publicidad

Malestar social por crisis de menores complica respuesta de Barack Obama

Malestar social por crisis de menores complica respuesta de Barack Obama

Residentes en Virginia se opusieron al reacomodo de cientos de estos menores en las instalaciones de una abandonada escuela

Acusan a administración Obama de ola de niños migrantes /Dallas: KUVN

WASHINGTON - La crisis generada por el aumento de las detenciones de menores inmigrantes que viajan solos a Estados Unidos, derivó ya en un malestar social que podría complicar los esfuerzos de la administración de Barack Obama para hacerle frente.

El Departamento de Salud abandonó los planes para acomodar a cientos de estos menores en las instalaciones de una abandonada escuela privada en la comunidad rural de Lawrenceville, Virginia, ante la oposición mayoritaria a esa medida.

“Hemos eliminado esta propuesta y vamos a avanzar rápido para identificar otros sitios para albergar temporalmente a estos niños”, dijo el vocero de la cartera de Salud, Mark A. Weber, al dar a conocer esta decisión.

Aunque el inmueble que albergó el Colegio Saint Paul es propiedad privada, la súbita noticia de que el gobierno federal planeaba trasladar ahí a algunos de los menores generó malestar entre residentes y autoridades debido a la ausencia de consultas previas.

Durante un foro público realizado el miércoles, al reclamo de la falta de consultas se sumaron temores de seguridad, por la posible transmisión de enfermedades y hasta de desvío de recursos locales aún cuando la operación del albergue tendría beneficios económicos.

Alejandro Mayorkas, secretario adjunto de Seguridad Nacional (DHS), dijo sin embargo que la dependencia está buscando espacios adicionales para este propósito.

publicidad

“Existe un número de consideraciones, incluyendo que instalaciones puedan estar listas tan pronto como sea posible y que cumplan con los requerimientos legales con respecto a las condiciones en que estas personas pueden ser albergadas”, explicó.

Actualmente el gobierno federal, a través del Departamento de Salud, administra tres albergues temporales a donde los menores detenidos son transferidos después de su procesamiento en instalaciones de la Patrulla Fronteriza.

Los albergues fueron habilitados en las bases militares del Fuerte Sill en Oklahoma; la Base Lackland, en San Antonio, Texas, y en la Base Naval en Ventura, California.

La búsqueda de espacios adicionales sugiere el reconocimiento de las autoridades de que la capacidad de los albergues habilitados será insuficiente para recibir a un mayor número de menores conforme estos sean transferidos.

Aunque una ley aprobada por el Congreso y promulgada por el entonces presidente George W. Bush, en 2008, obliga a transferir a estos menores a cuidado de autoridades no policiales en un plazo de 72 horas, la realidad es otra.

Muchos de estos menores son retenidos por plazos superiores en los llamados “centros de procesamiento” de la Patrulla Fronteriza, hacinados y en condiciones insalubres luego que fue rebasada su capacidad para una transferencia expedita.

De acuerdo con el Departamento de Seguridad Interna (DHS), desde octubre de 2013 y hasta mayo pasado un total de 52 mil menores de edad han sido detenidos en la frontera sur, además de 39 mil adultos -la mayoría mujeres- con niños.

publicidad

La crisis, que forzó ya a la administración Obama a abrir una ofensiva diplomática buscando paliar y disuadir estos flujos y llevó al liderazgo republicano a pedirle al gobierno estadunidense que despliegue a la Guardia Nacional en la frontera sur.

Pero la Casa Blanca ha dicho que no existen planes para tal movilización y aseguró que el nivel de fuerzas que mantiene en la frontera es suficiente para hacer frente a esta crisis humanitaria.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Like most children in this country, Arlette Espaillat is fighting to improve her reading comprehension skills. This is especially difficult for Arlette: she moved to the US from the Dominican Republic only two years ago, and she cannot yet read at the level that experts recommend for her grade. Here is her story.
publicidad