publicidad

Lubitz aceleró el Airbus de Germanwings en bajada

Lubitz aceleró el Airbus de Germanwings en bajada

Los primeros datos hallados en la segunda caja negra confirman que el copiloto actuó de forma deliberada.

El copiloto de Germanwings aceleró repetidamente el avión al tiempo que utilizó el piloto automático para hacer que el A320 descendiese hacia los Alpes, dijo el viernes la agencia francesa de investigación de accidentes aéreos (BEA).

El nuevo y estremecedor detalle proporcionado por la BEA se basa en la lectura inicial de los parámetros de vuelo registrados por una de las "cajas negras" de la aeronave, que fue hallada ennegrecida y enterrada en la zona del

choque el jueves.

Leer: Lubitz buscó maneras de suicidarse en la red

Esto refuerza las sospechas iniciales de los investigadores de que el copiloto Andreas Lubitz destruyó intencionadamente el avión " aunque los investigadores siguen intentando averiguar el motivo.

Las 150 personas que iban a bordo del vuelo 9525 entre Barcelona y Dusseldorf, incluyendo a Lubitz, fallecieron tras el choque del 24 de marzo.

Leer: Cómo Paris Match y Bild obtuvieron el video de los segundos antes del accidente 

La BEA explicó que una lectura inicial de los datos mostró que el copiloto activó el piloto automático para poner el avión en descenso y que durante la bajada ajustó repetidamente el dispositivo para acelerar el avión.

La agencia sigue estudiando los datos registrados por el dispositivo para tener más detalles de lo ocurrido.

Este segundo dispositivo, que técnicamente se denomina Flight Data Recorder (FDR), registra los parámetros técnicos durante las últimas 25 horas de trayecto, tales como la velocidad, la altitud y el modo de pilotaje.

publicidad

En base a las grabaciones de las conversaciones de cabina de la otra caja negra, los investigadores sostienen que Lubitz se encerró dentro de la cabina impidiendo el acceso del piloto y estrelló el avión intencionadamente.

El copiloto estuvo buscando información sobre métodos de suicidio y la puerta de seguridad de la cabina en la semana previa al incidente, dijeron fiscales el jueves " la primera prueba de que el fatal desenlace del vuelo 9525 podría haber sido un acto premeditado.

La fiscalía alemana había revelado que los registros médicos de Lubitz previos a obtener su licencia de piloto refirieron "tendencias suicidas" y Lufthansa, la empresa matriz de la aerolínea de bajo coste Germanwing, dijo que hace seis años tuvo conocimiento de que sufrió un episodio de "depresión severa" antes de terminar su formación.

En Marsella, el fiscal Brice Robin destacó la convicción de los investigadores franceses de que el copiloto estuvo consciente hasta el momento del impacto, y que pareció haber intervenido en varias ocasiones para evitar que sonase la alarma de velocidad elevada.

Robin también ha señalado que que los datos aportan un complemento "indispensable" para esclarecer los hechos y completar la información contenida en la primera caja, en la que ya se había perfilado una acción voluntaria del copiloto.

publicidad

De acuerdo con la versión oficial de la catástrofe, Lubitz se encerró en la cabina y de forma voluntaria hizo caer el avión, acabando con la vida de las 150 personas que iban a bordo, entre los cuales figuran ciudadanos de Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, España, Gran Bretaña, Colombia, México, Holanda y otros países.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad