publicidad
Este síntoma aparece más que nada en mujeres jóvenes sometidas a mucha tensión.

Mandíbulas estresadas

Mandíbulas estresadas

Las mandíbulas también se pueden dañar por el estrés. Y con ellas, la boca, los dientes y el bienestar en general. Aprende cómo cuidarte.

Este síntoma aparece más que nada en mujeres jóvenes sometidas a mucha t...
Este síntoma aparece más que nada en mujeres jóvenes sometidas a mucha tensión.

Ulceras estomacales, presión alta, problemas cardiovasculares, diabetes, psoriasis, caída del cabello... Son algunas de las dolencias que la medicina ha relacionado de distintas maneras con el estrés crónico, el cual puede favorecer su aparición o empeoramiento.Ahora se ha descubierto que la tensión nerviosa también está relacionada con el "Síndrome de la Articulación Témporo Mandibular" (ATM), que consiste en acumular la tensión en los músculos que se encargan del movimiento de la mandíbula.Según los odontólogos Alberto Canábez y Pablo Rial, especializados en el ATM, se trata de una patología cuyo origen es difícil de detectar pero que es cada vez más frecuente por el frenético ritmo de vida actual.Para Canábez, muchos de los síntomas del ATM "se deben a la desmesurada presión que sufren las estructuras alrededor de la articulación", las cuales abarcan los músculos de la mandíbula, la cara y el cuello, los dientes, el disco cartilaginoso en la articulación y los ligamentos, así como los vasos sanguíneos y nervios cercanos.Según Rial, "cuándo no se canalizan correctamente las emociones, se tiende a desarrollar tensiones internas, principalmente en los músculos masticadores; para aliviar dicha tensión, se aprietan y se hacen rechinar los dientes, hábito que resulta gravemente perjudicial para el movimiento y la salud de nuestra mandíbula".

Las disfunciones del ATM son más frecuentes entre las mujeres posiblemente por el incremento de roles femeninos en los planos profesional y personal y, aunque pueden presentarse en cualquier edad, son más frecuentes entre los veinte y cuarenta años.Según los expertos, el ATM requiere un tratamiento global y completo, que además de dentistas en ocasiones obliga a recurrir a otros especialistas como fisioterapeutas, neurólogos y otorrinolaringólogos, entre otros.Los doctores Canábez y Rial, dan las claves de esta patología relacionada con el vertiginoso estilo de vida actual:Señales de alerta. El síntoma más común es un dolor adormecedor e intenso dentro y alrededor de la oreja, el cual suele extenderse hacia un lado de la cabeza, la nuca o el cuello, y puede empeorar al masticar, bostezar o hablar. Algunos pacientes también experimentan sonidos articulares o chasquidos, limitaciones de la apertura bucal, imposibilidad de cerrar la boca, una mala oclusión, mordidas descentradas y un mayor desgaste dental.Los tratamientos. Para conseguir una posición funcional estable y una oclusión ideal se coloca una férula de reposicionamiento, cuya función es centrar la mandíbula inferior permitiendo que los ligamentos y la musculatura recuperen su tensión normal. Este dispositivo se retira a los 4 meses de uso continuado con ejercicio terapéutico de apoyo.Estrategias preventivas. Para evitar el ATM se aconseja mantener una buena postura corporal, haciendo pausas frecuentes para cambiar de posición, descansar las manos y brazos y aliviar los músculos. Para relajarse. Además es conveniente practicar técnicas de relajación como el yoga o la meditación para reducir el estrés y la tensión muscular, evitar morder objetos duros, como lápices o uñas, o masticar alimentos que requieran gran esfuerzo para triturarlos como los chicles, la carne o los bocadillos. Procurar dormir bien, y en lo posible, boca arriba, también ayuda.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad