novia de esta en el año 2002 en Fort Worth.

Mató a su novia y al novia de esta en el año 2002 en Fort Worth.

James Edward Martinez fue ejecutado por los asesinatos de una ex novia y de un joven con el que ella mantenía una relación.

Dos ejecuciones en dos días

HUNTSVILLE, Texas - James Edward Martinez, un texano de origen latino de 34 años, fue ejecutado este martes por los asesinatos de una ex novia y de un joven con el que ella mantenía una relación, indicaron las autoridades carcelarias del Estado. Posteriormente, Luis Salazar de 38 años de edad, murió de una inyección letal el miércoles.

La muerte de James Edward Martínez fue anunciada a las 18:17 p.m., 14 minutos después de recibir la inyección letal, según el comunicado del Departamento de justicia criminal texano.

James Martínez detenido en 2000 fue condenado en 2002 por haber matado en Fort Worth (Texas) a Sandra Walton de 29 años, una ex novia y a Michael Humphreys, un joven de 19 años con quien ella tenía una relación afectiva.

Las dos víctimas recibieron varios disparos en su vehículo. Los investigadores encontraron luego un arsenal en el domicilio de Martínez y mucha literatura criminal sobre las "21 manera de matar en silencio" o "como deshacerse de un cadáver".

Durante el juicio en su contra, James Edward Martínez había argumentado sobre la posibilidad de que una persona de su entorno hubiera podido acceder al arma del crimen y cometerlo.

Segundo ejecutado

Luis Salazar, de 38 años de edad, murió de una inyección letal a las 18:20 horas del miércoles. El homicida fue ejecutado por matar a cuchilladas a su ex vecina en una casa de San Antonio, en el segundo ajusticiamiento en el estado en dos días consecutivos.

publicidad

Salazar fue condenado por matar a Martha Sánchez, de 28 años, en 1997 después de haber ingresado a la vivienda a través de una ventana. La evidencia presentada en el juicio también dejaba entrever que el hombre trató de violar a la mujer antes de atacarla con un cuchillo.

La policía dijo que uno de los hijos de la mujer, Erick, que se había despertado al escuchar los gritos de su madre, fue acuchillado en el pecho cuando trató de defenderla.

El esposo de Sánchez, que había ayudado a conseguir trabajo a Salazar, estaba trabajando la noche que ocurrió el asesinato.

Salazar es el doceavo reo que es ejecutado en Texas en lo que va del año.

Apenas la semana pasada, Texas ejecutó a dos afromericanos. Ahora, James Martínez se convirtió en la ejecución 434 y Luis Salazar en el 435 en la historia del sistema judicial de Texas desde que se implementó la pena de muerte en 1976.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad