publicidad

Marchas Primero de Mayo

Marchas Primero de Mayo

Grupos y activistas convocaron a marchar por la legalización y el alto a las redadas, mientras la Policía busca resarcir su imagen.

Sin pena ni gloria

Pero pese a la violenta historia, las marchas del 1° de mayo al parecer transcurrieron sin ningún incidente, con tan sólo dos arrestos por ofensas menores y con los participantes en actitud pacífica mientras realizaron su llamado al cambio de las leyes federales de inmigración, al fin de las redadas y a la legalización de millones de indocumentados.

“Creo que Los Ángeles es un pionero, un líder en la nación en cuanto a llevar el tema de la reforma migratoria a la conciencia americana”, dijo William Torres, un residente de Monterrey Park de 41 años y uno de los organizadores de la marcha organizada por la Coalición 25 de marzo.

“¿Es junto que sólo los explotemos por su trabajo barato y les neguemos la ciudadanía cuando aman a este país, cuando mueren por este país?”, preguntó.

Los manifestantes se reunieron en tres áreas distintas la mañana del jueves antes de marchar hacia el centro de la ciudad. La Marcha del Día Internacional de los Trabajadores, Latino Movement USA y la Coalición 25 de Marzo se congregó en el bulevar Olympic y la calle Broadway en el centro de Los Ángeles.

Los organizadores de la campaña “Legalize LA” de la empresa American Apparel se congregaron en la calle Séptima entre Alameda y Central. Un tercer grupo, que incluyó la Coalición We Are America y MIWON, se reunión en las calles Séptima y Park View durante un rally previo a las marchas.

publicidad

Los tres grupos empezaron a marchar a mediodía, con varios participantes gritando frases en español e inglés y portando carteles con frases como ``Immigration Reform Now'' y ``Citizenship YES! Deportation NO!''.

Los grupos se congregaron entre las calles Quinta y Broadway y marcharon al norte hacia un área designada entre las calles Broadway y Primera.

La gente no dejó de gritar consignas pero se mantuvo civil, aunque cientos de personas con coloridas pancartas empezaron una marcha improvisada por otras calles del centro. La Policía los escoltó hacía las rutas planeadas para las marchas y no hubo reportes de problemas.

Recordarán represión policial

Entre las marchas de Los Ángeles de este 1 de mayo -Día Internacional del Trabajo que no se celebra en Estados Unidos-, algunos grupos invitaron a sus seguidores a concentrarse en el Parque McArthur, donde el año pasado la Policía de Los Angeles (LAPD) reprimió con perdigones y bombas lacrimógenas a una multitud en respuesta a unas personas que lanzaron botellas a unos oficiales.

Un extenso reporte divulgado en octubre por el LAPD determinó que los oficiales se vieron coartados por una falta de planeación, entrenamiento y supervisión ordenadas. Como resultado del incidente, cerca de 300 quejas y demandas fueron entabladas contra la ciudad de Los Ángeles.

Algunas de esas personas acusadores sostuvieron una conferencia de prensa en el parque MacArthur antes de las marchas para marcar el primer aniversario de "los ataques policiales contra las familias pacíficas que marcharon en apoyo a una reforma migratoria amplia el año pasado", según la organización MALDEF.

publicidad

Algunos miembros de la prensa que demandaron a la ciudad por el tratamiento que recibieron de la ciudad también sostendrán una conferencia de prensa.

Pero el LAPD insistió el miércoles en que este año estaban muy bien preparados y terminaron por corroborarse sus predicciones sobre una marcha pacífica.

La gente no dejó de gritar consignas pero se mantuvo civil, aunque cientos de personas con coloridas pancartas empezaron una marcha improvisada por otras calles del centro. La Policía los escoltó hacía las rutas planeadas para las marchas y no hubo reportes de problemas.

Algunos de los cambios hechos a raíz de los eventos del año pasado fueron evidentes conforme los oficiales patrullaban el área con cascos marcados con números de serie y señalamientos electrónicos grandes para guiar a los manifestantes.

Otro cambio fue la ausencia de las motocicletas.

“No planeamos controlar a personas que van a pie con oficiales motorizados”, dijo el oficial Sergio Díaz. “Tenemos un número significante de policías a pie o en bicicletas … y también tenemos a oficiales cerca en patrullas, listos para responder a lo peor.

Alto a las redadas

Para Gutiérrez, en la actual coyuntura electoral en Estados Unidos "es imperativo alzar la voz por los más 12 millones de indocumentados que trabajan en este país, que hoy pierden sus trabajos y que cualquier día son víctima de separaciones de familias por las redadas".

publicidad

En febrero, cientos de trabajadores, mayoritariamente latinoamericanos, fueron detenidos por la agencia de inmigración en una redada en una fábrica de cartuchos para impresoras en Los Ángeles, donde buscaban a menos de 10 obreros indocumentados.

Con ese fin detuvieron incluso a estadounidenses, denunció la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU), en un caso que está en los tribunales.

El mes pasado, el alcalde Antonio Villaraigosa solicitó al secretario de Seguridad Interna, Michael Chertoff, que frenara el arresto de trabajadores en empresas que no explotaban a sus trabajadores. En su lugar, sugirió el alcalde en una misiva, los oficiales de inmigración deberían de enfocarse en criminales peligrosos o violentos.

Angélica Corona, directora ejecutiva de la agrupación Hermandad Mexicana en Los Ángeles, explicó a la AFP que con las marchas de este jueves se buscar "dar una muestra de unidad del pueblo inmigrante".

"Necesitamos valor y salir para que se respeten nuestros derechos y no nos consideren un pueblo invisible", apuntó Angélica Salas, portavoz de CHIRLA.

Estudiantes abandonaron aulas

Como parte de un esfuerzo para evitar que los estudiantes del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD, en inglés) abandonen los alones de clases para participar en las marchas, las escuelas del distrito organizaron foros abiertos durante las horas de almuerzo para discutir la inmigración y otros asuntos, dijeron oficiales escolares.

publicidad

No obstante, 753 alumnos como Jorge Prieto, un alumno del 10° grado de la escuela West Adams Prep, decidió sumarse a las marchas.

Hijo de padres indocumentados, Prieto dijo que "quería que sus dos padres se legalizaran en Estados Unidos ... Veo que todos los inmigrantes que están aquí vienen a mejorar a este país".

El año pasado, casi 1,500 estudiantes se salieron de 15 escuelas de LAUSD el 1 de mayo, muchos para reunirse a las 10 mil o más personas que marcharon en el centro para pedir una reforma migratoria amplia.

Algunos organizadores de la protesta pasaron por los planteles con megáfonos durante la mañana, instando a los estudiantes a salirse de la escuela y tomar parte en la protesta; oficiales escolares terminaron enviando autobuses a los mítines para regresar a los alumnos a las escuelas.

Aunque el número exacto de ausencia reportadas el 1 de mayo de 2007 no estuvo inmediatamente disponible, se estima que fue significativamente menos al del año anterior, cuando se reportaron 71,942 ausencias entre los grados 6° a 12°, dijo a CNS Susan Cox, vocera del LAUSD.

El impacto de las redadas

Durante una conferencia en el Centro del Trabajo de UCLA en las afueras del parque MacArthur, Villaraigosa discutió un reporte de la Corporación de Desarrollo Económico de Los Ángeles sobre el impacto de las redadas migratorias en las empresas de la ciudad.

El reporte, que se enfocó en las industrias de la moda, la comida y los muebles, no especificó cuántos inmigrantes indocumentados trabajan en negocios locales pero subrayó que las industrias generan miles de millones de dólares en salarios e impuestos.

publicidad

No obstante, los críticos de la inmigración ilegal aseguran que los indocumentados generan millones en gastos a los gobiernos locales. El Departamento de Servicios Sociales Públicos del condado de Los Ángeles emitió un reporte en enero afirmando que los indocumentados y sus familias colectaron $36 millones en cupones de comida y otras prestaciones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad